Inicio > Colonial, Curiosidades, Textos originales > Mestizaje en la América Hispánica

Mestizaje en la América Hispánica


El profesor Kagan, al igual que los doctores John H. Elliot o Céspedes Castillo, por citar algunos autores de referencia, hacen hincapié en las diferencias generales entre las dos formas de colonización más extendida. Esto no quiere decir que sea un patrón sin excepciones. Este artículo solo pretende ser una pequeña muestra del variado mestizaje que surgió en la colonización hispana de las Indias en comparación al modelo inglés. De hecho, aún a día de hoy se percibe, entre los habitantes de iberoamérica, la herencia de aquel choque de culturas tan distantes y diferentes.

Los ingleses continuarían practicando los sistemas sociales tradicionales importados de la metrópoli:  la familia al completo se traslada al “Nuevo Mundo” y los hombres mantienen relaciones con “sus” mujeres. Esto dio lugar a un mayor contraste fisiológico entre indígenas y europeos. Los españoles, por su parte, se fundirían en un crisol de genes y cromosomas que daría lugar a muchos tipos diferentes de grupos raciales que recogemos a continuación haciéndonos eco de un texto original del s.XVI:

De español e india nace mestiza. De español y mestiza nace castiza. De español y castiza, española. De español y negra, mulato. De español y morisca, alvino. De español y alvina, ‘torna atrás’. De español y ‘torna atrás’, ‘tente en el aire’. De indio y negra, cambujo. De cambujo e india, lobo. De lobo e india, zambaigo. De mestizo y castiza, chamizo. De mestizo e india, coyote.

Ajofrín, 1959, I, 66


El acercamiento entre ambas sociedades tenía un objetivo último. Los RR.CCmandaron a Nicolás de Ovando que procurase que algunos cristianos se casen con algunas mujeres indias, y las mujeres cristianas con algunos indios, porque los unos e los otros se comuniquen y enseñen, para ser doctrinados en las cosas de nuestra Santa Fe Católica, y asímismo, como labren sus heredades y entiendan en sus haciendas, y se hagan los dichos indios e indias hombres y mujeres de razón”.

Al principio no hubo mayores reticencias por parte masculina a juntarse con mujeres indígenas, pero con el paso del tiempo, parece ser, este acto suponía una pérdida de prestigio que no todos estaban dispuestos a asumir. Así se fue consolidando un sector típicamente hispánico, pero desarraigado de la metrópoli, que sería el principal impulsor de las revueltas de mediados del s.XVIII, pero esa es una historia que ha de ser contada en otro momento.

Más información, pinchad aquí.

  1. junio 29, 2013 de 10:07 am

    Fabulous, what a weblog it is! This blog provides valuable data to us, keep it up.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: