Las vacaciones de Hegel


hegel

En el presente artículo es mi pretensión el acercamiento histórico a los orígenes del mito de Hegel a través de dos artículos escritos por Carlos Pérez Soto[1] y Jon Stewart[2] que nos ayudarán a hacer frente a una leyenda que no duda en atribuir al filósofo alemán toda clase de formulaciones y fantásticos atributos, desde el título de archiracionalista, místico totalitario, representante del racionalismo machista, apologista del Estado prusiano, conservador, reaccionario y otras tantas naturalezas, algunas de ellas opuestas entre sí, que se han ido extendiendo a lo largo de la historia gracias a autores como Karl Popper[3], Theodor Adorno[4], L. T. Hobhouse[5], Deleuze[6], Foucaut, B. Russell[7], Kolakowski[8] o Carla Lonzi[9] convirtiendo a Hegel en el filósofo más criticado y menos leído.

Sin duda el filósofo goza de tan poca atención a la lectura de sus obras que algunas de las críticas lanzadas a sus textos no son sin embargo siquiera textos suyos, ejemplo de ello es el particular caso de Kart Popper en su artículo ¿Qué es la dialéctica?[3] en el que el filósofo anglosajón critica a Hegel citando a F. Engels. Un sinsentido. Otro ejemplo lo encontramos en Theodor Adorno y su obra Dialéctica Negativa, un libro que goza de ser confiable y respetado demuestra la falta de lectura de Hegel a través de citas como esta: “Hegel… [ha] comprendido que las categorías de la esencia…, a la vez que válidamente objetivas, han sido producidas como resultados de la reflexión en sí mismas de las categorías del ser”[4].
Podría deducirse esta afirmación si consideramos el título al que alude, “La esencia como reflexión sobre sí misma” de la sección primera del libro segundo de Ciencia de la Lógica de Hegel que inicia su texto diciendo: “La esencia procede del ser.”[12]. No obstante, si Theodor Adorno se hubiese molestado en continuar la lectura de toda esta sección irónicamente habría llegado a la conclusión contraria.

No es mi intención realizar aquí un artículo doxográfico, tampoco el de desarrollar una biografía, no obstante como introducción al personaje y contexto histórico para lograr comprender de donde proceden las malas interpretaciones me veo en la obligación, y por ello el lector me perdonará, de escribir unas líneas a fin de garantizar la puesta en escena del filósofo.

En 1770 nace en Stuttgart W. F. Hegel.
Tras finalizar en 1788 sus estudios secundarios en el Gymnasium de Stuttgart, ingresa en el Stift de Tubinga, seminario de teología protestante y uno de los centros más prestigiosos de la época. Es en este seminario donde conoce al poeta Höldelin y al filósofo Schelling con los que compartirá gran entusiasmo por la Revolución Francesa (1789 – 1799). Gracias a su amistad con este último, en 1801 consigue ser nombrado privatdozen en la Universidad de Jena, y es en este mismo año cuando diserta su tesis De orbitis planetarum.

En 1806, un año después de ser designado profesor extraordinario en Jena, concluye su primera gran obra filosófica, la Fenomenología del espíritu, escaso tiempo antes de la batalla de Jena que supondrá la disolución del Sacro Imperio Romano Germánico.

En 1807, tras la entrada de los franceses en Jena, pierde su plaza como profesor y hasta 1816 no es nombrado profesor titular de la Universidad de Heidelberg, dando paso durante esos años de entreacto a la publicación de sus dos volúmenes de la Ciencia de la lógica. Un año después, es decir, en 1817 publicó Enciclopedia de las ciencias filosóficas, conteniendo esta obra la exposición integral del sistema filosófico hegeliano, y de la cual saldrían dos ediciones más hasta el año anterior a su muerte.

En 1818, Hegel es nombrado profesor titular de la Universidad de Berlín. Tres años después, y con Hegel convertido en el filósofo oficial del Estado prusiano, vería la luz su última gran obra publicada en vida Principios fundamentales de la filosofía del derecho.

En 1831 muere Hegel en Berlín, no obstante en 1832 los discípulos del filósofo inician la publicación de sus lecciones dando lugar a títulos tan fundamentales como Estética, las lecciones de la filosofía de la historia universal, las lecciones sobre filosofía de la religión y las lecciones sobre la historia de la filosofía más conocidas como introducción a la historia de la filosofía.

Para un mejor análisis sobre el origen de los mitos que rodean la vida y obra de Hegel es necesario, además de unas notas biográficas, un recorrido sintetizado a través del periodo histórico que antecede a la unificación de Alemania. Así, en 1792 el territorio que comprende el actual país germano no eran más que retales de un extenso Imperio Romano Germánico compuesto en su totalidad por 35 Estados eclesiásticos, 64 Estados seculares, 51 ciudades imperiales libres y más de cien Estados imperiales menores[10]. Careciendo de una legislación común, algunos de estos Estados imperiales poseían aranceles incluso derechos de paso por sus territorios. A raíz de la disolución del Imperio Romano Germánico en 1806 a causa de la invasión durante las guerras napoleónicas, muchos de estos Estados imperiales fueron absorbidos por otros mayores durante la Confederación del Rin, quedando una extensión total máxima de 360 000 km2 que comprendían entre 1808 y 1809 un total de 38 Estados. La Confederación del Rin fue disuelta entre 1814 y 1815 con el acuerdo llegado por el Congreso de Viena sobre la creación de la Confederación Germánica tras la derrota de las tropas napoleónicas en la batalla de Leipzig en 1813.
No obstante, los primeros acuerdos aduaneros entre los 38 Estados soberanos no llegaron hasta 1828, y finalmente en 1834 la Unión Aduanera de Alemania estableció, con la excepción de Austria, la libre circulación de mercancías y un arancel común.
Algo a destacar de esta situación es quizás las monarquías absolutas que reinaban en todos estos Estados soberanos y la espera hasta 1849, año en el que se firmara, gracias a las protestas del auto convocado en el Parlamento de Fráncfort, la primera Constitución que abriera el camino hacia la unificación y la creación de la moderna nación política ya en 1871.

rb1848paulskirche

Precisamente fue en este Parlamento celebrado en Fráncfort de 1848, diecisiete años tras la muerte de Hegel, cuando el diputado demócrata liberal Rudolf Haym dedicara sus esfuerzos a criticar los opresivos fueros feudales del antiguo régimen y los rasgos autoritarios de las políticas prusianas que habían sido, según Haym, constituidas y glorificadas por los políticos e intelectuales berlineses desde comienzos de la restauración en 1814. ¿Recordáis quién fue nombrado profesor titular de la Universidad de Berlín en 1818, fuera rector de la esta misma y filósofo oficial del Estado prusiano? Efectivamente, Hegel. De ahí que Rudolf Haym publicara en 1857 un libro titulado Hegel und seine Zeit (Hegel y su tiempo) dedicado a demostrarlo entre equívocas lecturas de su obra.
Fue esta etapa de cambio político en Alemania, alimentado por la tesis del filósofo Rudolf Haym la que acabaría atribuyendo a la mirada filosófica de Hegel un corte reaccionario y unos mitos que han sido repetidos a  lo largo de la historia por diversos pensadores.

Curiosamente, la tesis de Haym golpea frontalmente con los hechos ya que el liberal parecía olvidar que Federico Guillermo IV, rey de Prusia desde 1840, aconsejado por su nuevo ministro de cultura Johann Friedrich Albrecht Eichhorn, se encomendó purgar a los discípulos de Hegel de la Universidad de Berlín y negandose a publicar, aludiendo a “motivos diplomáticos” [11],  el último trabajo escrito por Hegel en vida, Über die englische Reformbill (1831), sobre la reforma del sistema electoral y de la representación política en Inglaterra, por el peligro que suponían sus ideas a las políticas del Estado y al luteranismo. Para lograr dicho cometido, mandó llamar a Schelling a ocupar la plaza que había correspondido anteriormente a Hegel. Lo cuál provocó la vuelta como profesor del primero pese a su retiro años antes.
Schelling, aunque amigo de juventud de Hegel desde que estudiaran juntos en Tübingen, su pensamiento se había ido distanciando, aproximándose cada vez más a ideas conservadoras. Dedicándose criticas mutuas cada vez más reveladas.
Cabe destacar de esta vuelta a las clases de Schelling en la Universidad de Berlín, justo diez años tras la muerte de Hegel, la asistencia de varios alumnos entre los que se encontraban Marx, Kierkegaard, Bakunin y F. Engels.

A la alimentación de los mitos y leyendas que han acompañado a Hegel cabe sumar la publicación de sus obras completas en 1832 y 1845 por sus propios discípulos, reeditando las obras publicadas por Hegel agregando notas explicativas obtenidas de sus propios apuntes de clase y reescribiendo partes con el fin de esclarecer las ideas expuestas, sin advertir siquiera cuáles eran suyos y cuáles los de Hegel, y sin señalar año o cursos a los que pertenecían. Es decir, ocurren ciento cincuenta años en los que tropelías editoriales como la reedición de libros originariamente publicados por separado se han unido sin advertencia al lector de ningún tipo. En este aspecto, y para comparar, podemos observar el cuidado que se ha llevado a cabo a la hora de publicar la Crítica a la Razón Pura de Kant en un solo libro separando adecuadamente mediante señalización las dos ediciones, la cuál sólo las separan seis años.

De por si el pensamiento de Hegel ya posee unas valoradas complicaciones tanto en su interpretación como en la propia lectura de algunas de sus obras, a lo que sin duda se suma todo este conjunto de desastrosas circunstancias que ocasionan que comentaristas y lectores tengan o hayan tenido como referencias estos textos, los cuales algunos siquiera pertenecen al mismo Hegel, ayudando poco o nada a la pulverización de mitos existentes en torno a la figura del filósofo alemán.

lesvacancesdehegel

Referencias:

[1] Carlos Pérez Soto, Sobre Hegel(2005), Palinodia, Santiago de Chile. Disponible en http://www.scribd.com/doc/117663996/Carlos-Perez-Soto-Sobre-Hegel
[2] Jon Stewart, Mitos y leyendas de Hegel, North-Western University Press, 1996. Traducción por W. Romero, Argentina. Disponible en http://www.hegel.net/es/stewart1996.htm
[3] Karl Popper, ¿Qué es la dialéctica?(1937), en Conjeturas y Refutaciones(1963), Paidós, Barcelona, 1994. Karl Popper,  La sociedad abierta y sus enemigos(1945), Paidós, Barcelona, 1991. Disponible en http://www.slideshare.net/Marcelo_Vasconez/popper-qu-es-la-dialctica
[4] Theodor Adorno,  Dialéctica Negativa(1966), Taurus, Madrid,1989. Disponible en http://es.scribd.com/doc/78808655/Adorno-Th-Dialectica-negativa-y-La-jerga-de-la-autenticidad
[5] T. Hobhouse, Teoría metafísica del Estado, Aguilar, 1981.
[6] Gilles Deleuze,  Diferencia y repetición (1968), Júcar, Madrid, 1988.
[7] Bertrand Russell,  Historia de la Filosofía Occidental(1945), EspasaCalpe, México, 1987. Disponible en http://es.scribd.com/doc/78808655/Adorno-Th-Dialectica-negativa-y-La-jerga-de-la-autenticidad
[8] Leszek Kolakowski, Las principales corrientes del marxismo, I, Los Fundadores(1976), Alianza Universidad, Madrid, 1985. Disponible en http://es.scribd.com/doc/53893372/KOLAKOWSKI-Leszek-Las-Principales-Corrientes-Del-Marxismo-II-La-Edad-de-Oro-Alianza-1977-263pp-MyF
[9] Carla Lonzi, Escupamos sobre Hegel(1970), La Pléyade, Buenos Aires, 1978.
[10] Anexo:Estados en el Reichstag de 1792. Wikipedia, La enciclopedia libre, 2012 [fecha de consulta: 15 de enero del 2012]. Disponible en http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Estados_en_el_Reichstag_de_1792
[11] “Sa Majesté n’a pas blâmé l’article sur le Reformbill; cependant, Elle n’estime pas opportune sa publication dans le Staatszeitung”. “Su Majestad no ha censurado el artículo sobre el Reformbill; sin embargo él no estima oportuna su publicación en el Staatszeitung. Le ruego pues que retire la conclusión de ese artículo que amablemente me ha comunicado y que le devuelvo inmediatamente”. Extracto tomado de la reseña histórica filosófica de Michel Jacob, A propos du Reformbill anglais, éditions Champ libre, Paris, 1977, pag 347. En la edición española de Sergio Pérez Cortés A propósito de la reforma electoral en Inglaterra, pág. 257 la correspondencia personal del secretario Albrecht para demostrar la petición de censura que sufrió la publicación de Hegel.
[12] G. W. F. Hegel, Ciencia de la lógica, Ediciones Solar S.A., 1968. Disponible en http://es.scribd.com/doc/114955279/Hegel-GWF-Ciencia-de-la-Logica-Tr-R-Mondolfo

Anuncios
  1. marceloarruda
    marzo 15, 2013 en 9:43 pm

    Hegel fue un gran pensadorde la cultura alemana ,que merece ser estudiado con mas detenimiento ya que el valor que lepodemos atribuir a una persona tiene que ver con el conocimiento que tenemos de ella

  2. junio 28, 2013 en 7:36 am

    I drop a comment when I especially enjoy a post on a website or if I have something to contribute to the conversation.
    It’s a result of the fire displayed in the post I browsed. And on this article Las vacaciones de Hegel | Historiadores Histéricos. I was excited enough to write a comment 🙂 I actually do have a couple of questions for you if it’s okay.
    Is it simply me or do a few of the comments come across like they are written by brain dead folks?
    😛 And, if you are writing at additional places, I would like to follow anything fresh you have
    to post. Would you list all of all your shared
    pages like your twitter feed, Facebook page or linkedin profile?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: