Inicio > Historia de América, Republicana > “El tercer sol de México. El camino hacia la independencia de la nación” (2/2): La invasión napoleónica y las revoluciones desde abajo y desde arriba.

“El tercer sol de México. El camino hacia la independencia de la nación” (2/2): La invasión napoleónica y las revoluciones desde abajo y desde arriba.


Napoleón a caballo se dispone a invadir España.

2)    Invasión napoleónica y vacío de poder.

El factor determinante para el estallido de la revolución por la independencia de México se encuentra en la invasión napoleónica de la Península Ibérica, las abdicaciones de Bayona y la gestión del conflicto que, en lo concerniente a las Indias, llevaron a cabo las Cortes de Cádiz. Hasta mayo de 1808, la soberanía nacional había recaído sobre la Corona. En su ausencia, las diferentes juntas provinciales primero, y la Junta Central después, se arrogaron las competencias legislativas y ejecutivas. No obstante, la presión militar hizo imposible la continuidad de la misma y nombró un comité de regencia que convocó unas Cortes constituyentes en San Fernando y Cádiz. Los procuradores convocados procedentes de ultramar no pudieron llegar a tiempo y fueron sustituidos por indianos residentes en la metrópoli.

Cura Hidalgo.

3)    Mestizos y bajo clero: la independencia desde abajo.

Mientras tanto, la independencia de México estuvo condicionada por unos factores que de forma aislada no constituían un gran obstáculo para la constitución de la nación independiente, pero que en conjunto podían llegar a serlo: el ejército de España, la posición criolla y las exigencias populares. El proceso revolucionario no pudo dirigirse por ninguna de las tres vías separadamente. Se hizo necesario un consenso de mínimos entre todas para el final del colonialismo español.

En Nueva España, los conflictos entre la Audiencia real y los cabildos por la aplicación del Real Acuerdo derivaron en la convocatoria de una Junta de Oidores por el virrey Iturrigaray en 1808 para jurar a Fernando VII como rey de España y las Indias. El virrey recibió el apoyo de los criollos y extendió el inconformismo entre el resto de la población.

Cura Jose María Morelos.

La diferencia entre el movimiento independentista argentino o chileno y el mexicano es que los primeros siempre estuvieron controlados por las élites. Tras la conspiración de Querétaro, conformada por criollos y clero de clase baja y masas de mestizos, indios y negros esclavizados, Hidalgo, en el Grito de Dolores de septiembre de 1810, proclamó la abolición del tributo indígena, el final de la esclavitud y la reforma agraria. Sus peticiones eran más sociales que económicas. Sin embargo, no pudo contener la destrucción y el saqueo, y con el paso del tiempo perdió el apoyo de los contingentes más moderados.

José María Morelos tomó el relevo en marzo de 1811. Clérigo pobre, graduado en la Universidad de México y mulero en la ruta de Acapulco, logró tomar Puebla y Oaxaca. Propugnó reformas esenciales y sobre la idea de un nacionalismo mexicano ya incipiente. Echaba en cara a los españoles todos los males de su nación y proclamaba que la Soberanía cuando faltan los reyes, sólo reside en la Nación […] A excepción de los europeos, todos los demás habitantes no se nombrarán en calidad de indios, mulatos ni otras castas, sino todos generalmente americanos”. La Declaración de independencia data de noviembre de 1813, en la que se abolía la esclavitud, los privilegios y las distinciones de clases; es decir, el régimen colonial en pleno.

Iturbide entra triunfante en Ciudad de México

4)    Criollos y bajo clero. La independencia desde arriba.

En el triunfo del absolutismo, afirma el profesor Lucena Giraldo, se encontraba la verdadera semilla de la independencia. Y es que, mientras Fernando VII se mostró tan intransigente como para creerse capaz de restaurar el sistema colonial tal cual se encontra 1808; las Cortes de Cádiz ofrecieron un modelo alternativo que fue el que finalmente triunfó en 1825: una monarquía europea a la que se mantuvieron fiel Cuba, Puerto Rico y Filipinas. [1]

Con la llegada del Trienio Liberal, Fernando VII se vio forzado a jurar la Constitución gaditana, pero se abría un nuevo interrogante: ¿cómo actuarían los patriotas realistas novohispanos y los criollos despreciados al cierre de las cortes en 1814 por un rey a quien habían jurado lealtad frente a Napoleón y contra las revueltas populares en masa que buscaban la independencia? Parece ser que se decidió dar una última oportunidad a los Borbones.

En 1820 se convocó una Junta en Madrid para determinar el modelo de política indiana. Los diputados americanos presentaron varios proyectos. Uno de estos, parecía estar inspirado en el Dictamen reservado del Conde de Aranda: las provincias de Ultramar quedarían divididas en tres reinos subordinados a la cabeza principal, rey y Cortes españolas. Fernando VII criticó que esas propuestas ocultaban aspiraciones independentistas. Con esta reunión, la negociación había llegado a su fin. Manuel de la Bárcena afirmaría poco después que Nosotros no conspiramos contra nuestro rey, sino contra su ausencia. Así se demostró que, aunque con distintas iniciativas, tanto el absolutismo como el liberalismo defendían políticas imperialistas.

Ante tales negativas, el criollo Iturbide fue nombrado comandante en 1820. Se le encargó derrotar a los guerrilleros. Firmó el Plan de Iguala por el que se proclama un plan que ofrecía “tres garantías” a la población de México: “la religión, la independencia y la unión”. Las castas quedarían abolidas, se protegerían las propiedades eclesiásticas y los derechos de propiedad individual. En ese texto, las masas no recibían beneficio alguno, pero con la protección del catolicismo, Iturbide se construyó la imagen del salvador de la iglesia y se ganaba el favor del bajo clero, tan influyente en las bajas castas. El 28 de septiembre de 1821 se firmó la Declaración de independencia del Imperio Mexicano, bajo Iturbide coronado Agustín I. Sin embargo, el 19 de marzo de 1823 fue apresado y fusilado. Ya en octubre de 1824 se elaboró la constitución republicana, proclamándose así definitivamente la independencia de México.

Bandera trigarante de México: Unión, Religión e Independencia.

Bibliografía

–         Bakewell, Peter, A History of Latin America, Blackwell Publishing, 2004.

–         Fuentes, Carlos, Los cinco soles de México, Barcelona, 2000, Seix Barral.

–         Giraldo, Lucena, Naciones de rebeldes, Taurus, 2010.

–         Lynch, John, La España del siglo XVIII, 2001, Crítica.

–                      -Ídem, La revolución hispanoamericana. 1808-1826, 2004, Ariel Guerra, François-Xavier, Modernidad e independencia, Encuentro, 2009.

–         Rojas, Rafael, Las repúblicas del aire, Taurus, 2009.

–         Williamson, Edwin, The penguin history of Latin America, Penguin, 2009.


[1] Título X de la Constitución DE 1812, De los reinos y provincias españolas de América y Asia– contempló que gozaban “de los mismos derechos que la metrópoli”, tendrían libertad “de toda especie de cultivo e industria” y facultades para el “comercio recíproco entre los reinos y provincias entre sí y con la metrópoli”. En cuanto a la elección de representantes, el Estatuto señaló: “Cada reino y provincia tendrá constantemente cerca del gobierno diputados encargados de promover sus intereses y de ser sus representantes en las Cortes”. En total serían 22, de acuerdo con criterios poco definidos: 2 en Nueva España, Perú, N.Reino de granada, Buenos Aires y Filipinas; uno de Cuba, P.Rico, Venezuela, Caracas, Quito, Chile, Cuzco, Guatemala, Yucatán, Guadalajara y provincias internas occidentales y orientales de Nueva España.

Anuncios
  1. historiadoramatyt
    marzo 6, 2012 en 10:48 pm

    Si, mis deseos son órdenes…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: