Archivo

Archive for the ‘Patrimonio histórico y cultural’ Category

Historia de Alsacia I: El Museo Alsaciano

diciembre 5, 2013 3 comentarios

Desde septiembre el blog de Historiadores Histéricos cuenta con una corresponsal en Francia. Los motivos que me han traído hasta aquí son una beca de prácticas “Leonardo”, las ganas de mejorar el francés y de descubrir una región con una historia apasionante. Porque ¿acaso hay algo con lo que un historiador disfrute más que viajando al lugar de los hechos para seguir el rastro de las huellas del pasado en el presente cotidiano?

Es esta pequeña sección que inicio, pretendo compartir con vosotros/as mis descubrimientos e impresiones sobre la historia de Alsacia. Sus peculiaridades históricas la convierten en uno de esos escenarios que despiertan la curiosidad de todo historiador. Cuanto más lees sobre ella, más interrogantes te surgen. La visión que intentaré transmitiros es la de una historiadora que estudia, vive y trabaja con alsacianos. A menudo, la memoria transmitida a través de las generaciones es una de las fuentes de conocimiento más preciosas para el historiador. Por lo tanto, espero que estas impresiones que compartiré en el blog desde mi experiencia en el terreno sean de vuestro interés.

La primera entrada de esta sección he querido dedicarla al Museo Alsaciano o Musée Alsacien, que es donde estoy llevando a cabo mis prácticas. Es un museo de artes y tradiciones populares que se encuentra en la Quai Saint-Nicolas, a apenas 5 minutos a pie de la catedral de Estrasburgo.

Cuando se atraviesan las puertas del museo uno tiene la sensación de penetrar en un pequeño universo congelado en el tiempo. El edificio que alberga la colección del museo corresponde a unos preciosos apartamentos de época renacentista propiedad de una adinerada familia de comerciantes. No es casualidad que el edificio se encuentre emplazado justo enfrente de la antigua aduana. En ella se controlaban y almacenaban todas las mercancías que atravesaban la ciudad. Es fácil comprender la importancia que tenía el comercio fluvial para una ciudad sin acceso al mar como Estrasburgo, desde la que se exportaba trigo, vino y madera hacia el centro y el norte de Europa.

Antigua Aduana antes de ser destruida durante la II Guerra Mundial. Fuente: www.alsatica.eu

Antigua aduana antes de ser destruida durante la II Guerra Mundial.
Fuente: http://www.alsatica.eu

Más complejo resulta comprender por qué un grupo de intelectuales y artistas reunidos en torno a la Revue Alsacienne Illustrée decidió fundar en 1907 un museo sobre la vida cotidiana en Alsacia. Para ello, tenemos que hacer un viaje atrás en el tiempo.

cour

Kermesse alsaciana durante la inauguración del museo.
Fuente: Museo Alsaciano

La derrota de Francia en 1871 frente al ejército prusiano del general Otto von Bismarck conllevó la pérdida de Alsacia. Sin embargo, se puede decir que Alsacia nunca había sido una región “históricamente” francesa. Sólo a finales del siglo XVII el Reino de Francia se hará con el control de este territorio el cual, gracias al sistema de alianza entre ciudades libres, había gozado de una gran independecia militar y financiera pese a formar parte del Sacro Imperio Romano Germánico desde el siglo X. La relación entre Francia y Alsacia no duraría por tanto apenas dos siglos. Eso sí, tiempo suficiente para que Francia expandiera sus gustos, modas e ideas entre esos alsacianos, quienes seguirían hablando en cambio un dialecto del alemán incluso mucho después del final de la II Guerra Mundial.

Frontera entre Francia y Alemania tras el Tratado de Fráncfort en 1871. Fuente: http://www.encyclopedie.bseditions.fr

Frontera entre Francia y Alemania tras el Tratado de Fráncfort en 1871.
Fuente: http://www.encyclopedie.bseditions.fr

La historia de Alsacia se encuentra por tanto a caballo entre esos dos gigantes que protagonizaron el siglo XX, Francia y Alemania. Y entre tanta destrucción, juego de poder y aculturación, el sentimiento de pertenecer a Alsacia se fortalece. Como refleja un antiguo dicho popular “Entre la Bretagne et l’Alsace il n’y a que la France“, es decir, entre Bretaña y Alsacia sólo está Francia. Como vemos, los nacionalismos periféricos no son algo exclusivo de España, si bien aquí no existe ningún ambición separatista. Al contrario, los alsacianos se sienten plenamente franceses, mientras que su relación con Alemania es algo más delicada. Abordaremos más adelante esta cuestión.

Así pues, la fundación del Museo Alsaciano responde a la voluntad de la Société du Musée Alsacien de proteger y hacer visible esa identidad alsaciana en peligro de extinción. En la actualidad, el museo alberga una colección de 50.000 objetos de la vida cotidiana en Alsacia entre los siglos XVII y XIX.

Particularmente, lo que más me gusta del museo es:

– La cour o patio interior: es el espacio en torno al cual se organizan las habitaciones de la vivienda. En este patio empedrado, el color cálido de la madera contrasta con los colores de la hiedra que trepa por el edificio anunciando el cambio de estación. Durante el invierno, la hiedra pierde todas las hojas y su verdor es reemplazado por un pino cortado en los alrededores de Estrasburgo que se decora como árbol de Navidad.

Fuente: Wikipedia.

Patio principal del Museo Alsaciano.
Fuente: Museo Alsaciano

– La Stub campesina: es la sala más acogedora del museo. La Stub era antiguamente la habitación principal de la casa alsaciana. En ella se comía, se pasaba el tiempo libre y a su vez hacía de dormitorio del matrimonio y del niño más pequeño de la casa, ya que era la única donde había una estufa. Cuando se entra en esta sala uno no puede evitar imaginarse la nieve cayendo alrededor mientras la familia se reúne al calor de la estufa para contar una historia.

Stub alsaciana campesina. Fuente: Museo Alsaciano

Stub alsaciana campesina.
Fuente: Museo Alsaciano

– El crujir de la escalera: una de las sensaciones que todo el que ha venido al museo destaca es la melodía de los escalones al subir y bajar las escaleras. El sonido de los pasos acompaña al visitante en cada sala y le hace transportarse a una época en la que la madera era un elemento protagonista del hogar.

– Los motivos decorativos: corazones, estrellas, flores, animales…La repetición de los signos decorativos nos ayuda a entender la mentalidad de una sociedad austera y tradicional que aprecia la sencillez decorativa inspirada en el medio natural que la rodea.

Fuente: Museo Alsaciano

Fuente: Museo Alsaciano

– Los dégorgeoirs: son mis piezas favoritas del museo. A través de las bocas de estos misteriosos personajes los molinos expulsaban el trigo molido. Al colocar estos objetos, los antiguos alsacianos pensaban que protegían el trigo de un hongo que podía llegar a producir alucinaciones si alguien comía un producto infectado. Curiosamente, los personajes representaban los miedos de la gente de la época: el diablo y los extranjeros.

Fuente: Museo Alsaciano

Fuente: Museo Alsaciano

En lo que respecta a los extranjeros los alsacianos se han vuelto mucho más abiertos, sobre todo desde que se instalaron aquí las instituciones europeas. Pero eso lo veremos en otro momento.

De momento si os ha gustado el artículo podéis buscar el “Musée Alsacien de la ville de Strasbourg” en Facebook para ver más fotos y estar al día de las actividades que vamos organizando.

¡Saludos históricos!

Paloma.

Anuncios

El desarrollo económico de Cuba a través de la arquitectura habanera: 1898-1921.

marzo 26, 2012 2 comentarios

Justificación del tema.

Los estudios históricos suelen aplicar una metodología de trabajo tradicional en los procesos de investigación. La compilación de información de fuentes primarias y directas suele ser la forma más común de extraer conclusiones lógicas a una hipótesis de trabajo. Sin embargo, los historiadores descuidamos por lo general otro tipo de disciplinas humanas y sociales para abordar el conocimiento del pasado humano. Hasta el momento habíamos pasado por alto el impacto urbanístico que tuvo la introducción del capitalismo financiero y el férreo control estadounidense sobre todos los ámbitos de la joven república cubana. Más concretamente, la alteración y adaptación del aspecto arquitectónico de La Habana son el reflejo fiel del sincretismo entre la política internacional y nacional estadounidense sobre la perla de las Antillas. La capital habanera fue el epicentro cultural de todo el Caribe, y sirvió como campo de cultivo para el exitoso nacimiento de la Revista de Avance, que centrará el tema de nuestra  futura tesina.

Leer más…

Hallan navío hundido de la “Armada Invencible” en aguas irlandesas

agosto 6, 2011 4 comentarios

El Gobierno irlandés anunció hoy el hallazgo de un navío español perteneciente a la Armada Invencible hundido en el siglo XVI frente a las costas del condado de Donegal, al noroeste de la isla. El descubrimiento tiene enorme “importancia” tanto para Irlanda como para la “comunidad arqueológica, histórica y marítima internacional”, según el ministro de Cultura y Patrimonio, Jimmy Deenihan. “Podría ofrecer grandes conocimientos sobre la vida abordo y sobre la realidad de los recursos militares y navales disponibles para la campaña de la Armada”, declaró hoy el ministro a la Radiotelevisión irlandesa (RTE). Leer más…

La cultura como arma de poder. Historia de la política cultural en Latino América.

marzo 29, 2011 4 comentarios

Estadio Maracaná durante un partido.

1. La cultura occidental y la hegemonía de las élites.

Toda cultura está abierta a influencias porque es un fenómeno social y fruto de la interacción humana. No obstante imaginemos qué pasaría si dos sectores de la misma sociedad vivieran espalda con espalda; de modo que cada uno de ellos cultivara valores y costumbres bastante diferentes por el simple hecho de pertenecer a clases sociales bien diferenciadas ¿Qué consecuencias tendría en ese escenario que uno de esos sectores fuera minoritario y además acaparase la mayor parte de la riqueza y el poder para sí mismo? Si añadimos a esta receta el hecho de tener una burguesía con raíces eminentemente foráneas, nos encontraríamos ante el fenómeno cultural latinoamericano que se reafirmó tras las independencias.

Leer más…

¿La Historia en 3D?

enero 30, 2011 Deja un comentario

Fuente:rtz interactive

Todos somos testigos de cómo las nuevas tecnologías cada vez están más al alcance de la mano, esta vez nunca mejor dicho. En su día le tocó el salto de la tecnología 3d a la gran pantalla. Hoy no os vamos a hablar de ninguna película de cine, sino de informática e ingeniería aplicadas al conocimiento de nuestro pasado.

Leer más…

La memoria del dolor: Hiroshima

noviembre 21, 2010 3 comentarios

Desde hace dos semanas,  quizás por casualidad, la prensa y la radio han hecho resonar el nombre de Japón más de una vez en mis oídos. Aunque destacan su capacidad regenerativa, algunos comienzan a cuestionar la capacidad de la nación nipona para ponerse a la altura de las mayores potencias mundiales. Algunos atribuyen este hecho a su insalvable inferioridad demográfica frente a sus rivales económicos. Otros afirman que, en el devenir de las relaciones internacionales actuales, la hiel que produjeron las guerras del siglo pasado contra China (Guerra Civil) y EE.UU. (Hiroshima)  imposibilitan una alianza real con cualquiera de estos dos países (1).

Leer más…

Una visión de la Mancha a través de “El árbol de la Ciencia”

noviembre 18, 2010 3 comentarios

La representación de los espacios geográficos condiciona nuestra visión de un espacio concreto, por ello las distintas representaciones de las que tenemos noticia sobre un espacio, condicionan la visión global e incluso pueden llegar a distorsionarla. Pero a fin de cuentas estas representaciones culturales llevan el nombre de una zona por todo el mundo, y nos abren a ese entorno. La literatura, como sugestión de la realidad, nos invita a imaginar los rincones del mundo, y por ello nos ofrece una visión no muy exacta de los espacios geográficos, pero que nos acercan las realidades.  Leer más…