Breve Historia de ETA


En esta ocasión os ofrezco el artículo de mi Trabajo Fin de Grado que versa sobre la banda terrorista Euskal ta Askatasuna, cuya problematica conocemos todos en el territorio vasco y por extensión en Francia y España. Sobre todo me centro en el desarrollo de la banda hasta los años 80, los años de mayor actividad de ETA y, sobre todo, con mayor carga ideológica, lo que les convierte en un objeto de estudio muy interesante.

Para este capítulo tomaré como referencia la visión que de ETA tiene uno de sus mejores estudiosos, Pedro Ibarra Güell, en su libro La evolución estratégica de ETA. El sociólogo vasco analiza los pasos que la organización pretendía dar para llegar a sus tres objetivos programáticos: la autodeterminación, la independencia y el socialismo. Defienden que todo pueblo tiene derecho a la autodeterminación, lo que posibilita, que no obliga, la independencia. El socialismo es un concepto más difuso en ETA, al que no dedican tanta teorización, pero se entendería como un Estado que borraría las diferencias de clase.

            Lo primero es como definir a ETA. Siguiendo a Ibarra, hablaremos de lucha política armada, por cuanto su acción tiene fines políticos ya que busca un nuevo marco político y social, y para ello utiliza las armas[1]. Estos fines tienen unas causas históricas: no es un mero capricho de Arana, sino que existe un sentimiento de peculiaridad de lo vasco basado en criterios raciales para Arana, y en la lengua para esta nueva generación[2]. A esto, se suma la conciencia de aislamiento que siempre ha tenido el País Vasco. Esa tradición nacionalista, ve sumado el contexto de la dictadura franquista, que va a hacer bueno el pensamiento de Arana de que España ha ocupado Euskadi. Este nuevo pensamiento aporta a ese intento de liberación de Euskadi un matiz socialista, no solo en cuanto a ser libres, sino para organizar una nueva sociedad. Para su lucha van a elaborar su plan en una estructura tripartita. Un esquema en el que se desarrollaría en primer término una guerra revolucionaria, para dar paso a una espiral violenta que desembocase en un proceso de negociación. Sin embargo, este modelo no ha podido ser desarrollado en los términos que ETA hubiese deseado. Han existido fracasos a la hora de radicalizar a la población y deslegitimar al Estado, sobre todo cuando ETA se ha tenido que enfrentar en un segundo momento a un Estado democrático fuertemente legitimado que ha hecho recaer sobre ella una dura represión[3].

1ª etapa: Guerra revolucionaria: 1959-1964

La antesala de ETA hay que buscarla en 1952, cuando un grupo de jóvenes vascos funda EKIN, asociación con carácter cultural, donde van a estudiar el nacionalismo desde cero. Allí encontramos a figuras clave en los primeros años, como Madariaga, del Valle o Larramendi. Confluyen en su nacimiento con EGI, juventudes del PNV, ya que no había diferencia ideológica entre ambos. Sin embargo, en 1958 se produce la ruptura con el PNV, ante su quietismo durante la Dictadura. Lejos habían quedado ya las esperanzas del lehendakari Aguirre de una intervención americana que desembocase en la liberación de Euskadi, con lo que el caso vasco quedaba subordinado al español[4]. En el interior, el PNV, dominado por Ajuriaguerra, seguía sin proponer nada nuevo, así que estos mismos personajes van a fundar en 1959 Euskadi Ta Askatasuna (Euskadi y libertad), en un intento por cambiar el rumbo, aunque no va a ser una ruptura radical. La ruptura con el PNV llega con el primer atentado de ETA, en 1961, a un tren de veteranos franquistas que se salda sin víctimas. Hasta entonces existían guiños de la nueva organización al PNV, que responde con desconfianza, por lo que ambos grupos toman caminos diferentes. Este grupo va a conjugar el tradicional nacionalismo, con la nueva realidad de Euskadi. Aquí se canalizan las tres influencias para el nacimiento de ETA: el nacionalismo vasco tradicional, la decepción ante la inacción del PNV en el franquismo, así como la propia situación de la dictadura, que va a actuar paradójicamente a favor de las tesis de ETA en muchos momentos. Toman conciencia de ser una minoría activa en la lucha por el objetivo de la independencia y el socialismo.

Las primeras acciones etarras son de colocación de ikurriñas, pintadas o pequeñas bombas, siendo el tema de la violencia todavía un tema difuso, aunque desde el principio hay una rama militar. Al año siguiente, 1962, se reúne la primera asamblea de ETA, a la que se llega habiendo experimentado ya la represión policial. ETA se dota de un órgano de comunicación oficial, Zutik! y en dicha Asamblea se enuncian los principios de redescubrimiento del nacionalismo vasco. Quieren conectar con Arana de una nueva manera, conformándose desde el primer momento como un Movimiento de Liberación Nacional, a la vez que se sienten herederos no solo de Arana y el PNV, sino también de otras organizaciones nacionalistas anteriores como Aberri y Jagi Jagi o ANV. Entienden la lengua y la etnia como fundamentos de la nación vasca. Diferencian entre nacionalidad política, artificial, y nacionalidad étnica, inalterable por la historia. ETA evoluciona también hacia posiciones obreras, acomodando el nacionalismo a las realidades sociales, rompiendo así con el anticomunismo tradicional del nacionalismo vasco y conectando con la clase obrera vasca. De hecho van a estar en las manifestaciones del 1 de Mayo de 1964, pronunciando su discurso de la opresión española y francesa, en clave de dialéctica de clase. Optan también por la vía tercermundista, asimilando su ejemplo al de los pueblos coloniales, sintiéndose ocupado por los imperialismos francés y español. Estos pensamientos se van a reflejar en las dos obras de referencia en este momento, Vasconia, de Krutwig, y el documento colectivo La insurrección en Euskadi[5].

 Pero en esta época poco se pone en marcha. Existe desfase entre la teoría y la práctica que se limita a pintadas y bombas poco dañinas. Son acciones aún débiles, que no suponen mucho problema para el Estado. Se les mira con recelo por su alejamiento del PNV, y porque pese a su acercamiento a la clase obrera, ésta permanece agrupada en torno a CCOO. Empero, en esta época ETA está cimentando la espiral, sentando las bases de la radicalización. Sus acciones son insólitas y crea expectativas dentro de la sociedad vasca acerca de este nuevo movimiento.

2º etapa: La espiral. 1964-1975

            La espiral se formula como estrategia en la IV Asamblea de 1965, a la vez que se profundiza en tesis anticolonialistas y tercermundistas. Se busca provocar al sistema, para que el aparato represivo golpee a las masas, en las cuales se desatará el pánico, pero después la rebeldía. Entraríamos entonces en una lucha dialéctica entre Estado y la organización armada, apoyada por la población, que se tornaría cada vez más violenta en la que los dos buscarían exterminar al enemigo[6]. Las acciones para desembocar llegan a partir de 1967, y sobre todo en 1968, cuando se asesina al inspector Melitón Manzanas, con fama de torturador. También se intenta provocar la espiral en el mundo obrero, pero ETA falla en el intento de nacionalizar ese movimiento. Sin embargo, existe una cierta colaboración entre el movimiento obrero y ETA, y la cuestión nacionalista va a ser tenida en cuenta por las organizaciones obreras, así como por los partidos políticos como PSOE o PNV[7].

            En aquella misma IV Asamblea, Zalbide, que queda como uno de los líderes, fundamenta la diferencia entre autodeterminación como derecho natural y la independencia, a decisión de la población. Esta etapa también es caracterizada por las disensiones internas. En la V Asamblea de 1966, es expulsado el Frente Obrero, liderado por Iturrioz, que había quedado como cabeza visible de ETA tras la detención de Zalbide. El desencadenante es la participación del Frente Obrero de Iturrioz en las elecciones sindicales de 1966, con lo que son acusados de españoles y comunistas. Tras su marcha, darán en llamarse ETA Berri (nueva ETA) orientándose hacia el comunismo. En la segunda parte de la V Asamblea, en 1967, va a abandonar otro grupo, los etnolingüistas de Txillardegui. Así pues, ETA continua profundizando en las tesis tercermundistas, con Argelia, Mao o Vietnam como referentes, a la vez que llegan los ecos de Mayo del 68 y de las revueltas sociales. Por último, en esta V Asamblea, ETA se constituye en 4 frentes: Político, económico, militar y cultural. Sin embargo, proseguirán las tensiones entre los sectores más nacionalistas y los sectores obreros[8].

Foto realizada en los aledaños del Proceso de Burgos

            La represión golpea a ETA tras el asesinato de Manzanas. El Estado recupera el Artículo 2º sobre la Ley de Bandidaje y Terrorismo, sucediéndose las detenciones y encarcelaciones, y los líderes deben exiliarse para burlar a la Policía. La banda queda en nuevas manos, las del grupo de los vizcaínos. A todo esto hay que sumar las enquistadas disensiones internas. ETA aparece dividida en la VI Asamblea de 1970, donde conviven dos organizaciones que reivindican el nombre de ETA. Una que se da en llamar ETA V, que es la que perdura, y la llamada ETA VI que abandona en 1971 y que ahonda en el trotskismo abandonando la lucha armada. También abandonan los grupos conocidos como Células Rojas, que se habían instituido en el exilio[9].

Sin embargo va a ser el franquismo el que nuevamente de la razón de ser a ETA, en este caso con el Proceso de Burgos. Pese a que los imputados son miembros de ETA VI, va a ser ETA V (quien en adelante llamaremos ETA a secas), la que recoja la legitimación. Este proceso oculta las diferencias y salen reforzados ante la opinión vasca, que ve a los activistas como héroes, gudaris, así como sobre todo ante la opinión internacional, quienes les ven como valerosos antifranquistas. El régimen, que había preparado un gran juicio con fuegos de artificio para demostrar su fuerza, consigue sin embargo que la organización vasca cobre fuerza. ETA profundiza en su pensamiento de Euskadi como país ocupado, equiparándose a los países del tercer mundo, por lo que es necesaria la lucha armada para sacudirse el yugo franquista. La violencia se considera el medio para alcanzar sus objetivos, pero también como un fin en sí misma.

            ETA refuerza su organización con la entrada de EGI-Batasuna en 1972, y se mantiene la formula de la espiral. Sin embargo, en estos primeros años de los 70, se va alejando del movimiento obrero, al que no consigue incorporar a la lucha armada, que pasa por una crisis organizativa entre CCOO y Comités. Esto le hace virar y proponer su propia organización obrera, LAB, en 1974. Organización que debía recoger a los trabajadores de clase y abertzales, con ETA como referente. Sin embargo, fracasan en su intento de provocar una espiral obrera, ya que no hay acción militar directamente relacionada con el movimiento obrero. Los obreros son solidarios con ETA, pero luchan por cosas diferentes. Hay muestras de solidaridad en el Proceso de Burgos, pero obedecen únicamente a la lógica antifranquista[10].

Cómo quedo el coche tras el atentado a Carrero Blanco

    

ETA supera la crisis de los 70, y con el atentado de Carrero Blanco en 1973 consigue sus mayores cuotas de protagonismo y popularidad. Sin embargo, se avista el fin de la dictadura y en ETA se vuelven a proponer dos caminos. La dirección y la mayoría de los militantes quieren convertirla en una organización política militar situada en la izquierda abertzale, que movilice a las masas pero sin olvidar la acción armada, por lo que devienen en ETA político militar. Por otro lado, queda la minoría, que ya llevan tiempo actuando autónomamente, que abogan por el nacionalismo a ultranza y desean una organización militar rígida, separada estrictamente del aparato político. Estos van a ser conocidos como ETA militar, que llega hasta hoy en día.[11]

3ª etapa: La negociación: 1974-80´s:

            En 1974, ETA propone la alternativa KAS, en la que formulan una serie de exigencias que llevarían al alto el fuego. En ella se pide la amnistía para presos de ETA, así como derechos y libertades democráticas en Euskadi entre otras. ETA propone negociar con el Estado para que se acepte KAS, y luego intentar por unos medios pacíficos el lograr un Estado vasco, independiente y socialista[12]. Sin embargo, la banda vasca mira a la futura democracia con recelo. La evolución de los años 1975 y 1976 es desfavorable a ETA. Pese a la efervescencia social que se palpa en Euskadi, y en el resto de España con otras organizaciones terroristas, quedan fuera del juego de la Transición, y pese al rechazo, o más bien la inhibición respecto a la Constitución en Euskadi, son los partidos moderados como PSOE o PNV, los que salen reforzados y se cargan de legitimidad. ETA incrementa sus acciones en el periodo 1978-80 para obtener un marco político en que la negociación sea favorable. Sin embargo, el Estado democrático está mucho más legitimado que el franquismo, y puede utilizar la violencia discriminadamente para socavar las bases del nacionalismo armado, aunque recurra en ocasiones a la guerra sucia. Asimismo, convierte a ETA en problema de la población, por lo que la banda va a perder el apoyo popular. El gobierno vasco se ve como fuente de legitimidad, por lo que ETA va perdiéndola poco a poco.

            ETA que se había separado en 1974, vive en estos años sus momentos de mayor actividad. ETA pm, sin embargo ve cómo los comandos especiales, Bereziak, se escinden y vuelven a ETA militar, que ante las caídas y defecciones de los poli milis,  recoge la legitimidad histórica. Su estructura cerrada y mejor organizada la hace más inaccesible a la policía, mientras que ETA pm desaparece. Desde 1978 se incorpora una nueva cúpula con personajes como Josu Ternera o Pakito, que llega hasta 1992, cuando ETA empieza a declinar. En esta división entre ETA m y ETA pm, vemos la primera división por cuestiones estratégicas. Ya no son diferencias ideológicas como antaño, sino que el problema está en la participación en la vida política. ETA empieza a perder su carga ideológica, pese a que mantiene la retórica marxista, y la concepción de Euskadi como territorio colonial de España[13].

            En los 80, el Estatuto de Euskadi es por fin una realidad. La gente aprueba sus nuevas cuotas de autogobierno mientras ETA queda cada vez más desplazada y como organización puramente militar. Pese a que se mantiene la alternativa KAS, y todo el entramado abertzale dentro de la esfera etarra, la banda queda como células independientes que golpean seriamente. La acción de grupos como los GAL en los años 80, van a repercutir en su organización interna, pero esa guerra sucia, orquestada por la policía y miembros del PSOE, les da un respiro al provocar precisamente una mayor identificación a su causa, pero sin llegar nunca a las cuotas de movilización del franquismo. ETA empezará a declinar definitivamente a partir de los 90, con un ciclo recurrente de altos el fuego y vuelta a la actividad. Sufre el mismo proceso que la RAF en Alemania, al intentar enfrentarse a una democracia como si se tratase de una nueva dictadura. La democracia, con una legitimación en aumento, hizo la suya una guerra privada contra la banda terrorista.

 


[1] Ibarra Güell, P. La evolución estratégica de ETA. Kriselu, Donostia, 1989. Pág. 10

[2] Elorza, A. (coord.) La historia de ETA. Temas de hoy, Madrid, 2000. Pág. 211

[3] Ibarra Güell, P. Op. Cit. Pág. 53-56

[4] Garmendia, J. M. Op. Cit. Pág. 177-187

[5] Ibarra Güell, P. Op. Cit. Pág. 57-66

[6] Ibidem. Pág. 68-74

[7] Ibidem. Pág. 86-91

[8] Elorza, A. (coord.) Op. Cit. Pág, 240-242

[9] González Calleja, E. Op. Cit. Pág. 116-118.

[10] Ibarra Güell, P. Op. Cit. Pág. 75

[11] Fernández Soldevilla, G. “Ya no es todo blanco o negro. ETA, la izquierda abertzale y el cambio político en España (1974-1977)” en Novísima: II Congreso Internacional de Historia de nuestro tiempo. 2010

[12] Ibarra Güell, P. Op. Cit. Pág. 111

[13] Ibarra Güell, P. Op. Cit. Pág. 123-146

Anuncios
  1. Felipe
    enero 30, 2013 en 8:50 pm

    Hola. Estoy buscando algún libro bueno y riguroso sobre la historia de ETA. Me preguntaba si podrías recomendarme alguno. Un saludo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: