Inicio > Actualidad, Ciencia, General, Historia de América, Precolombina > Viajes precolombinos: la mujer que vino de América

Viajes precolombinos: la mujer que vino de América


foto extraída de http://www.descubriramérica.wordpress.com

 

http://www.noticias.lainformación.com // Madrid.- Cinco siglos antes de que Cristóbal Colón pisara por vez primera tierra americana, una mujer amerindia llevada por los vikingos hasta Islandia puso en contacto a europeos y americanos, según un estudio científico que concluye que dicha presencia precolombina en el Viejo Continente tiene además una base genética.

En el estudio, publicado en la revista “American Journal of Physical Anthropology”, han participado investigadores españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de la Universidad de Islandia y de la biofarmacéutica deCODE Genetics, de Reikiavik.

Los investigadores han llegado a tan novedosa e importante conclusión después de analizar la genética de cuatro familias islandesas, de las que hoy forman parte unas ochenta personas. En sus genes, según la investigación, se encontró un linaje de origen amerindio, después de reconstruir sus genealogías hasta cuatro antepasados cercanos al año 1700. Más concretamente, el linaje encontrado, denominado C1e, es mitocondrial, lo que significa que fue introducido en la isla por una mujer.

Hasta ahora, informa el CSIC en una nota, se conocía que los genes de los habitantes de Islandia procedían de los países escandinavos, Escocia e Irlanda, pero no se tenían noticias de que su origen pudiera ser más lejano, al otro lado del océano y mucho antes de que Colón llegara en 1492 al Nuevo Continente.

La idea de que los vikingos, viajeros incansables, llegaron al continente americano siglos antes que Colón, si bien es verdad a tierras más frías, no es una novedad. Restos arqueológicos y narraciones ancestrales así lo atestiguan.

Es el caso del poblado vikingo descubierto en L’Anse aux Meadows, en Terranova, Canadá, o textos medievales islandeses como la “Saga de los groenlandeses” y la de Erik el Rojo, ambas del siglo XIII y en las que se apunta que tan temibles guerreros comenzaron a llegar a los costas americanas a partir del siglo X. “Como la isla quedó prácticamente aislada desde el siglo X -relata el investigador Carles Lalueza-Fox- la hipótesis más factible es que estos genes correspondiesen a una mujer amerindia que fue llevada desde América por los vikingos cerca del año 1000. Curiosamente -insiste- este hecho habría permanecido oculto porque esta mujer era un personaje anónimo”.

Fue hace cuatro años cuando se descubrió que cuatro islandeses, miembros de las familias investigadas, tenían un linaje mitocondrial C, ausente de Europa pero típico de los indígenas americanos y de los habitantes del este de Asia. “Se pensó en un primer momento -continúa Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva, un centro mixto del CSIC y de la Universitat Pompeu Fabra- que procedían de familias asiáticas establecidas recientemente en Islandia”.

Cuando se estudiaron las genealogías familiares “se descubrió que las cuatro familias provenían de cuatro antepasados situados entre 1710 y 1740 y de la misma región del sur de Islandia, cercana al enorme glaciar Vatnajökull”, añade.

Para determinar que esa pequeña parte de los genes del continente americano habrían pasado a Europa, los investigadores, destaca el CSIC, emplearon una base de datos familiares -deCODE- que recoge las genealogías de todos los islandeses y del 80% de todos los que han existido.

Una información que resulta de gran utilidad para el estudio de enfermedades genéticas complejas, advierte el CSIC. “La población islandesa, unas 320.000 personas, es lo suficientemente grande como para que todos los trastornos que afectan a los europeos estén presentes y, al mismo tiempo, lo bastante pequeña para que los científicos puedan controlar la diversidad genética”, destaca el Consejo.

La investigación no se va a quedar ahí, ya que lo que ahora se busca es algún resto precolombino con la misma secuencia genética. “Hasta ahora -comenta Lalueza-Fox- hemos retrocedido hasta principios del siglo XVIII, pero sería interesante poder encontrar un resto más antiguo en Islandia con esta misma secuencia”. “El primer sitio en el que habría que mirar -concluye- sería en la misma región de la que proceden las cuatro familias con el linaje amerindio, ya que, como es lo más lógico, sus antepasados deberían estar enterrados allí”

Anuncios
  1. blademanu
    noviembre 16, 2010 en 8:16 pm

    En el periódico Público (16-XI-2010) se añade…

    “” La otra posibilidad es que la mujer amerindia hubiese llegado a Islandia desde Europa después de 1492, en época poscolombina. Para el investigador del CSIC, es “poco plausible”, debido a la desconexión de la isla del mundo durante aquellos siglos. Para el historiador Ricardo Piqueras, de la Universitat de Barcelona, el rapto de la mujer amerindia alrededor del año 1000 es “una hipótesis muy válida”. Piqueras, ajeno al nuevo estudio y especializado en la historia de América, subraya que “está demostrado que hubo contactos de larga duración entre los vikingos y los amerindios, y en esos contactos hubo mestizaje”.

    A juicio de Piqueras, la opción del rapto es más “real” que un viaje posterior a 1492. “Durante los siglos XV y XVI había amerindios en Europa. Por ejemplo, Pocahontas [la india powatan que inspiró la película de Disney] acabó en Londres en 1616. Pero pocos sobrevivían al choque biológico. Además, Islandia estaba aislada en aquella época, entre otras cosas por un aumento de los hielos que dificultó la navegación”, detalla el historiador. “”

  2. blademanu
    noviembre 16, 2010 en 8:17 pm

    Y en el periódico ABC (16-XI-2010) se aporta otro nuevo matiz, muy a tono con la nueva “historia de género”: LAS MUJERES NO ESCRIBÍAN LA HISTORIA

    “” Desde esa primera mujer han pasado unas 40 generaciones, y en todas nació, al menos, una niña. «Esa mujer tuvo hijas y ese linaje femenino no se ha interrumpido hasta la actualidad. En caso contrario, el ADN mitocondrial no hubiera llegado hasta ahora», apunta el investigador. ¿Pueden existir otras familias en Europa con una antepasada tan exótica? Para Lalueza, «no es descartable, pero sería muy raro, ya que existen decenas de miles de estudios genéticos y no se ha encontrado este linaje en ninguna otra familia». Sería algo muy poco representativo y, de hecho, ya lo es, ya que hasta ahora se han descubierto 80 descendientes en un país de 280.000 habitantes.
    Raptar mujeres
    Imaginar la vida que pudo llevar esa primera mujer «americana» en Europa no es fácil, pero seguramente estaba lejos de ser un cuento de hadas. «La tradición de los vikingos era raptar mujeres en los lugares que conquistaban, algo que también se aprecia genéticamente en la población islandesa, donde hay una proporción bastante elevada de linajes mitocondriales que provienen de las islas británicas».
    Que algo tan impresionante como la primera visita de una mujer amerindia a Europa haya pasado desapercibida no es extraño. «Lamentablemente, las mujeres no escribían la historia», apunta Carles Lalueza. “”

  3. marceloarruda
    enero 25, 2013 en 5:57 pm

    Los contacros entreun continente y otro siempre existieron esto no es nada nuevo pero los academiicos anquilosados een viejas ideas se niegan a reconocerlo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: