Inicio > Artes, Historia Contemporánea, Historia cultural, Historia de América, Historiadores, Patrimonio histórico y cultural, Republicana, Sudamérica > La cultura como arma de poder. Historia de la política cultural en Latino América.

La cultura como arma de poder. Historia de la política cultural en Latino América.


Estadio Maracaná durante un partido.

1. La cultura occidental y la hegemonía de las élites.

Toda cultura está abierta a influencias porque es un fenómeno social y fruto de la interacción humana. No obstante imaginemos qué pasaría si dos sectores de la misma sociedad vivieran espalda con espalda; de modo que cada uno de ellos cultivara valores y costumbres bastante diferentes por el simple hecho de pertenecer a clases sociales bien diferenciadas ¿Qué consecuencias tendría en ese escenario que uno de esos sectores fuera minoritario y además acaparase la mayor parte de la riqueza y el poder para sí mismo? Si añadimos a esta receta el hecho de tener una burguesía con raíces eminentemente foráneas, nos encontraríamos ante el fenómeno cultural latinoamericano que se reafirmó tras las independencias.

Donde la calidad de la democracia no ha tenido una larga tradición, a menudo quien poseía la riqueza contaba a su vez con el poder de mando. Los sectores más pudientes del centro y sur de América valoraban como ideales a seguir los patrones culturales europeos (y con el paso del s. XX también de Norte América).

Un ejemplo de gran trascendencia de alguna de estas políticas culturales occidentalistas se dio en el país del Río de la Plata:  Juan Bautista Alberdi fue el autor intelectual de la constitución Argentina de 1853. Una de sus obras donde es más patente su idea de sociedad y el valor por lo europeo son Bases y puntos de partida para la organización política de la República de Argentina (1852) 2 y por lo tanto influiría enormemente en la redacción constitucional de la nación argentina:

Artículo 25: El Gobierno federal fomentará la inmigración europea; y no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias, e introducir y enseñar las ciencias y las artes.

Inmigrantes gallegos desembarcando en Argentina en 1910. Fuente: emigrantesgallegos.com

Estos principios facilitarían enormemente los flujos inmigratorios europeos a Argentina en la segunda mitad del XIX y principios del XX. El fin entre otros de expandir la cultura y los valores occidentales en el país por medio de un reemplazo demográfico y negando la riqueza cultural mestiza de los sectores populares nativos.

2. La cultura popular y la búsqueda de una identidad nacional.

Durante la época de los primeros populismos latinoamericanos a mediados del s. XX, la política cultural experimentará un proceso de cambio para adaptarse a la nueva realidad socio-política de la época. El concepto de cultura se verá ampliado posibilitando un impulso de la cultura popular (y ya no solo de las bellas artes). Durante esta época se asume el patrimonio no solo como algo físico, si no también como un valor intangible y social. Los primeros gobiernos populistas a menudo desembocaron en autoritarios. Con el afán de armonizar las clases sociales para construir una identidad común; el estado intentó forjar una cultura nacional potenciando las manifestaciones de masas.

Para explicar el próximo ejemplo tendremos que navegar por los caudales históricos del Amazonas. El caso brasileño fue encarnado por Getulio Vargas, presidente de la república brasileña y del “Estado Novo” (1937-1945). Según Getulio Vargas, la cultura popular fue una combinación activa de ingredientes de las culturas india, africana y europea en un cocktail latino-americano único. El político brasileño pretendía atraerse los sectores populares reglamentando los desfiles de las escuelas de samba y de este modo posibilitar la aparición de una identidad nacional que se relacionara con el estado. La industrialización del Brasil trajo consigo que una danza afroamericana fruto de la inmigración se convirtiera en uno de los bailes de salón de todo el mundo gracias a la gran difusión del carnaval de Río de Janeiro.

Sambódromo de Río de Janeiro. Fuente: urbanity.es

Durante su gobierno también se construyó el estadio de fútbol de Maracaná que sigue el hilo de estas políticas y fue durante mucho tiempo el estadio de fútbol más grande del mundo. Tal es el legado de Getulio Vargas que hoy en día: samba, carnaval y fútbol, son las dos grandes enseñas culturales y el gran orgullo de los brasileños.

Anuncios
  1. historiadorhistrionico
    marzo 30, 2011 en 12:47 pm

    Muy interesante el artículo. De todas formas, pese a la crítica que se realiza aquí a América Latina, no sería muy descabellado hablar de que detrás de toda Política Cultural hay una intención, normalmente de legitimación del poder. Unas veces esto es más Orwellesco, permítaseme la expresión, y, otras veces, mucho más sutil, como en Occidente.

  2. Memorant
    marzo 30, 2011 en 2:43 pm

    Comparto tu opinión, Edu. Todo gobierno diseña su política cultural en torno a sus intereses y de forma que se posibilite un modelo de “ciudadano ideal” acorde con el estado. He explicado el caso de Latino América concretamente porque he adaptado un trabajo de la universidad para crear este artículo. Otro día si queréis os puedo hablar de la política cultural latino-americana en las últimas décadas y la actualidad. 😉

    ¡Abrazos histéricos!

  3. Miguel Eliguieta
    abril 6, 2011 en 6:48 pm

    Me parece interesante tomar la politicas culturales en America Latina las recientes y las actuales.En tanto es en el espacio simbolico, donde se dirimen, los grandes cambios sociales.Por otra parte en America Latina , el campo de la cultura popular ha sido el refugio para poder resisitir las distintas presiones coloniales ayer como hoy y tener cierta autonomia para poder elaborar estrategias de lucha contra la opresion y la modelacion social que instauran los grandes medios a traves de lo consumos culturales masivos. Un saludo de al sur del sur.miguel

    • Memorant
      abril 8, 2011 en 11:12 pm

      Bienvenido Miguel. Gracias por tu aportación y señalar el valor de la cultura popular en América Latina, una de las áreas con más diversidad y que mejor ha sabido conservar y extender su folklore e identidad. Pronto estará preparada la continuación del artículo con el resumen de las políticas más recientes.

      Best regards from the north!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: