Inicio > Rincón del Relato > Rincón del relato: “El resurgir de un pueblo”

Rincón del relato: “El resurgir de un pueblo”


El siguiente relato lo escribí como tributo a mi pueblo: Recas, por dar a conocer más su Historia de forma amena y por no olvidar y subestimar los orígenes de los que uno procede. Además con él conseguí ganar un concurso local jeje. Debo avisar de antemano que su objetividad histórica no debe tomarse más allá de la sencilla anécdota, aunque esté basado en hechos reales es una versión bastante libre de lo que sucedió, sin olvidar que no deja de ser literatura. Espero que os resulte de entretenimiento e interés. Saludos!

El resurgir de un pueblo:

En la tierra ondulada de las dos capitales, cultivos de huerta, olivos y ricos trigales, se alza sobre el Guadarrama el antiguo Castillo de Canales. En una de sus villas más cercanas y perteneciente a su jurisdicción, hacia 1586 se reúnen en la casa consistorial: el Alcalde Juan Rodríguez, el recién nombrado Regidor: Alonso Rodríguez (sobrino del anterior), el párroco José Duro y un sabio hidalgo del lugar conocido como Cristóbal Aguado. El motivo de la reunión es responder a la encuesta sobre distintos aspectos demográficos, históricos y económicos mandada por Felipe II, dentro de su línea de control burocrático exhaustivo. Empezaba así el alcalde:

-Señores, tenemos la obligación de realizar esta encuesta, mandada por Don Felipe por la gracia de Dios Rey de Castilla, de Aragón, de León, de las 2 Sicilias, de Jerusalén, de Portugal, de Hungría, de Croacia, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de…

-¡Ancha es Castilla!- le corta su sobrino- ¿Pero tantos reinos para decir que es Rey de España?

– Calla, mira que eres pieza de reyes- el alcalde al decir esto le da una ligera patada a su sobrino por debajo de la mesa sin que los otros se enteren, Alonso queda cabizbajo por su precipitada juventud y la reprimenda de su tío, éste prosigue- Abreviaré, pero guarda silencio hasta que acabe. Se hace saber que debemos contestar el siguiente cuestionario para su majestad sobre nuestra humilde villa de Recas, convocando que sean de ayuda las personas sabias del pueblo.

-¿Quiere usted decir señor Alcalde que debemos darle consejo para que pueda contestar esas preguntas del rey? ¿Pero de qué cuestiones se trata?- Pregunta el hidalgo.

-Eso mismo es, Don Cristóbal. Hay muchas preguntas, no sabría yo decirle- se queda dubitativo por unos segundos- será mejor que empecemos directamente con ellas, pero antes de comenzar ¿tiene usted alguna pregunta, padre?

-En verdad me gustaría saber, y a nuestra patrona también ¿cuándo se van a empezar las reformas de la iglesia? La hace falta una mano de pintura por dentro, ampliar la capilla de la virgen y reparar el tejado. Los fieles ya han empezado con los donativos, pero se necesita la ayuda del ayuntamiento, Dios se lo pague.

-Las reformas…- El alcalde se queda pensativo por un momento y echa cuenta de las últimas obras en la iglesia que fueron hace 5 años, evidentemente le parece una propuesta absurda y fuera de contexto (acorde con el infinito afán constructivo del párroco, al que ya tenía acostumbrado a medio pueblo) pero le contesta con reiteradas afirmaciones para quitárselo de encima: sí, sí, tiene usted razón Padre. Ya hablaremos de eso de la pintura, pero hoy no: mañana. Sigamos con lo que nos ocupa ahora, la primera cuestión es: “Vecinos de la villa”.

– Unos novecientos.

-Esos son los habitantes Alonso, los vecinos son los hogares- El alcalde se queda un tanto pensativo de nuevo, consulta un momento unos papeles de un cajón y dice: somos 150 vecinos, la mayoría gente de campo, salvo 2 hijosdalgos y el cura presente- señala el Alcalde.

-Más 30 frailes franciscos con vocación a nuestra Señora de la Oliva- acaba puntualizando el párroco.

Anotó todos estos datos el joven regidor en una cuartilla a sucio. Así continuaron con las siguientes hasta que se les solicitó un esbozo sobre la Historia local del municipio. La mayoría sólo saben que viene de muy antiguo, poco más. Para ampliar algo su respuesta acuerdan ir a mirar en el pequeño archivo de la iglesia por si encontrasen algún papel relevante sobre la Historia del lugar.

Dos días más tarde, el cura les guía hasta la modesta sacristía y abre un baúl repleto de  papeles y pergaminos: lo que queda de los documentos ordinarios de hace 100 años para atrás. El párroco entrega unos cuantos legajos a cada uno, la mayoría eran partidas de bautismo, entierros, donaciones, matrimonios, etc. Algunas palabras se les hacen extrañas por la evolución lingüística del castellano en los últimos siglos. Siguieron consultándolos hasta que el alcalde da el asunto por perdido:

-No aparece nada que nos pueda servir, perdemos el tiempo, ni los más viejos lo saben tampoco.

– Un momento… ¡Mirar que letras más raras!- exclama su sobrino mientras agita con la mano un viejo pergamino, al oír esto, el hidalgo le quita con un movimiento rápido la piel escrita de las manos y dice -No son letras raras, si no moras.

-¿Y cómo sabe usted eso?

-A mi vuelta de Lepanto estuve cautivo en Árgel durante casi 6 años, no quieras saber más.

-¿Pero podría traducirlo?

-Puedo intentarlo, veamos… Está escrito en árabe de eso no hay duda, pero… no es árabe- al concluir los otros le miran más confusos que antes.

-Pues cristiano es imposible que sea, no me explico que puede hacer semejante herejía sarracena en este templo, traiga acá que lo expurgue ahora.

-Un momento, no va desencaminado Padre, es cristiano pero escrito con letras moras.- Después de leerlo 2 o 3 con bastante dificultad sigue- Parece una pequeña crónica, habla de una peste en un lugar llamado Rekab, cerca del hisn o castillo de Canales; (probablemente sea Recas). La gran mortandad de la epidemia obligó a los supervivientes a trasladarse, el valle entero se había infectado y temiendo al río se fueron más adentro. Formaron Rekachiel entre 2 arroyos. Ya no entiendo más, el texto sigue pero es ilegible.

Tras discutir sobre su contenido, finalmente los reunidos decidieron no poner este testimonio debido a su dudosa procedencia. Más tarde el cura quemaría el documento a escondidas y un par más que encontró en su búsqueda fanática por el desgastado baúl. Una semana después, el día que acabaron la encuesta regia, el consejo salió del consistorio; estaba atardeciendo en la villa y el arroyo fluía lentamente, los agricultores volvían sudorosos de su larga jornada con los aperos en las espaldas, mientras sus mujeres se apresuraban a sus casas para prepararles la cena. En ese momento aquellos cuatro hombres imaginaron aquel tiempo en que los mermados fundadores del pueblo tuvieron que dejarlo todo a la otra orilla del río para que la vida continuase más adentro. Les fue imposible que no cruzara por sus mentes cierto sentimiento de orgulloso: aquel era un pueblo de recios y humildes labradores, herederos de aquellos esforzados supervivientes, porque al fin y al cabo, el dificultoso legado de sus antepasados había echado frutos.

Jonatan Sánchez Martín

  1. blademanu
    mayo 8, 2010 de 2:28 pm

    Muy bien, Jon!. Creo que el relato podría dar incluso para una novela -lo digo en serio-, pero claro, ampliando la perspectiva del territorio. El topónimo de Rekab ha sido una buena carta y más aún el castellano en letras árabes… ¿insinúas unas jarchas o algo por el estilo?. En fin, sin meterme en más asuntos históricos, ciñiéndome a lo literario, creo que es un excelente texto. Saludos!

  2. Memorant
    mayo 8, 2010 de 2:54 pm

    Así es Manu, me inspiré en las jarchas para dar más originalidad a la trillada técnica del manuscrito hallado. Además dejé una nota cervantina por ahí que supongo también habrás encontrado. 😉

    La verdad es que la idea da para más, aunque todavía no me veo capaz para una empresa tan grande como una novela jeje. Muchas gracias por los ánimos, habrá que seguir escribiendo!

  3. rojojse
    mayo 14, 2010 de 6:47 pm

    ¡Viva Recas!

    • Memorant
      mayo 14, 2010 de 6:49 pm

      La gente de Puertollano no está tampoco nada mal. 😛

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: