Inicio > Cine, Historia Contemporánea > Cine de la Primera Guerra Mundial: Gallipoli

Cine de la Primera Guerra Mundial: Gallipoli


Archie (Mark Lee) y Frank (un jovencísimo Mel Gibson) son dos jóvenes afamados corredores en la Australia Occidental de 1915. Sus caminos se cruzan en una carrera, en la que Archie vence, pese a que quiere dejar el mundo de las carreras. La oportunidad le llega con el reclutamiento de australianos para servir a Gran Bretaña dentro del marco de la I Guerra Mundial. Por su edad, 18 años, no puede entrar en la caballería, pero Frank le acompañará a través del desierto hacia Perth, su ciudad natal, donde se alistan. En ese viaje se forjará la amistad entre estos dos jóvenes.

Se reencuentran en El Cairo, siendo Archie un miembro de la caballería, a donde irá a parar Frank, tras su paso por la infantería, gracias a su fama de buen corredor. Allí les vemos tomar su instrucción militar a la sombra de las pirámides, y visitar los bajos fondos de la capital egipcia.  Una vez instruidos, pasan a Gallipolli, donde les espera el enemigo turco. Esto formaba parte de la operación británica para conquistar el Imperio Turco, donde ingleses y franceses pensaban marchar hacia Estambul,  y  en la que los australianos tenían que atacar las posiciones de los turcos en Gallipolli. El final de la historia se enmarca en la catástrofe que tiene lugar, cuándo los australianos son masacrados al intentar tomar el acantilado. En la película se sitúa a los oficiales británicos como responsables, aunque parece que fue un fallo propio de los australianos, que mandaron a sus soldados a una muerte segura frente a la artillería turca. En ese ataque muere Archie, mientras que Frank, designado como correo entre el Estado Mayor y los oficiales a cargo del ataque, intenta convencer a los primeros de detener la masacre. Esta batalla se llevó la vida de 50000 británicos, la mayoría australianos y neozelandeses. De hecho, provocó la dimisión de Winston Churchill, que por entonces era el ministro de marina.

Mapa del desembarco de la 29ª división británica en Cabo Helles el 25 de Abril de 1915. Fuente: wikipedia

Pese a la enorme masacre, Gallipolli ha pasado a la historia como uno de los puntos de forja de la identidad nacional australiana. Australia era un dominio británico, pero con mucha autonomía, algo que se iba a reforzar tras la Primera Guerra Mundial, donde participó muy gustosamente defendiendo al Imperio. Esto se deja notar en la película, en la que se narra con orgullo la participación de los jóvenes australianos. Este película fue estrenada en 1981, bajo la dirección de Peter Weir (de quien recordamos el Show de Truman, por ejemplo) con un jovencísimo Mel Gibson, que repetiría el año siguiente con Weir en otra película de temática histórica, El año que vivimos peligrosamente.

Anuncios
  1. marceloarruda
    enero 25, 2013 en 6:09 pm

    Las masacres ocurridas en las guerras son errores de calcuos de altos mandos que subestiman al enemigo y como se creia en aquella epoca que el numero hacia a las victorias,los turcos estaban asesorados por los alemanes y la locura delos australianos fueron caldos de cultivos para esa masacre,solo debemos resaltar que las guerras en su total falta de sentido y logicas estan en la historia plagadas de hechos de este tipo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: