Archivo

Posts Tagged ‘Guerra Civil’

La gallina ciega de Max Aub


¿Qué te parece España? Pregunta en apariencia sencilla, fácil de contestar. Esta pregunta se le aparece una y otra vez a Max Aub en La Gallina Ciega. Situemos el libro en 1969, Max Aub vuelve por primera a vez a España desde su exilio mexicano para realizar un libro sobre Buñuel. A la vez, decide elaborar un diario con unas notas que se convertirán más tarde en La Gallina Ciega. No por el juego ni por el cuadro, sino porque para él, España está empollando un huevo que no es el suyo. Leer más…

El compromiso político en la literatura española del siglo XX (2ª parte)

septiembre 24, 2010 4 comentarios

“Generación del 14”

Con el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914, y a lo largo de todo el reinado de Alfonso XIII, desarrollado bajo un clima de bipartidisto desgastado, los grupos republicanos y obreros fueron calando entre la población. Una serie de escritores y escritoras influidos por estas tendencias y que tuvieron la oportunidad de acceder a la enseñanza universitaria por primera vez, se agruparon en la que hoy conocemos como Generación del 14. Esta comenzó su actividad literaria en los años posteriores, diferenciándose de la Generación del 98, en parte, por su europeísmo, su sentido racionalista y sistemático, el fuerte activismo en la transformación del país, el clasicismo y el conceptualismo vanguardista de un modo, en ocasiones, hasta elitista.

Leer más…

La partida final


 

     La luz de la hoguera se abre como un paraguas mutilado. Alrededor cuatro hombres jugan una partida de cartas. Todos guardan silencio. Sólo se escucha el crepitar de la leña. A lo lejos una bala cruza la oscuridad, pero nadie se inmuta. Mezclan la baraja. Silva otra bala. La brisa trae su eco tartamudo. Dividen el mazo. Se oye crujir un matorral muy cerca. Reparten. Algo se aproxima, acaso un jabalí. Miran sus cartas con gesto de resignación. Uno las tira al suelo, otro levanta las pupilas hacia la llama ondulante. Parece que la suerte no les favoreció. Habían perdido la  última partida.           

Leer más…

La Guerrilla en Ciudad Real


Seguimos con el ciclo de conferencias de Memoria Histórica y Miguel Hernández que llevan desarrollandose desde la semana pasada en Ciudad Real. Hoy el turno ha sido para la Guerrilla de Ciudad Real, de la que nos ha hablado Benito Díaz, profesor de la UCLM en el Campus de Talavera.

Leer más…

Jornadas de Memoria Histórica: Campo de Concentración de Castuera


Hoy en el marco de Conferencias sobre la Memoria Histórica y Miguel Hernández, celebradas en estos días en Puertollano, se ha abordado el tema del Campo de Concentración de Castuera. Para ello, hemos contando con la presencia de Guillermo León y Eugenio Rodríguez, miembros de la fundación AMECADEC (Asociación de Memoria del Campo de Concentración de Castuera), así como el historiador extremeño Antonio López Rodríguez, que ha estudiao esta temática.

Se ha proyectado un documental de 2003, emitido en televisión por Linea 900 en TVE2, del que os dejo un fragmento. Después, han tomado la palabra los conferenciantes.

Leer más…

Un cronista de la guerra. Miguel Hernández.

abril 24, 2009 6 comentarios

 

Todos conocemos al gran pastor que fue poeta, al gran poeta que fue pueblo. No obstante, la gran mayoría ignora la faceta que ejerció de periodista en múltiples momentos; a destacar, sobre todo, la Guerra Civil española, que arrastraría sus huesos a una cárcel fría y húmeda que acabaría con su vida, dejando solos por el mundo a una mujer sin esposo, a unos hijos sin un padre al que pedir comida. Ofrecemos aquí un capítulo de sus crónicas de guerra, esperando con ello haceros ver, no solo la capacidad expresiva de este escritor, sino también el ardor de la contienda bélica que fue aquella de 1936, en primera persona. Con un fusil en una mano, con una pluma en otra, así vivió Miguel Hernández los tres años siguientes. Leer más…

Historia de un Retrato

febrero 2, 2009 3 comentarios

7 Julio 2008

Era una mañana de primavera. Encarna caminaba junto a Antonio. Se sentía tan bien a su lado… Ella era joven, pequeña, cariñosa y recatada. Él era alto y muy honrado (“un buen mozo”).

Por las calles, la risa de la gente llenaba los portales. La plaza mayor brillaba y se hacía oir con el bullicio de los vecinos. Las señoras compran, los niños juegan y los señores charlan.

Encarna llevaba un vestido blanco, la falda por encima de los tobillos, dejando a la vista unos sencillos y preciosos zapatos blancos de tacón. Su pelo, recogido en su eterno moño. Él, con chaqueta y corbata, acariciaba cariñosa pero discretamente la mano de Encarna mientras se dirigían al Parque.

A la entrada del Parque, unos retratistas tiraban fotos a los transehúntes. Cuando Encarna y Antonio se aproximaron al lugar donde estaban los retratistas, éstos se dirigieron hacia la pareja, cámara en mano.

Encarna se ruborizó e intentó esconderse detrás de Antonio porque le daba verguenza. Él la tranquilizó y le dijo que si querían hacerles un retrato, pues que lo hicieran.

Les tomaron un primer plano, de cuerpo entero, aparecían andando: ella con su vestido blanco, él con su traje. Miran a la cámara, serios (tal vez, su seriedad refleje la tragedia que había de separarles algún tiempo después y para siempre).

El tono sepia de la fotografía no logra borrar la luminosidad que ambos emanan. Ese color, testigo de tiempos pasados cuyos protagonistas te hacen partícipe del momento tanto como si tú también fueses caminando con ellos hacia el Parque.

Cuántas veces sus palabras se deslizaban suavemente por la habitación mientras yo la escuchaba y miraba ese retrato. Ese retrato olvidado en un cajón y que, un día, alguien recuperó, descansaba sobre una mesita de cristal en el salón. Rodeado de fotografías de los más pequeños de la casa que, sin embargo, con su color y su vida no logran hacer sombra a la fotografía que está en el centro, quieta, eterna. Su retrato no morirá. Ese retrato. El Retrato.

Mis bisabuelos (Encarna y Antonio) en torno a 1936

Mis bisabuelos (Encarna y Antonio) en torno a 1936