Inicio > Actualidad, Europa, Hª Contemp. España > Conferencia 23-F. Profesor Pinilla

Conferencia 23-F. Profesor Pinilla


Aquí os dejo un comentario crítico acerca de la Conferencia impartida por el profesor Pinilla en la UCLM acerca del 23-F

Comenzó el profesor Pinilla la conferencia introduciéndonos en el contexto que rodeó al golpe de estado de 1981 protagonizado por Tejero. Es imprescindible comprender la crisis que se estaba manifestando ya desde 1980 en España  porque en ella reside la clave de dicho acontecimiento, ya que se estaban buscando soluciones para combatir la mencionada situación.

                El contexto  económico que se está dando en 1980 es decadente y está pasando factura en el descontento y desencanto de la población española, por ejemplo hay un alto nivel de paro, un gran déficit público, etc. Por otro lado, el terrorismo de ETA es cada vez más brutal, produciéndose diversos atentados, lo que alimentaba también a un crecimiento del malestar militar involucionista y, en gran medida, nostálgico de la época franquista. Otra causa de este crecimiento del malestar entre el sector militar se da desde que Adolfo Suárez legaliza el Partido Comunista Español (PCE), en 1977.

                Además, Suárez estaba cada vez más aislado en la Moncloa, lo que supuso un progresivo desmoronamiento del gobierno y una pérdida de fuerza por su parte.

 

                Para combatir los efectos de esta crisis se ofrecieron tres tipos de soluciones diferentes, que el profesor Pinilla denominó también “vías o caminos”, y que nos acercan a la motivación que guió a los golpistas. Estas tres vías deben, además, compararse entre sí para comprender la consecuencia final. Estos caminos que ofrecían diferentes soluciones discutían tanto la continuidad del sistema español del momento como la continuidad de Adolfo Suárez en el gobierno. La pregunta era entonces ¿Por quién sustituirlo? A esta cuestión se ofrecían diversas respuestas. Podría sustituirse por una figura prestigiosa como algún alto cargo militar, un intelectual…que presidiera un gobierno de concentración. La figura del rey Juan Carlos también se ofrecía como posible variable, siempre y cuando se respetase la Constitución de 1978.

                En definitiva, las soluciones serán un jardín de senderos que se bifurcan y ahí residen las claves que desvelan la motivación que guió el intento de golpe de estado.

 

                Las tres vías citadas anteriormente que ofrecen diferentes soluciones son:

 

  1. Militares duros junto con los políticos más nostálgicos del franquismo.

 

Este sector opina que Suárez es un desastre y la Constitución una traición al 18 de julio; no querían un gobierno de concentración, pues desde su perspectiva era lo que había provocado la desastrosa situación en la que se veía inmersa España. Para ellos la figura del rey como posible dirigente es un sujeto negociable. Les había traicionado al permitir la instauración de la democracia en España, pero a su vez es capitán de los ejércitos españoles y heredero de Franco, por lo que se le respeta, pudiendo convertirse en soberano si asumiese las condiciones que se le impusiesen, como rechazar la Constitución y que Suárez saliese del gobierno.

 

  1. Solución constitucional.

 

Esta vía era aceptada por buena parte de los políticos. Están de acuerdo en que Suárez debe ser sustituido, pero sin que atente contra la Constitución del 78, cabe entonces la posibilidad de se implante un gobierno de concentración, al frente del cual podría estar el rey o una figura que no atentase contra la Constitución, como se ha dicho anteriormente.

 

  1. Alfonso Armada.

 

Admite que Suárez es un desastre y que debe salir del gobierno, aceptando, además, que para sustituirlo se debe contar con el rey. Para él lo más adecuado sería formar un gobierno de concentración, incluidos socialistas y comunistas, “haciendo un sacrificio” al proponerse a sí mismo como posible presidente.

 

 

                Es fácil comprobar que lo que las tres vías tienen en común es el rechazo a Suárez. El 29 de Enero de 1981 este mismo dimite, produciendo a su vez un halo de incertidumbre en los golpistas, que tienen que reorientar sus objetivos. Por otra parte se propone como candidato a la presidencia a Calvo Sotelo, pero no hay mayoría en la votación para la investidura del mismo; para contentar a Armada al no ser elegido candidato para la presidencia se le nombra segundo Jefe Militar del Ejército (JEME), lo que hará entonces Armada es presionar para abrirse camino en su propuesta del modelo de concentración.

                El golpe se había organizado en cuatro puntos básicos para después desarrollarse plenamente:

 

–          Asalto al Congreso de los diputados.

–          Ocupación de Valencia.

–          Ocupación de Madrid.

–          Presión de Armada sobre el rey.

 

 

Este esquema de actuación se desbarata, en primer lugar, por el problema que surge al no poderse comunicar Armada con la Zarzuela. La Brunete había llamado para saber si Armada estaba allí, a lo que Sabino Fernández contestó con la ya conocida frase “ni está, ni se le espera”. Armada seguirá presionando aún en las primeras horas del golpe para que le dejen proponer a Tejero el gobierno de concentración. Sabino Fernández, finalmente, le dirá que es libre de ir, que lo haga si quiere, pero que no diga que va en nombre del rey porque este no puede decir “sí” o “no” ante tal situación, pues había rehenes y Tejero ya se había ocupado de separar en diferentes salas a algunas figuras políticas como Carrillo. Además también le recuerda que no lo hace como un sacrificio, sino en provecho propio. Está claro que lo que pretendía Armada era auparse a sí mismo.

 

Entre las 00:00 y la 01:00 de la madrugada, Alfonso Armada le propone a Tejero la idea de crear un gobierno de concentración, pero Tejero se cierra en banda a la propuesta, pronunciando entonces otra de las célebres frases de aquel día: “yo no he asaltado el Congreso para esto”. Tejero es un militar duro y, por tanto, no admite que Armada contemple la Constitución, lo que él pretende instaurar es una junta militar, pero como sabemos, por suerte no lo consigue. Sobre esta hora el golpe ya está prácticamente perdido, se consigue parar. Por último, la tranquilidad vuelve al dar el rey un discurso retransmitido en televisión, lo cual es ya una señal inequívoca del fracaso del golpe.

 

Hasta aquí se ha resumido lo tratado y expuesto por el profesor Pinilla en la conferencia del 22 de febrero, sin duda nos ofreció una interesante charla, además de ilustrativa. Aun así, me hubiese gustado que se hubiesen tratado otros temas como la respuesta ciudadana ante el acto. Después de haber asistido a la conferencia, el interés por la temática me ha llevado a consultar varias obras generales de historia de España así como del periodo de transición. Según he visto, en varias de estas obras no se han dedicado capítulos extensos que hablasen específicamente de dicho acontecimiento, pues para analizar la transición española hacia la democracia suele dividirse la obra en apartados más generales, como la economía o las elecciones, incluyendo el tema referente al golpe en algún epígrafe dentro de algún capítulo, casi siempre relacionado con la acción sindical y la terrorista.

Me ha parecido cuanto menos curioso que haya obras sobre la historia de España que traten el tema en no más de diez líneas y que además ofrezcan visiones tan cerradas sobre las motivaciones del golpe como la de Breve historia de España de Fernando García de Cortázar y José Manuel González Vesga, autores que parecen exponer como principal y prácticamente única motivación el elemento de ETA. También consulté la obra de Javier Tusell y Álvaro Soto, Historia de la transición 1975-1986, en la que también aparece tratado el tema del 23-F en un capítulo titulado “Conflictividad social y transición sindical”, efectivamente en él se habla de las acciones de ETA, GRAPO…, así como de las actividades desempeñadas por sindicatos como CCOO, y el golpe aparece íntimamente relacionado con las acciones de ETA, sin mencionar otros posibles factores, en mi opinión más importantes, como la crisis económica, la nostalgia hacia época franquista, etc. Ciertamente, el factor ETA estaba presente entre las motivaciones del golpe, pero tampoco debemos olvidar el sentimiento nostálgico de la época franquista que se asentaba entre los militares y ciertos sectores de la población, así como la situación de crisis económica que estaban observando en España. Puede que los golpistas utilizasen el elemento ETA como un punto más para justificar su actuación, pero desde luego no creo que fuese el empuje clave que motivase el golpe.

En cuanto a la respuesta ciudadana, el sentimiento que más se dejó sentir fue el miedo. El franquismo estaba muy reciente en la mente de la población española, la represión, el exilio…Poca gente salió a la calle, lo cual no quiere decir que no saliese nadie, por supuesto hubo falangistas que salieron, estos con más motivo; pero también salieron a la calle personas que defendían la democracia, como comunistas, socialistas… Se sabe que muchos ayuntamientos con partidos socialistas y de izquierda en el poder pasaron la noche abiertos, con los militantes de los partidos dentro, atentos a lo que pudiera pasar en el peor de los casos, que el golpe triunfara.

En Puertollano, según he podido comprobar en la obra del profesor Modesto Arias, Puertollano durante la transición democrática (1973-1983), hubo tranquilidad, los ciudadanos apenas salieron de casa, permaneciendo atentos a cualquier noticia nueva que pudiese llegar. Eso sí, el alcalde, así como varios concejales socialistas y comunistas, pasaron la noche en el Ayuntamiento, haciéndose presentes también durante algún tiempo varios de UCD. En países extranjeros como Alemania, donde había un gran número de población española, la  noticia de que en España se estaba produciendo un golpe de estado produjo la misma sensación de miedo, sumado esto también al desasosiego que suponía la distancia. Por otro lado, muchas personas procedieron a la quema de documentos que pudiesen comprometerlos en caso de que el golpe de estado triunfara. Este miedo por parte de la población se debe en gran medida, como se ha dicho anteriormente, a lo reciente y cercano que estaba aún el franquismo y al factor ejército. Este ejército español estaba muy ligado todavía al régimen, la mayoría de altos cargos habían participado y apoyado a este y estaban descontentos con la posición que la instauración de la democracia les había proporcionado.

Por último señalar que a los pocos que fueron juzgados de todos aquellos que participaron en el golpe se les perdonaron condenas de incluso treinta años, concediéndoles indultos, como es el caso de Armada. Teniendo en cuenta que realizaron un acto contra el Estado y la Constitución, ¿por qué se les ha perdonado con tanta facilidad? ¿acaso no realizaron un acto terrorista?

Anuncios
  1. Juan
    marzo 20, 2011 en 10:32 pm

    Hola a todos. Sólo recordaros que la conferencia fue organizada por AJHISCAM, ya que no se hace referencia a ello en ninguna parte.

    Saludos, y enhorabuena por el blog!

  2. gueb16
    marzo 25, 2011 en 4:03 pm

    Mil perdones, lo modificaré para que aparezca la información. Un saludo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: