Inicio > Historia Contemporánea, Historia de las Relaciones Internacionales, Política > La política exterior de la Italia Repúblicana

La política exterior de la Italia Repúblicana


Reproduzco aquí los apuntes que tomé en la clase impartida por Alberto Basiani, profesor de la Universidad de Roma III y conocedor profundo de las Relaciones Internacionales de la Italia de Postguerra.

La República de Italia nace en 1945, después de un Referéndum entre Monarquía o República. Sin embargo, hay que remontarse años atrás, a 1861 cuando nace el Estado italiano. Ese joven país tuvo como primer objetivo su reconocimiento internacional, que no fue automático por parte del Imperio Ruso y del Imperio Austriaco.

Antecedentes:

Una de sus primeras ambiciones fue ser considerada una potencia de primer orden. Esta es su época liberal, cuyos gobiernos invierten muchas energías en este sentido. Pese a todo, se asiste a una gran modernización de la I Guerra Mundial. (Aquí por ejemplo el profesor Basiani omitió acciones como las experiencias coloniales de Libia en 1911 para conmemorar los 50 años de existencia como país).

Tras la I Guerra Mundial, salen victoriosos ante Austria aunque quedan derrotas en la memoria colectiva, como la de Caporetto en 1917. El país aguanta años de dura contienda y salen como gran potencia junto a Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos, pero pese a ser vencedor, resultaría difícil gestionar la paz. Pronto empiezan los problemas entre los aliados y los italianos, en torno al principio de nacionalidad que impera en la Paz de 1919.

Aquí nace el mito de la “victoria mutilada”, construido por extremistas como D’Anunzio y adoptado por Mussolini. En año y medio destruyen lo que quedaba del Estado Liberal. Italia no supo explotar su victoria, queda en un complejo de inferioridad. Esto sigue alimentado la teoría de la victoria mutilada y se echa la culpa a una clase política corrupta.

A partir de aquí empieza el largo viaje de Italia por el fascismo, su vía propia para ser considerada una potencia. Ejerce su influencia en el Mediterráneo, Danubio y Balcanes, sus cotos históricos. Para ello fomenta una relación de amistad con Gran Bretaña, que dura hasta 1936 con la conquista de Etiopía. Se abandona así la amistad con los ingleses, y se vira hacia la alianza con Alemania conformándose el eje Roma-Berlín. Se fue reforzando la idea de Mussolini, en principio paralela a Alemania, como demuestra la conquista de Albania como respuesta a las anexiones germanas de Austria y Checoslovaquia.

No había una amistad real, sino que es una opción forzada. En la II Guerra Mundial queda al descubierto la debilidad italiana, demostrando sus límites como potencia y subordinándose totalmente a Alemania después de sus derrotas. Al final la Guerra supuso un desastre bélico para Italia, que deja de ser potencia. En el 43 hay un golpe de Estado, por el cual el rey huye al sur, a las tierras conquistadas. Italia está dividida entre americanos, alemanes y el pequeño estado títere de Mussolini.

Italia Republicana

Pese a todo, en 1945 el país está derrotado. En el Tratado de Paz queda como nación responsable del conflicto y en 1946 acepta la pérdida de sus colonias y recortes fronterizos en el Valle de Aosta, las Islas del Dodecaneso, Albania y la pérdida de Istria, entre ellas las hoy ciudades de Croacia Rijeka y Zadar. Tuvo que pagar reparaciones de Guerra, pero al menos pudo mantener el Sur del Tirol, ambicionado por los austriacos y mantuvo Trieste pese a la ambición de Tito (el asunto queda clarificado en los 70 y Trieste de facto fue una ciudad internacional).

La Paz de Paris es ratificada por la Italia Republicana en 1947. Ese voto que aceptaba amputaciones territoriales y reparaciones marca la elección occidental de Italia en la Guerra Fría. En 1948 se haría con el poder la Democracia Cristiana ante el PCI (gracias a la ayuda del Vaticano y la embajada americana por cierto). Como consecuencia, fue de los estados más beneficiados por el Plan Marshall, que ayudó al milagro económico italiano. También entra en la OTAN en 1949 venciendo De Gasperi la oposición comunista, que elevó la tensión al riesgo de Guerra Civil.

Los años 50 son de problemas pero, a la vez, de fortalecimiento de la Política Exterior de De Gasperi y Martino, manteniendo la alianza con Estados Unidos. Así, en 1955 pudo entrar en la OTAN, tras retirarse el veto soviético.  Es una época de calidad política y capacidad de análisis. Su alianza con EEUU se compensa con una política de cooperación con la Europa Occidental con el impulso europeísta, no es un títere de Washington. Es un fundador del Consejo de Europa en 1954 así como tuvo un papel decisivo en el Tratado de Roma de 1957 que impulsa la CEE y la EURATOM. Es una política anclada en el atlantismo y europeísmo como dos líneas guía. Ni siquiera en épocas de tensión abandonó esta estrategia. De hecho tuvo relaciones con Hungría, Rumania y Bulgaria, e incluso con la URSS. Necesitaba sus materias primas para abastecer su creciente industria, así como nuevos mercados.

Firma del Tratado de Roma 1957

En estos años privilegia otras dos áreas geográficas: Mediterráneo y Oriente Medio. Italia otorgó su apoyo a los procesos de descolonización de África del Norte, como sus apoyos secretos a los rebeldes argelinos. También lo haría con Marruecos, Túnez o Libia. Tuvo un papel neutral en el mundo árabe, constituyéndose en un refugio para los palestinos, principalmente por su mundo cultural. De hecho en 1980 consiguió que la CEE se mostrase a favor de la autodeterminación de Palestina. Así, alejó a su país del terrorismo exterior, aunque ya tenía un fuerte terrorismo interno de extrema derecha y extrema izquierda.

También es importante su política petrolera, con AGIP convertida en coloso por Mattei, un viejo partisano.  Rompió el monopolio anglosajón, relacionándose directamente con los productores petroleros como Irán. Fomentó que el crudo lo explotasen los diferentes países, no las multinacionales. Se hace así enemigos en Gran Bretaña y EEUU, también al intentar una línea económica con la URSS para acceder a su gas y su petróleo. De hecho FIAT fue de las primeras empresas occidentales en entrar en la URSS.

Pese a estos episodios, fue un miembro fiel y coherente dentro de la OTAN. Fortaleció los vínculos con EEUU en el mundo Mediterráneo, como evidencia la construcción de bases militares y el alojamiento de cohetes nucleares. La ONU fue utilizada para cerrar la cuestión del Sur Tirol, de habla alemana, que con el reconocimiento austriaco quedó en Italia como una zona muy próspera.

El problema de Trieste fue más problemático. En 1975 se aprobó el Tratado de Osimo por el que se fijaba la frontera con Yugoeslavia. Pese a los temores después de la desmembración, ningún Estado heredero ha reabierto la cuestión.

Con la caída del Muro de Berlín, Italia tuvo un papel importante en la transformación de la CEE en una Unión Europea. Desde ese foro, se registraron iniciativas italianas como en el trato comercial con la Europa del Este que se abría paso en el libre mercado. También evidenció su incertidumbre en la Guerra de Yugoeslavia, con la que tenía buenas relaciones. Fue superada por las circunstancias, en especial por el rápido reconocimiento de Croacia y Eslovenia por parte de Alemania y el Vaticano.

Política Exterior hoy en día

En estos últimos diez años ha perdido su capacidad para la acción exterior. Queda en la figura del primer ministro, a merced de vaivenes personalistas, como evidencia el caso de Libia. Se ha pasado del apoyo a Gadafi a la condena y la guerra. No se sabe muy bien cuál es su papel en Europa y aparece cada vez más sumiso a Washington, como han evidenciado los cables de Wikileaks.

Anuncios
  1. septiembre 30, 2011 en 1:58 pm

    su fundación como república es después de nuestro país,..¿ por qué ? el atrazo de nosotros si tenemos de todo lo que la naturaleza nos brinda..Italia con sus multiples problemas es un país superior a lo nuestro…¿ qué debemos hacer nosotros para llegar al mismo nivel?….que podemos hacer ?… el pueblo elige a sus gobernantes de acuerdo al nivel que tiene…miremos a nuestros congresistas.. pobre Perú…esto me recuerda a F. Belaunde,en su primer gobierno ,la buena pro le facilita a un abogado para la ejecución de la obra de palacio de justicia del Callao y este abogado tenía que contratar a un arquitecto así es…pero sin embargo le dicen el paladín de la democracia….

  2. blademanu
    septiembre 30, 2011 en 6:21 pm

    Gracias por postear esta conferencia, histriónico. Por cierto, no sabía que el Tratado de Roma se firmara -creo que es ahí- en la Capilla Sixtina! :-O

    • historiadorhistrionico
      septiembre 30, 2011 en 11:44 pm

      Parece que fueron firmados en el Capitolio. No creo que tuviese mucho sentido firmarlo dentro del Estado Vaticano.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: