Algo va mal


Es difícil para un joven hacerse a la idea de que las cosas no siempre fueron así, que antes la gente se movilizaba, que los unos se preocupaban por los otros, y que todo iba a mejor. Nosotros hemos nacido en la burbuja de la “comodidad a crédito”, en el individualismo y en las crisis cíclicas  y pensamos que siempre fue así.

Nuestro mundo ha cambiado o al menos no es el mismo que el  de hace 30 años. ¿Qué hemos perdido? ¿Qué tenemos ahora? ¿Qué nos depara el futuro? Estas preguntas han sido respondidas por el difunto historiador europeo Tony Judt en su nuevo libro “Algo va Mal”, considerado su testamento político.

Tony Judt recorre los cambios en las sociedades occidentales desde la Segunda Guerra Mundial enfatizando en la creación de un nuevo modelo, el modelo del Estado Social, su desarrollo con gobiernos socialdemócratas y  la pérdida de fe en el sistema con el consiguiente desmantelamiento de lo público por los neoconservadores y el tenebroso futuro que nos depara si no sabemos volver al modelo público.

La credibilidad del libro se fundamenta en el panorama privilegiado que tuvo el autor para observar estos acontecimientos clave. Los lectores tenemos el privilegio de leer una voz que con algo de ansiedad, debido a su enfermedad degenerativa, nos llama a cambiar las cosas desde el compromiso político. Los apolíticos, y no los neoliberales,  son los verdaderos apoyos de este sistema conformista a las desigualdades.

Este libro reivindica un nuevo “consenso socialdemócrata” como el que se realizó después de la Segunda Guerra Mundial entre las diferentes fuerzas políticas. Este consenso estriba  en la idea de crear progreso, movilidad social y altas cotas de participación y que en palabras de Ralf Dahrendorf supuso  “el mayor progreso que la historia ha visto hasta el momento”. En la Europa occidental la izquierda democrática labró una alternativa entre el capitalismo y comunismo; Los socialdemócratas potenciaban la economía social mientras defendían a la democracia, esto supuso que millones de europeos depositasen la confianza en los PSD, sin embargo con la caída de la Unión Soviética esta idea pierde fuelle.

Ahora Tony Judt se encarga de armar esta alternativa otorgándole un nuevo relato; Si ayer era la defensa de la democracia y el Estado Social lo que movía a las masas a votar  puño y  rosa hoy debe ser la defensa de lo que todavía conservamos (Servicios sociales) y lo que debemos recuperar (Un Estado fuerte, una Sociedad Civil cohesionada, estabilidad en el empleo y economía productiva). Para lograr todo ello debemos superar el coto del Estado-Nación e hilvanar una política que responda globalmente a los problemas globales.

La socialdemocracia nos habla con la credibilidad de una ideología que era idealismo en el XIX, un desafío radical a principios del XX y una realidad cotidiana en los años 60. Es por eso por lo que los jóvenes debemos prescindir de la retórica de las izquierdas maximalistas y abrazar la práctica de la izquierda que ha dado más frutos a las masas populares; La izquierda socialdemócrata.  

 

Anuncios
  1. blademanu
    marzo 23, 2011 en 10:34 pm

    Es algo parecido a lo que reivindica Paramio en su libro “La socialdemocracia”. No dejemos de leer a estos autores. Ahora bien, aunque pueden llevar razón: ¿quién se atreve a darle un voto de confianza a la izquierda cuando toda Europa se viste de azul, dimite el presidente portugués, tiembla Irlanda, tirita Grecia y quién te dice que Zapatero no ponga pies en polvorosa antes de mayo…? Miedo de que Cospedal caiga en La-Mancha, miedo!

  2. rojojse
    marzo 28, 2011 en 10:08 am

    Hola Manu! La pregunta que haces es muy pertinente (Veo que el golpe que te diste no te ha supuesto una pérdida importante de neuronas XD) Los que votaremos a la izquierda somos muchos que vamos a plantar cara a los desmanes del capitalismo paleoliberal, para Castilla la Mancha y para toda Europa la mejor forma de plantar cara es apostando por los partidos socialdemócratas porque mientras otras izquierdas estaban durmiendo con ensoñaciones en el Este nosotros hicimos nuestro sueño realidad en el oeste de Europa y… ¿Quién mejor para defender el Estado Social que los creadores de este modelo?
    Un abrazo : P

  3. justicia electoral ya
    mayo 3, 2011 en 6:13 pm

    la socialdemocracia en España y en Europa se ha bajado los pantalones con la crisis (y perdonadme esta forma de hablar, es por crear debate xD)han llevado a cabo las mismas medidas que hubiera llevado el PP. Curiosamente la crisis del capitalismo trae consigo que Europa se vista de azul como bien habeis comentado.

    Voy a hacer de abogado de esa “izquierda maximalista”, ya sé lo qu direis, que si está superada, que si velamos por el cadáver de Marx etc etc no hace falta que comenteis todo eso que bastante lo escucho ya xD
    Me da igual Marx. Vivimos en un mundo que crea mil millones de hambrientos. Eso es lo que me importa. El capitalismo es criminal (sí, ya vuelvo a la retórica de siempre, sí pero crea riqueza y es lo que hace que vivamos bien..) pues me da igual, no lo quiero, lo cambiaría por u mundo más justo. Reformar el capitalismo no es posible, intentar paliarlo lleva a que en esta crisis hayan ganado quien la provocaron
    solo en posiciones maximalistas irrenunciables podemos arrancar cachitos de derechos
    este 1º de Mayo en ciudad real se han manifestado cuatro gatos, yo entre ellos, no nos movilizamos y es lo que hace falta, la socialdemocracia es muy blanda y como es la única que tiene posibilidad de ganar en España, a mi juicio acaba siendo prepotente (“somos los únicos que podemos hacer algún gestillo de izquierda, no tires tu voto optando por otros…”) no sigo que ya es demasiado largo, el tema da para mucho

  4. Adam Przeworski
    mayo 15, 2011 en 10:38 am

    Perdona Antonio ¿¿Prepotente la Socialdemocracia!? Si hablas de prepotencia has de referirte a lo que pasa en Cuba; donde la prepotencia de los Castro no permite que otros partidos, como el socialdemócrata, se puedan enfrentar al partido oficialista y ahora no me vengas con la cantinela de que en Cuba se presentan las personas y que la mayoría de la (inservible) Asamblea Nacional Cubana está formada por no comunistas. (Ahora supongo que hablaremos de la Ley D´hont en España, ya sabes mi opinión al respecto)
    Precisamente en este artículo se quiere resaltar la validez de la alternativa socialdemócrata contra una Europa dominada de azul y un mundo que genera 1000 millones de pobres. Tony Judt realiza un alegato a la recuperación de la mejor socialdemocracia como cortafuegos a la extrema-derecha que avanza, desterrando el socialiberalismo de los partidos de tradición obrera.
    El comunismo no es el único que se preocupa por la pobreza del mundo y el único que tiene la llave para paliarla. No hay nada más que ver cómo el desarrollo actual de América Latina no responde a un modelo centralizado. Con esto no quiero decir que no tengáis nada qué decir para la resolución definitiva de estos problemas pero siempre que reconozcáis que existen otras vías (Más o menos eficaces) que también pueden coadyuvar a la eliminación de la pobreza.
    El socialiberalismo se ha bajado los pantalones, la socialdemocracia los volverá a poner en su sitio; es lo bueno de tener unos pantalones con la tela de millones de personas.
    No me gusta el término “maximalista” ya que me recuerda a tiempos y a ideologías que querían eliminar la dominación del “hombre contra el hombre” y, por ser maximalistas, crearon la dominación del “Estado contra el hombre”.
    Si quieres luego seguimos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: