Inicio > Artes, Historia del arte > Alexandre Cabanel, “la tradition du beau”

Alexandre Cabanel, “la tradition du beau”


      

Son muchos los artistas los que, por circunstancias diversas, han sido o continúan siendo maltratados  u olvidados por la historiografía.  Esta es la particular historia del francés Alexandre Cabanel.      

Nacido en Montpellier el 27 de Septiembre de 1823 en el seno de una familia humilde,  es hoy el gran atractivo del Musée Fabre de Montpellier, el cual pretende recuperar del olvido su obra a través de una magnífica exposición que dará a conocer 280 piezas entre las que se cuentan tanto lienzos como bocetos, a las que habría que añadir una selección de obras elegidas entre las realizadas por sus más de 600 discípulos.      

Formado en la escuela municipal de diseño de Montpellier y en el taller parisino de François-Édouard Picot,  Cabanel será admitido en el año 1840 en la sección de Pintura de la Escuela de Bellas Artes de la capital francesa.      

En la siguiente imagen observamos el primer autorretrato que realizó el pintor con tan sólo 13 años, en el que sin embargo ya se aprecia esa mirada despierta e inteligente que le caracterizaría.      

       

En 1845 obtendrá el Gran Premio de Roma con su obra “Jesús en el Pretorio”, lo que le permite viajar a Italia (concretamente a la Villa Médicis) bajo la protección de la Academia de Francia. Allí conocerá al famoso coleccionista de arte Alfred Bruyas, de quien realizaría un magnífico retrato al mismo tiempo que recibiría uno de sus primeros grandes encargos.       

       

Será también en Italia donde Cabanel beba, como ya hicieron otros tantos artistas, de la tradición de los grandes maestros de la pintura italiana. En su Ángel Caído realiza un estudio anatómico muy manierista de la figura de Satán, donde abandona la clásica representación de la cohorte de ángeles empujada hacia el Infierno.       

       

En 1852 regresa a París en el apogeo de su carrera artística y se convierte en un renombrado retratista de la nueva aristocracia. Es precisamente en la faceta del retrato femenino donde desplegará todo su potencial, legándonos excelentes retratos como el de Mme Olivia Peyton. Esta relación con la aristocracia le valdrá no pocas críticas a nuestro artista por su escasa sensibilidad sobre la “cuestión social”.       

   

Sin embargo el retrato más trascendental encargado a Cabanel es, sin lugar a dudas, el de Napoléon III. El emperador, que no había quedado satisfecho con el trabajo realizado por Hippolyte Flandrin, contactó con Cabanel para encargarle una nueva “pancarta política”. En lugar de destacar los atributos imperiales como había hecho Flandrin, el de Montpellier optó por dotar a la persona de Napoléon III de una apariencia mucho más civil -y por tanto más cercana al espectador- lo que complació mucho al nuevo soberano de Francia.  

   

Napoleón de Flandrin

Napoleón de Cabanel

 Asimismo pintará su alabada Ruth devenant des champs, un encargo de la emperatriz Eugenia, donde nos muestra a la humilde campesina que se convertiría en la madre del rey David en actitud reflexiva, como si pudiese prefigurar su grandioso destino. 

 

 

En 1863 Cabanel presenta en el Salón de París la que sería su gran obra maestra: El nacimiento de Venus. La mitología se convierte aquí en un pretexto para tratar el desnudo femenino más sensual. Detalles como el tratamiento del cabello de la diosa junto con la finura del dibujo, sumado al exquisito seguimiento de los patrones academicistas, le valieron a Cabanel el primer premio. Mientras el Desayuno en la hierba de su declarado enemigo Manet fue rechazado por su ruptura con los preceptos de la Academia, Napoléon III adquiría la obra ganadora. 

 

  

Esta obra inaugura una nueva etapa en la vida del pintor, ya profesor en la Escuela de Bellas Artes, la cual se hallaba inmersa en un contexto de reforma. Los aspirantes que pretendían ingresar en ella se quejaban del rigor del jurado, que defendía a toda costa las normas academicistas contra los nuevos estilos pujantes. Finalmente Napoléon III permitiría la apertura de un “Salón de Rechazados” en el cual Manet escandalizaría al público con su obra anteriormente citada. 

La producción pictórica de Cabanel no es en absoluto desdeñable en lo que a temática histórico-literaria se refiere. Imbuido del orientalismo de los textos de Victor Hugo, Cabanel recurre a la literatura clásica para tratar la figura de la “mujer fatal”, tan del gusto de los simbolistas. 

 

En la imagen superior podemos ver su obra Fedra, en la que retrata la fatídica escena en la que Fedra decide acabar con su vida tras ser rechazada por su hijastro Hipólito. 

El tema de la muerte aparece igualmente en la Muerte de Francesa de Rimini y Paolo Malatesta. Este suceso real recogido en la Divina Comedia de Dante, inspiró a Cabanel para realizar una estupenda composición que muestra a los amantes trágicamente asesinados por el marido de Francesca. 

 

La última obra del pintor montpelliérain sería su magnífico lienzo Cleopatra  probando los venenos en los condenados a muerte. Cleopatra bella, impasible y cruel, observa acompañada de su esclava los efectos que provocan los diferentes venenos sobre los reos. El exótico escenario nos transporta hacia lugares lejanos, su colorido nos hace vibrar con la tensión de la escena. 

 

Así mismo, Cabanel trabajó durante sus años de madurez como decorador de palacios y edificios civiles. En 1850 se le propuso decorar la antecámara de la sala de fiestas del Hôtel de Ville de París, para la cual recurrió a la iconografía de los doce meses del año. Sin embargo su obra quedaría destruida tras los incendios que sufrió el inmueble como resultado de los sucesos de 1871. 

En el Museo también pueden observarse los cartones preparatorios para la decoración del hotel Pereire de París, igualmente de tema alegórico. En 1870 pintaría el techo del Pabellón de Flora en el Museo del Louvre y en 1874 participaría en la decoración del Panteón con su Historia de San Luis. 

Cabanel murió el 23 de enero de 1889. Pasaría a la historia como un pintor academicista y neoclásico, a pesar de su relativa condescendencia como miembro del jurado respecto a la reforma artística. Su posición intermedia entre el clasicismo imperante y el impulso de los “ismos” lo condenarán al olvido y al desprestigio. Después de casi 6 años de trabajo y estudio, su obra vuelve a brillar en la ciudad que lo vio nacer. 

La exposición podrá visitarse hasta el día 5 de Diciembre. 

¡Saludos histéricos! 

Anuncios
Categorías:Artes, Historia del arte Etiquetas:
  1. Memorant
    septiembre 29, 2010 en 10:40 am

    Que la historiografía no actúe siempre con justicia es una gran verdad. Pero para eso estamos nosotros: intentar mejorar el estudio que nos han legado y acrecentarlo…

    Sin duda tenemos ante nosotros un gran pintor que merece reconocimiento y difusión de su obra. Me ha encantado su pintura (se la ve tan perfecta y pura) y que ya te hayas animado a contarnos algo de Montpi por aquí. 🙂

    ¡Abrazos!

  2. boina0
    octubre 1, 2010 en 10:52 pm

    Félicitations! Estupendo recorrido por la obra de este gran pintor tan desconocido para mi, tan fascinante como la colección de pinturas escogidas, destacando el gusto en lo personal en “El nacimiento de Venus” y “Cleopatra probando los venenos en los condenados a muerte”, bellos colores posados y posados bellos.
    De verdad, encantadora actualización.

    Valete.

  3. blademanu
    octubre 3, 2010 en 1:32 pm

    Muchas gracias por este artículo, Paloma. Los historiadores, aunque suene “demasiado correcto”, estamos para redimir a algunas personas y grupúsculos. En este caso, tú has hecho lo justo con Alexandre Cabanel. Por momentos, tanto por la arco cronológico como por la factura de sus obras, me recordaba al a pintura de Historia española. Un petit bsito!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: