Archivo

Posts Tagged ‘Eric Hobsbawm’

Historias que matan

diciembre 20, 2009 1 comentario

 

             Alguna vez me he preguntado por qué los autores y textos clásicos son llamados así. Solamente algún erudito enrevesado me lo ha intentado definir, arrojando más sombras que luces a mis dudas. Y no, no vengo yo tampoco a deciros hoy aquí qué significa ser “un clásico”, pero en cualquier caso no comporta haber pasado a mejor vida. Francisco Ayala y Lévi-Strauss nos abandonaron hace poco más de un mes y hoy las editoriales vuelve a sacar sus obras a la luz aprovechando que rezuman ya  a incienso antiguo, esencia que enciende el corazón de los notálgicos.

              Eric Hobsbawm, gran historiador nonagenario aún en activo, ha sido el faro que, como un amor platónico imborrable nos ha llevado desde la ceguera saramagueña a la madurez universitaria en la que predomina el pensamiento crítico, el ojo avizor, el escepticismo, también la racionalidad y la lectura masiva, pero selecta. Nuestra formación -la de todo buen estudiante del pasado a través de la ciencia- pende de sus manos, porque Hobsbawm ha escrito, como lo hicieron también K.Marx, P. Ranke, E.P. Thompson, Lefebvre, Braudel y Le Goff, su nombre y apellidos para siempre en los anales de esta disciplina. Hoy, en Historiadores Histéricos, os ofrecemos el resumen de una conferencia que ofreció el historiador en 1994 en la que ataca la historia nacionalista, incluso la “memoria histórica” y apuesta por la historia global de colectividades. Este es nuestro pequeño tributo.

Leer más…

El cartismo o la lucha parlamentaria por los derechos del proletariado

noviembre 30, 2009 5 comentarios

 

           Entre 1780 y 1790, una oleada de grandes cambios sacudió el mundo y modificó su aspecto para siempre. La doble revolución, francesa e industrial, fue el acicate definitivo que alimentó los numerosos alzamientos del siglo XIX. Como diría Fichte, mientras la primera buscaba reducir las diferencias político-sociales entre unos sectores privilegiados y otros desfavorecidos, la segunda asestaba nuevos golpes a esa brecha.

Leer más…

La particular “Historia de Europa”

septiembre 2, 2009 9 comentarios

 

          Los continentes no tienen historia propia, son simples nombres que nosotros les asignamos por algún motivo y no debemos confundirlos con los aspectos geográficos o acontecimientos históricos y políticos que sucedieron en su seno. Asia y Europa, estructuralmente pertenecen a la misma placa tectónica. Sus fronteras son un convencionalismo establecido por Tatishchev en los Urales para negar que Moscú y sus herederos eran asiáticos.

Leer más…

HOBSBAWM, Eric; La era de las revoluciones. 1789-1848.; Crítica

febrero 18, 2009 19 comentarios

 

 

 

 

 

EVOLUCIONES

 

1. El mundo. 1780-1790

 

I.    La consecuencia más importante de la doble revolución (francesa, de carácter político, e inglesa, de carácter industrial, fue  el establecimiento del dominio del globo por parte de unos cuantos regímenes occidentales sin paralelo en la historia. Los viejos imperio y civilizaciones del mundo se derrumbaban y capitulaban. La India se convirtió en una provincia administrada por procónsules británicos, los estados islámicos fueron sacudidos por terribles crisis, África quedó vierta a la conquista directa. Incluso el gran Imperio chino se vio obligado, en 1839-1842,a abrir sus fronteras a la explotación occidental. En 1848 nada se oponía a la conquista occidental e los territorios. El progreso de la empresa capitalista occidental sólo era cuestión de tiempo. Pero en el seno de la sociedad burguesa nace una nueva ideología, contradicción de la doble revolución. La sociedad comunista que comenzó como un fantasma, recorrió Europa y se apoderó de gran parte de ella tiempo después.

 

     El mundo cambió “demasiado rápido”. Entre 1760 y final de siglos, el viaje entre Glasgow y Londres se acortó de diez días a 62 horas… aunque esto solo sucedía en zonas contadas. El resto del globo estaba masivamente incomunicado. Las carretas eran usadas tanto para el transporte de personas como para el de mercancías (especialmente el correos). Vivir cerca del mar era vivir cerca del mundo: Sevilla era más accesible desde Vera Cruz que desde Valladolid. De todos los empleados del Estado, quizá sólo los militares de carrera podían esperar vivir una vida un poco errante, de la que sólo les consolaba la variedad e vinos, mujeres y caballos de su país.

Leer más…

HOBSBAWM, E.; La Era de la Revolución. 1789-1848; Barcelona, Crítica, 2001.

octubre 14, 2008 1 comentario

1. El Mundo en 1780-1790.  

 

El mundo, en estos momentos, era más pequeño pero, a la vez, más grande que el mundo que nosotros conocemos hoy. Esto tiene una explicación, y es que podemos decir que era más pequeño porque se desconocía la existencia de muchos territorios. Por el contrario, podemos afirmar que el mundo era más grande porque existía una gran cantidad de dificultades en el desarrollo de las comunicaciones entre las distintas regiones del mundo (conocidas, claro).

Fundamentalmente, lo más destacado de este mundo de 1780-90 es su eminente carácter Rural y, es que, el “problema agrario” en 1789 es fundamental (para comprender el desarrollo de la revolución industrial que explicaremos en el apartado 2) por que la tierra y su renta eran la única fuente de ingresos y el eje del problema reside en la relación entre los Cultivadores de la tierra (los que producen su riqueza) y los Poseedores de la misma (los que acumulan su riqueza). Leer más…