Archivo

Posts Tagged ‘Relato histórico’

Rincón del relato: la historia narrada de Mónaco.

julio 7, 2012 1 comentario

Casino de Montecarlo (Mónaco)

Casi no.

La historia de Mónaco está marcada por el dinero, el engaño y la muerte. Este relato comienza con los orígenes oscuros de su familia real, los Grimaldi. En un principio fue una de las familias de comerciantes más prósperas en la República de Génova del s. XIII; sin embargo, como en todas las buenas historias: el dinero a parte de generar poder y lujo, también atrae rivalidad, ambición y en ocasiones un final funesto e inesperado. En ese momento, la mayoría de las ciudades italianas se encontraban divididas en dos bandos: los gibelinos, a favor del emperador alemán, y los welfos, defensores de los intereses de la Santa Sede. Fue en este contexto en el que los Grimaldi, aliados del Papado, pugnaron por la hegemonía de la ciudad contra otra de las grandes familias genovesas: los Spínola, que eran gibelinos. Tanto se recrudeció el enfrentamiento, que los Grimaldi se vieron forzados a huir apresuradamente de la ciudad en sus barcos.

Leer más…

Pan de centeno.

mayo 4, 2011 1 comentario

Bajaron a la aldea desde el monte. Los campesinos al verles reaccionaron como si de una misma manada de lobos se tratara. Eran ellos sin duda. Nadie les conocía pero sin embargo todos habían oído hablar de ellos: los huidos, los de la sierra… Todos sabían de su existencia y sin embargo muy poca gente quería saber de ellos.

Leer más…

La partida final


 

     La luz de la hoguera se abre como un paraguas mutilado. Alrededor cuatro hombres jugan una partida de cartas. Todos guardan silencio. Sólo se escucha el crepitar de la leña. A lo lejos una bala cruza la oscuridad, pero nadie se inmuta. Mezclan la baraja. Silva otra bala. La brisa trae su eco tartamudo. Dividen el mazo. Se oye crujir un matorral muy cerca. Reparten. Algo se aproxima, acaso un jabalí. Miran sus cartas con gesto de resignación. Uno las tira al suelo, otro levanta las pupilas hacia la llama ondulante. Parece que la suerte no les favoreció. Habían perdido la  última partida.           

Leer más…