Archivo

Archive for the ‘Actualidad’ Category

Sobre las cárceles de mujeres y la televisión


La cárcel es una institución que explica, en cierta manera, la sociedad moderna. Lleva varios siglos con nosotros como la principal pena que infligimos a una transgresión de la norma, pero no sabemos demasiado sobre ella. Es un lugar opaco, que proyecta muy poca información al exterior y que proyecta más miedo que curiosidad. Algunos estudiosos se han acercado a su realidad, al estudio de por qué las prisiones se han convertido en un elemento estable de la sociedad moderna. Pese a lo que se diga en muchas ocasiones, la cárcel no es un fracaso. Si lo hubiese sido, hubiese desaparecido mucho tiempo. Habrá que olvidar, por tanto, que la misión de la cárcel no es reformar al individuo, o al menos no la única. Leer más…

Historia de Alsacia I: El Museo Alsaciano

diciembre 5, 2013 3 comentarios

Desde septiembre el blog de Historiadores Histéricos cuenta con una corresponsal en Francia. Los motivos que me han traído hasta aquí son una beca de prácticas “Leonardo”, las ganas de mejorar el francés y de descubrir una región con una historia apasionante. Porque ¿acaso hay algo con lo que un historiador disfrute más que viajando al lugar de los hechos para seguir el rastro de las huellas del pasado en el presente cotidiano?

Es esta pequeña sección que inicio, pretendo compartir con vosotros/as mis descubrimientos e impresiones sobre la historia de Alsacia. Sus peculiaridades históricas la convierten en uno de esos escenarios que despiertan la curiosidad de todo historiador. Cuanto más lees sobre ella, más interrogantes te surgen. La visión que intentaré transmitiros es la de una historiadora que estudia, vive y trabaja con alsacianos. A menudo, la memoria transmitida a través de las generaciones es una de las fuentes de conocimiento más preciosas para el historiador. Por lo tanto, espero que estas impresiones que compartiré en el blog desde mi experiencia en el terreno sean de vuestro interés.

La primera entrada de esta sección he querido dedicarla al Museo Alsaciano o Musée Alsacien, que es donde estoy llevando a cabo mis prácticas. Es un museo de artes y tradiciones populares que se encuentra en la Quai Saint-Nicolas, a apenas 5 minutos a pie de la catedral de Estrasburgo.

Cuando se atraviesan las puertas del museo uno tiene la sensación de penetrar en un pequeño universo congelado en el tiempo. El edificio que alberga la colección del museo corresponde a unos preciosos apartamentos de época renacentista propiedad de una adinerada familia de comerciantes. No es casualidad que el edificio se encuentre emplazado justo enfrente de la antigua aduana. En ella se controlaban y almacenaban todas las mercancías que atravesaban la ciudad. Es fácil comprender la importancia que tenía el comercio fluvial para una ciudad sin acceso al mar como Estrasburgo, desde la que se exportaba trigo, vino y madera hacia el centro y el norte de Europa.

Antigua Aduana antes de ser destruida durante la II Guerra Mundial. Fuente: www.alsatica.eu

Antigua aduana antes de ser destruida durante la II Guerra Mundial.
Fuente: http://www.alsatica.eu

Más complejo resulta comprender por qué un grupo de intelectuales y artistas reunidos en torno a la Revue Alsacienne Illustrée decidió fundar en 1907 un museo sobre la vida cotidiana en Alsacia. Para ello, tenemos que hacer un viaje atrás en el tiempo.

cour

Kermesse alsaciana durante la inauguración del museo.
Fuente: Museo Alsaciano

La derrota de Francia en 1871 frente al ejército prusiano del general Otto von Bismarck conllevó la pérdida de Alsacia. Sin embargo, se puede decir que Alsacia nunca había sido una región “históricamente” francesa. Sólo a finales del siglo XVII el Reino de Francia se hará con el control de este territorio el cual, gracias al sistema de alianza entre ciudades libres, había gozado de una gran independecia militar y financiera pese a formar parte del Sacro Imperio Romano Germánico desde el siglo X. La relación entre Francia y Alsacia no duraría por tanto apenas dos siglos. Eso sí, tiempo suficiente para que Francia expandiera sus gustos, modas e ideas entre esos alsacianos, quienes seguirían hablando en cambio un dialecto del alemán incluso mucho después del final de la II Guerra Mundial.

Frontera entre Francia y Alemania tras el Tratado de Fráncfort en 1871. Fuente: http://www.encyclopedie.bseditions.fr

Frontera entre Francia y Alemania tras el Tratado de Fráncfort en 1871.
Fuente: http://www.encyclopedie.bseditions.fr

La historia de Alsacia se encuentra por tanto a caballo entre esos dos gigantes que protagonizaron el siglo XX, Francia y Alemania. Y entre tanta destrucción, juego de poder y aculturación, el sentimiento de pertenecer a Alsacia se fortalece. Como refleja un antiguo dicho popular “Entre la Bretagne et l’Alsace il n’y a que la France“, es decir, entre Bretaña y Alsacia sólo está Francia. Como vemos, los nacionalismos periféricos no son algo exclusivo de España, si bien aquí no existe ningún ambición separatista. Al contrario, los alsacianos se sienten plenamente franceses, mientras que su relación con Alemania es algo más delicada. Abordaremos más adelante esta cuestión.

Así pues, la fundación del Museo Alsaciano responde a la voluntad de la Société du Musée Alsacien de proteger y hacer visible esa identidad alsaciana en peligro de extinción. En la actualidad, el museo alberga una colección de 50.000 objetos de la vida cotidiana en Alsacia entre los siglos XVII y XIX.

Particularmente, lo que más me gusta del museo es:

– La cour o patio interior: es el espacio en torno al cual se organizan las habitaciones de la vivienda. En este patio empedrado, el color cálido de la madera contrasta con los colores de la hiedra que trepa por el edificio anunciando el cambio de estación. Durante el invierno, la hiedra pierde todas las hojas y su verdor es reemplazado por un pino cortado en los alrededores de Estrasburgo que se decora como árbol de Navidad.

Fuente: Wikipedia.

Patio principal del Museo Alsaciano.
Fuente: Museo Alsaciano

– La Stub campesina: es la sala más acogedora del museo. La Stub era antiguamente la habitación principal de la casa alsaciana. En ella se comía, se pasaba el tiempo libre y a su vez hacía de dormitorio del matrimonio y del niño más pequeño de la casa, ya que era la única donde había una estufa. Cuando se entra en esta sala uno no puede evitar imaginarse la nieve cayendo alrededor mientras la familia se reúne al calor de la estufa para contar una historia.

Stub alsaciana campesina. Fuente: Museo Alsaciano

Stub alsaciana campesina.
Fuente: Museo Alsaciano

– El crujir de la escalera: una de las sensaciones que todo el que ha venido al museo destaca es la melodía de los escalones al subir y bajar las escaleras. El sonido de los pasos acompaña al visitante en cada sala y le hace transportarse a una época en la que la madera era un elemento protagonista del hogar.

– Los motivos decorativos: corazones, estrellas, flores, animales…La repetición de los signos decorativos nos ayuda a entender la mentalidad de una sociedad austera y tradicional que aprecia la sencillez decorativa inspirada en el medio natural que la rodea.

Fuente: Museo Alsaciano

Fuente: Museo Alsaciano

– Los dégorgeoirs: son mis piezas favoritas del museo. A través de las bocas de estos misteriosos personajes los molinos expulsaban el trigo molido. Al colocar estos objetos, los antiguos alsacianos pensaban que protegían el trigo de un hongo que podía llegar a producir alucinaciones si alguien comía un producto infectado. Curiosamente, los personajes representaban los miedos de la gente de la época: el diablo y los extranjeros.

Fuente: Museo Alsaciano

Fuente: Museo Alsaciano

En lo que respecta a los extranjeros los alsacianos se han vuelto mucho más abiertos, sobre todo desde que se instalaron aquí las instituciones europeas. Pero eso lo veremos en otro momento.

De momento si os ha gustado el artículo podéis buscar el “Musée Alsacien de la ville de Strasbourg” en Facebook para ver más fotos y estar al día de las actividades que vamos organizando.

¡Saludos históricos!

Paloma.

Gibraltar y el colonialismo del siglo XXI. Carta al señor Floriano.

agosto 26, 2013 4 comentarios

GIBRALTAR CRISIS

ESTIMADO SEÑOR FLORIANO:

No es que esté a favor ni en contra de que Gibraltar esté bajo soberanía inglesa, ese no es al asunto de este post. Sin embargo, frases como la pronunciada por usted en Onda Cero (“Una colonia en Europa en el siglo XXI no tiene sentido”), demuestran su grado de insensibilidad y desconocimiento histórico.

Leer más…

Categorías:Actualidad

Primer programa de “Quesito Amarillo” en “RadioLaRara”

febrero 28, 2013 1 comentario

2013-02-06 21.56.32

Algunos colaboradores del presente blog, Historiadores Histéricos, hemos tenido la oportunidad de ampliar horizontes en nuestro afán por divulgar la Historia sin ánimo de lucro. “Radio La Rara” es una emisora de carácter universitario que se ha podido financiar humildemente gracias a los fondos del proyecto europeo, “Juventud en Acción”, para promover la iniciativa laboral en la educación superior de nuestro país. Su dirección, integrada mayoritariamente por alumnos de la Facultad de Letras de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), España, nos ha ofrecido la excelente oportunidad de incorporar un programa de factura propia a su parrilla. Aquí podréis visitar su página principal http://www.radiolarara.com/

A mediados de enero surgieron un nombre y una idea. Haciendo honor al famoso juego de preguntas, “Quesito Amarillo” se emitiría sin una periodicidad específica, a disponibilidad de sus participantes, y sin un tiempo de duración establecido. Se concibió un espacio de aproximadamente una hora en la que un editorial temático o una noticia introducirían y marcarían el eje vertebrador. Las secciones irían desde una tertulia con invitados que conocieran o estuvieran familiarizados con el tema a entrevistas fuera de estudio, música de fondo propia del país o la época que ocupase nuestra atención, hasta poemas o breves fragmentos de obras escritas por autores del lugar y una miscelánea de cine, música, arte y ciencia que acompañase y sirviese para ampliar la sucinta información ofrecida a través del micrófono. Y, por suerte, se ha podido materializar este conjunto de intenciones.

Leer más…

Memoria por correspondencia


En “Memoria por correspondencia”, editado por la Fundación Arte Vivo y Laguna Libros, podemos leer el desgarrador relato de la pintora colombiana Emma Reyes (Bogotá, 1919-Burdeos, 2003), elaborado a través de las cartas que la artista envió a su amigo Germán Arciniegas. Estas abarcan el periodo de tiempo de su juventud, marcada por una infancia pobre y desdichada, por las zonas pobres de Colombia repudiada por ser una huérfana que pierde todo lo que tiene en el mundo. Emma Reyes escribe en un estilo sencillo, fácil para el lector, con cierta ingenuidad generada por los recuerdos de la niñez. El lector queda atrapado en esos recuerdos traumáticos pero que la autora, que los recuerda en un lapso entre 1969 y 1997, trata con especial cariño. Leer más…

El valor de la escuela en la historia.

junio 13, 2012 1 comentario

La película “Si la cosa funciona”, de Woody Allen, comienza con un interesante debate entre unos amigos de barrio. El protagonista de la historia llega a la conclusión de que los grandes esquemas de pensamiento universales, desde el Cristianismo hasta Marxismo, yerran en un concepto de base. Piensan que, si se le da la oportunidad, el ser humano actuará éticamente. Es decir, que el ser humano es bueno por naturaleza. También nos advierte de que, generación tras generación, una nueva oleada de chavales jóvenes, de políticos más o menos comprometidos, de teóricos y filósofos se alzan sobre las masas para enarbolar un mensaje de denuncia pretendidamente novedoso y revolucionario. Nada más lejos de la realidad.

La historia se repite continuamente. Los debates que mantenemos hoy día abordan temas universales en esencia, exceptuando escasas variables propias del progreso tecnológico y la evolución -o involución- cultural. En este caso, os ofrecemos un párrafo que se salió a la luz en la publicación cultural cubana “Revista de Avance”, en el año 1927. El tema no puede estar más de actualidad: cómo nuestros dirigentes infravaloran y marginan la educación de sus propios ciudadanos, rebajando la inversión en profesorado y otras actividades necesarias que deberían desarrollarse en el colegio o al instituto.  Esto quizá se debe, como dice Parker, a que no aprecian lo que significa la educación en nuestra sociedad. El dinero destinado a esta causa nunca es dinero perdido.

“[…] La más grande cosa en la sociedad americana es la escuela. Si realmente apreciásemos este hecho y todo lo que él significa, y toda las consecuencias que de él se derivan, nos veríamos todos poseídos de un fervor- casi de un frenesí- por la construcción de escuelas. Haríamos de nuestros edificios escolares una expresión del pensamiento y del sentir nacionales. En el curso del tiempo, sría posible fomentar un gusto arquitectónico que nos permitiría adornar cada ciudad con edificios para escuela comparables a los templos griegos. Si no hacemos esto, no será porque no nos podamos permitir el lujo de hacerlo, sino porque no apreciamos la importancia de la escuela en la vida nacional. Será porque preferimos gastar nuestro dinero y nuestra energía en tabletas de chicle, luchas de boxeo y  diversiones plebeyas.”

Parker, T.N., ” Un nuevo concepto de la riqueza”, “Revista de Avance”, 1927, nº3, p. 53. 

IVA: Interés sobre los Valores Apropiados.

abril 28, 2012 1 comentario

Captura de pantalla realizada sobre la página digital de cinco rotativos nacionales entre las 11:25-11:35 A.M. 28/04/2012.

Resulta preocupante que un gobierno como el actual coloque sobre la mesa medidas reformistas de un calado antisocial considerable, pero inquieta más aún cuál es la respuesta de los afectados ante esas reformas. Admitimos que un estudio sucinto sobre qué noticias interesan a los lectores de la versión digital de ciertos periódicos, puede resultar un porcentaje poco representativo de la población española. A mi parecer, sin embargo, puede ofrecernos una radiografía sociológica, cuanto menos, llamativa.

La españoles parecen conceder importancia a los asuntos más inverosímiles que uno se pueda imaginar. El IVA (Interés sobre los Valores Apropiados) está en crisis. Es como si no padeciésemos por las noticias verdaderamente importantes. La prueba, a continuación. Veamos.

Leer más…