Inicio > Biografías, Hª Contemp. España, Política > Vida y tiempo de Manuel Azaña: 1880-1940

Vida y tiempo de Manuel Azaña: 1880-1940


Cuenta Santos Juliá que fue a Ramón Carande al primero que oyó hablar de Azaña como un personaje de verdad, no como el demonio que se encargo de fabricar el franquismo cuando no lo envió a un directo olvido del que parece salir poco a poco. Mis primeros contactos con Azaña son aquellos en los que recuerdo un difuso pensamiento de él como Presidente de aquella República que no terminó de arrancar, de un político olvidado por los avatares de la historia. Santos Juliá ha vuelto a rescatar su figura con una biografía a la altura del protagonista.

El autor realiza un recorrido por la vida de Azaña, desde su infancia en Alcalá, desgarrada por la muerte prematura de sus padres. Su paso por el Escorial, cuando empezó a dudar precisamente de sus creencias, pero aprendió a respetar las creencias religiosas. Su juventud que le acerca a Madrid, en especial al Ateneo y al Reformismo, con breves parentesis donde descubre Francia y la Gran Guerra. Sus inicios en política, con el Partido Reformista de Melquiades Alvárez y el nuevo desgarro que produce en él el golpe de Primo de Rivera en 1923. Pero también la dulzura que supone su matrimonio con Lola. La lucha interior a base de artículos y periódicos hasta que su sueño cristaliza en la República, de la que será primero ministro, luego Presidente del Consejo y en 1936 será Presidente de la República.

Como vemos no es solo un recorrido por la figura de Azaña, sino también por 60 años de Historia en España. Recorrido por la Restauración, de como se va muriendo por dentro hasta su degeneración máxima que ocurre con la Dictadura de Primo. El breve destello de la República, que se ve truncada con la Guerra Civil y que Azaña vivirá en primera persona. Que mejor personaje para ser el hilo conductor de estos años que don Manuel Azaña.

Se nos presenta a Azaña como un hombre calmado y prudente, con una reflexión siempre por hacer. Con el sueño de la democracia como expresa en uno de sus primeros mitines. ¿Quereis democracia? Pues democracia. Se convierte en Republicano como alternativa seria a los males de España, los cuales diagnostica como nadie. Será la cabeza visible de ese proyecto llamado República, a veces muy a su pesar, pues será el presidente de una minoría que tendrá la labor imposible de unir a las izquierdas, cosa que solo logra en breves espacios de tiempo.

El epílogo lo sabemos todos. Un Presidente en guerra, algo dejado en sus funciones que se recluye en Montserrat. La guerra ha sido un desgarro para él, y en sus escritos deja constancia de que sabe que España no será la misma tras la guerra. Se necesitarán varias generaciones para que esas heridas abiertas suturen de verdad. Luego llegará el exilio, y la inquietud por la querencia del gobierno español de llevarle a Madrid para juzgarlo. No podrán llevarselo, pero si a su cuñado Rivas-Cheriff y parte de su familia. Para él, la muerte llega en 1940, en Noviembre, en la Francia de Vichy. Su figura, poco a poco, recobra su sitio en el lugar inmortal en el que debe estar.

Anuncios
  1. blademanu
    diciembre 28, 2010 en 1:08 pm

    Los historiadores no podremos olvidar la invevitable vinculación entre Julia y Azaña debido a esta biografía y las obras completas que de este publicó aquel. Espero que te haya resultado una lectura refrescante y certera.

    Salut, histérico!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: