Inicio > Filosofía, Historia Antigua > Breve historia del materialismo. I parte

Breve historia del materialismo. I parte


karl_marx

Antes de comenzar cualquier tipo de trabajo sobre cualesquiera de las corrientes del pensamiento, el autor, previamente, pasa por la obligación disciplinaria de definir conceptos, a fin de asegurar la correcta introducción del lector a la temática tratada. Así, en cuanto historia del materialismo se refiere la más inmediata cuestión que nos asalta en el camino es: ¿qué es la materia?

Voltaire responde aludiendo a que a los sabios, cuando se les pregunta qué es el alma, contestan que no lo saben. Si se les pregunta qué es la materia, dan la misma respuesta. En cambio, los profesores, y sobre todo los estudiantes, lo saben perfectamente; y diciendo que la materia es extensa y divisible, creen haberlo dicho todo; pero cuando se les pregunta qué es extensión, se ven embarazados para explicarla. Se compone de partes, contestan. ¿Y esas partes de qué se componen? ¿Los elementos de esas partes son divisibles? Al oír esta segunda pregunta, o permanecen mudos, o hablan demasiado, lo que indica que no lo saben bien. ¿Ese ser casi desconocido que llamamos materia, es eterno? Toda la antigüedad lo creyó así. ¿Tiene por sí mismo la fuerza activa? Así lo han creído muchos filósofos. ¿Los que lo niegan, tienen derecho para negarlo? No conciben que la materia pueda tener nada por sí misma; […] La materia existe, y sólo la conocéis por vuestras sensaciones. La geometría nos ha enseñado muchas verdades, pero la metafísica nos ha enseñado muy pocas. Pesamos la materia, la medimos, la descomponemos; pero más allá de estas operaciones groseras, si queremos dar un paso, vemos que hay delante de nosotros un abismo (Voltaire 1764, Tomo V, p. 151-155).

Lenin ante el planteamiento nos responde de forma más recta que la materia es la multiplicidad infinita de todos los fenómenos, objetos y sistemas existentes, es el substrato de todas las diversas propiedades, relaciones, interacciones y formas del movimiento. La materia no existe más que en la infinita multiplicidad de formas concretas de organización estructural, cada una de las cuales posee diferentes propiedades e interacciones, una estructura compleja, y constituye un elemento de un sistema más general. Sería, por tanto, erróneo buscar «la materia como tal», una substancia primaria invariable, fuera de sus formas concretas (Lenin 1908, tomo XIV, p.117).

De estos dos autores podemos obtener una vista general sobre el interrogante que nos ayudará a comprender los designios del materialismo a su paso por la historia. De este modo deducimos, hasta ahora, que la materia es una sustancia extensa, impenetrable, medible, divisible y objetiva, en tanto en cuanto existe con independencia de la conciencia. Es decir, aquella sustancia que podemos percibir a través de nuestros sentidos o que podemos medir sus magnitudes, como un árbol, el agua o los sonidos.

 

pitagoras_sanzio 

De la antigüedad al atomismo clásico.

Una vez fijado el pilar central del materialismo, esto es la materia, lo que precede es la carpintería. O dicho de otro modo, para conocer lo que es el materialismo debemos de hacer uso de la filología, descender a sus orígenes y edificar desde allí. Pero, ¿dónde comienza la tradición materialista?

La filosofía nace en la India a mediados del I milenio a.C., cuando comienzan a formarse los Estados en el territorio que hoy constituye este país. Ya en el período de dominación de las concepciones religiosas y mitológicas que se reflejan en el Veda y las Upanisad aparecieron los primeros elementos de la conciencia filosófica y comenzaron a configurarse las primeras doctrinas filosóficas, tanto las idealistas como las materialistas. Característico de la filosofía india antigua es el desarrollo dentro de sistemas o escuelas determinados y la división de éstos en dos grandes grupos: los ortodoxos (que aceptan la autoridad védica) y los heterodoxos (que rechazan la autoridad védica). Sin embargo, en algunas de estas escuelas, bajo la forma religioso-ética se dejan ver tendencias materialistas. El sistema filosófico materialista indio más antiguo se llama lokayatamata o Lokāyata. La doctrina lokayatamata relativa al ser sostiene que el mundo entero está formado de elementos materiales primigenios, fuera de los cuales, y de las leyes de sus combinaciones, no existe ninguna otra realidad.

Otra doctrina materialista a destacar es el sistema nyasa o niaiá, atribuida al sabio Gótama. Las escrituras más antiguas de la escuela se remontan al siglo III antes de nuestra era. La filosofía nyaya examina las fuentes y procedimientos del conocer, clasifica los objetos del conocimiento, la realidad misma. Así mismo, distingue varios tipos del conocer verdadero: la percepción, la inferencia lógica, el testimonio de una autoridad y la comparación. La percepción está condicionada por los sentidos y da un conocimiento directo del objeto. Para el conocimiento lógico es necesario disociar el rasgo inseparable del objeto investigado.

Este último se encuadra en un materialismo ingenuo. Por el origen y por el contenido sitúa la verdad en dependencia de la naturaleza real de los objetos estudiados. Es decir, el objeto existe antes de ser conocido.

Más cerca de Europa, tanto en Babilonia como en Egipto podemos encontrar rastros de la filosofía materialista. El germen del pensamiento filosófico en Babilonia y Egipto se entronca, de un lado, con los primeros pasos de la ciencia (astronomía, cosmología, matemáticas, &c.) y, de otro, con la mitología.

El desarrollo económico necesitaba nuevos conocimientos y su empleo práctico. “La necesidad de calcular los períodos de las alternativas del Nilo —señala Marx— dio origen a la astronomía egipcia y, con ella, al predominio de la casta sacerdotal como arbitro de la agricultura”. Los matemáticos babilonios dieron principio al álgebra y la geometría, averiguaron un medio aproximado de extracción de raíces cuadradas y de solución de las ecuaciones de segundo grado Con todo, las incipientes concepciones espontáneamente materialistas y ateas de egipcios y babilonios ejercieron cierta influencia sobre el desarrollo de la ciencia y del pensamiento materialista en el mundo antiguo como afirmó Plutarco.

En la filosofía griega ya puede ser destacable la dialéctica entre aquellos filósofos que buscaban una explicación del mundo en términos físicos y quienes subrayaban la importancia de las formas inmateriales o ideas. Es decir, entre el materialismo y el idealismo.

El tratamiento de la idea de dialéctica y la metodología dialéctica es significativo dentro de cualquier explicación de una teoría filosófica y saber científico, sin embargo, por el momento dejaré relegado este método salvo en los casos obligados.

De esta manera, Tales de Mileto aprendió de los egipcios, durante sus estudios sobre geometría en la región, la idea del agua como causa esencial y principio de todas las cosas "observando quizás que el alimento es húmedo y que lo caliente mismo proviene de éste y vive por éste, que las semillas y todas las cosas tienen una naturaleza húmeda", introduciendo la filosofía en Grecia y la tradición de la concepción materialista en occidente. Tales pensaba que no hay generación o devenir absolutos, en la medida que la naturaleza húmeda de las cosas es siempre preservada. Los cambios del agua se producen por exhalación y compactación y lo húmedo está penetrado por el movimiento. La importancia de Tales reside en que parte del reconocimiento de la unidad material de lo real y explica su transformación en términos naturales, lo cual significó la superación de concepciones míticas, animistas, de la realidad. Las ideas de Tales fueron retornadas por su discípulo Anaximandro, quien fue el primero en escribir un tratado sobre la naturaleza.

Anaximandro no aceptó la cosmogonía de Tales, y se diferenció de su maestro reconociendo como principio lo apeiron (es decir, lo ilimitado, lo indeterminado), concibiéndolo como una sustancia material que da origen a todo. Anaximandro consideró imposible plantear al lado del principio otro principio e históricamente su filosofía es la primera operación del pensamiento, pues el apeiron intermedio y diferente es a la vez real y negación de lo opuesto.

La escuela de Mileto contó con un último maestro, también discípulo de Tales, Anaxímenes de Mileto, quien identificó la materia persistente y el aire como arjé, difiriendo por rareza y densidad en fuego, viento, nubes, agua, tierra, piedras, y a partir de lo cual llega a ser el resto.

La filosofía de la escuela de Mileto fue superado por los pitagóricos, cuya dedicación por las matemáticas provocó la aparición de una nueva forma de teoría, contraria, pues para los pitagóricos los principios matemáticos son los principios de todas las cosas, pensando que las cosas se asemejan a los números, son numéricamente expresables y están moldeadas con números. Este sistema filosófico, también llamado atomismo epicúreo, se moverá en la nuevaorientación de la conciencia filosófica en la cual se mueven también los estoicos, los aristotélicos e incluso los platónicos.

Desde este punto de vista aritmético, los pitagóricos desarrollaron una base científica para las matemáticas dando resultados importantes en geometría como el Teorema de Pitágoras. También la astronomía de los pitagóricos marcó un importante avance en el pensamiento científico clásico, ya que fueron los primeros en considerar la tierra como un globo que gira junto a otros planetas alrededor de un fuego central.

La doctrina pitagórica relativa a la divisibilidad de lo ilimitado e indivisibilidad de lo limitado fue objeto de crítica inmediata por parte de Heráclito y Parménides, pues la división de la unidad significa la anulación del pensamiento y la separación de la divisibilidad e indivisibilidad significa la reducción de la oposición y del movimiento.

Heráclito, que vivió hacia comienzos del siglo V a.C., consideraba al fuego como principio, pero al contrario que la escuela de Mileto, este no entendía ese principio como arjé (o primer elemento de todas las cosas, principio sustancial) sino como origen (del mismo modo que hoy consideramos la teoría del Big Bang como origen). El principio del fuego refiere al movimiento y cambio constante en el que se encuentra el mundo. Esta permanente movilidad se fundamenta en una estructura de contrarios que da forma a la doctrina del Eterno Retorno -que fascinó a F. Nietzsche-, la transformación universal tiene dos etapas que se suceden cíclicamente: una descendente por contracción o condensación, y otra ascendente por dilatación.

Heráclito menciona a Pitágoras varias veces, considera su doctrina producto de un "entendimiento particular" que no distingue la "constitución", lo "común" de las cosas, el logos según el cual ocurre todo. La percepción muestra que "todo es uno" y contra la indivisibilidad impar pitagórica Heráclito afirma que la unidad es todos los contrarios, una y múltiple.

Estas teorías monistas materialistas (una sustancia como principio) sobre el origen de la materia serían utilizadas por Empédocles de Agrigento para dar forma a su pluralismo materialista (varias sustancias como principios), en torno al 450a.C., postulando la idea de las cuatro raíces, a las que Aristóteles más tarde llamó elementos, juntando el agua de Tales de Mileto, el fuego de Heráclito, el aire de Anaxímenes y la tierra de Jenófanes las cuales se mezclan en los distintos entes sobre la tierra. Estas raíces están sometidas a dos fuerzas, que pretenden explicar el movimiento (generación y corrupción) en el mundo: la atracción de una raíz por otra distinta (llamada metafóricamente “Amor”) y la repulsión por lo semejante (“Odio”).

La línea física de la filosofía presocrática, el agua, el fuego, el apeiron, el aire, fue desarrollada en sentidos diversos por Empédocles, Anaxágoras, Demócrito y los filósofos atomistas clásicos.

El atomismo clásico fue fundado por Leucipo, desarrollado por Demócrito, criticado por Platón y Aristóteles, y posteriormente retomado por los epicúreos. Se denomina atomismo clásico para diferenciarlo del atomismo epicúreo cuya inspiración es ya totalmente diferente, como el joven Marx, a su modo, en su tesis doctoral, supo demostrar.
Este sistema postula, según Demócrito, que el todo, la realidad, se compone exclusivamente de partículas indivisibles llamados átomos, de idéntica naturaleza, y de vacío, tesis en abierta contradicción con la ontología parmenídea pero que, sin embargo, respetaba la unicidad del ente de Parménides (esto es lo “perfecto”, lo “inengendrado”, lo “indestructible” para Parménides). Ambos, ente y no-ente o vacío, existen desde siempre, en mutua interacción y, por consiguiente, originan el movimiento, lo que justifica el pensamiento de Heráclito.

 

Bibliografía:

Alberto Lange, Federico. Historia del materialismo, t. I. 1903.
Bourbaki, Nicolás. Elementos de historia de las matemáticas. Alianza.
C. Marx & F. Engels. Obras,
t. XXIII, p. 522.
Kline, Morris. El pensamiento matemático de la antigüedad a nuestros días. Alianza, 1992
Lenin. Materialismo y empiriocriticismo. 1908.
Martínez Bueno, Gustavo. La metafísica presocrática. Oviedo. Pentalfa, 1974.
Marx, Carl.
Diferencia General entre la filosofía democrítea y la epicúrea de la Naturaleza. Tesis doctoral. México, Premiá, 1978.
Segura Cortés, Eugenio.
Materialismo presocrático.
Trifonovich Iovchuk, Miguel. Historia de la filosofía, p. 27-47. Moscú, Progreso, 1978.
Voltaire. Diccionario filosófico. 1764.

Anuncios
  1. blademanu
    enero 27, 2012 en 9:55 am

    Me hace gracia cuando en clase del instituto -incluso de la universidad- se nos decía: “la filosofía nació en Europa, más concretamente en Grecia”. Esto ya de por sí podía sonar contradictorio, cuando la idea de “Europa”, tal y como se utiliza en esa frase, no existía para nada, ni siquiera como unidad geográfica -el pecado del “presentismo histórico”-. O mejor aún la de aquellos que lo refutan diciendo: “sí, sí, pero Tales de Mileto no nació en la Magna Grecia, sino en la Turquía actual” -otra mezcla de “presentismo + anacronismo” solapados en una sola frase, pues precisamente “aquella grecia” incluía también la costa occidental de la península de Anatolia. ¡¡Qué capacidad para equivocarnos tenemos los humanos!!.

    Por cierto, en los últimos años de la universidad se nos insistió mucho para que no cayésemos en el “eurocentrismo” histórico, que tanto ha contaminado nuestra disciplina desde siempre. Ahora bien, tener en cuenta esta advertencia no quita admitir los logros obtenidos por cada cultura, ya sea la romana, la china medieval o la inglesa victoriana. Y en este caso, parece ser, la griega clásica se lleva la palma en cuanto al desarrollo del materialismo atomicista.

    Gracias por el texto, Sergio. Por cierto, tu apodo evolucionará en… “lokayataMATA”!!!!!!!!!!!!!!! Elementos primigéneos fuera de los cuales no hay ninguna realidad, no?

    un abrazo!

    • boina0
      enero 27, 2012 en 7:01 pm

      Tienes razón Manu, de hecho, para no caer en ese eurocentrismo, en la parte II había pensado meter el materialismo en China a través del neoconfucionismo de Zhang Zai, aunque no por ello quedará olvidada, a mi juicio, la parte más importante de la filosofía en Grecia, y los autores más influyentes en la filosofía occidental: Aristóteles y Platón.

      Un abrazo Manu.

  2. junio 12, 2013 en 6:36 pm

    I’m truly enjoying the design and layout of your website. It’s a very easy on the
    eyes which makes it much more enjoyable for me to come here and visit more often.
    Did you hire out a designer to create your theme?

    Outstanding work!

  3. julio 5, 2013 en 6:24 pm

    Good day! Do you know if they make any plugins to help with SEO?
    I’m trying to get my blog to rank for some targeted keywords but I’m
    not seeing very good results. If you know of any
    please share. Appreciate it!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: