Inicio > Historia Contemporánea, Historia Moderna, Historia Universal > La revolución industrial, ligeras pinceladas desde la cultura material

La revolución industrial, ligeras pinceladas desde la cultura material


En gran parte de Europa de finales del XVIII y principios del XIX, se dan una serie de progresos (invenciones y descubrimientos) con efecto acumulativo, exponencial diría yo, en buena parte de los sectores de la industria que se han calificado como una revolución. La revolución industrial aunque tuvo avances importantes puntuales como el uso de carbón en los altos hornos y la máquina de vapor; debe considerarse que tras ella  existe una largo periodo de experimentación y desarrollo. También influyó bastante la necesidad de resolver las carencias de la estructura industrial tradicional que había llegado a su máximo grado de desarrollo, la alternativa fue la energía mecánica y el uso de materiales alternativos.

Por otra parte, la situación de los trabajadores en las fábricas era bastante mala por las condiciones insalubres de las mismas y los peligros de la maquinaria, por ello los obreros creaban mutuas de socorro para ayudarse colectivamente en caso de accidente o enfermedad. Las jornadas laborales en la fábrica en un principio eran bastante abusivas, pero fueron disminuyendo a lo largo de siglo por la mayor eficiencia de los obreros y las medidas de los gobiernos para mejorar la salud. El ritmo de la fábrica sería marcado por la tiranía de su propio reloj, a parte que a mediados de siglo se extiende el uso del despertador doméstico.

Muchos de los objetos que hacía la vida más cómoda a las élites se generalizaron gracias a la producción en masa. El aumento de la comodidad ánimo a la gente a pasar más tiempo en casa, lo que contribuyó a incrementar el deseo por mejorar los hogares y el mobiliario, sin embargo la calefacción no llegó a las clases humildes en este época. Los libros por su parte siguieron siendo caros hasta mediados del XIX, de hecho la tasa de analfabetización era tan alta que las bibliotecas públicas no irrumpieron hasta casi llegar al s. XX.

La alimentación de todas las clases sociales mejoró mucho con las innovaciones en el utillaje agrario, los abonos, la mayor especialización local y el desarrollo del comercio con la periferia europea (estas 2 beneficiadas por el perfeccionamiento de los transportes). A pesar de este avance considerable, no se consiguió erradicar la desnutrición y malnutrición de las clases más humildes que suponían 2/3 de la población.

Otro aspecto destacado fue el importante papel de esta época para la ampliación de las redes de suministro público: redes de suministro de agua, alcantarillado, suministro de gas para alumbrado público y doméstico, etc. Estos servicios permitieron mayor bienestar, seguridad y el inicio de la “vida nocturna”.

Baile en el Moulin Rouge, Henry de Tolouse-Lautrec

Las consecuencias de este importante proceso, pueden clasificarse en distintos tipos:

-Hay un cambio sustancial en el poblamiento humano, las grandes fábricas requieren numerosa mano de obra provocando un fuerte éxodo rural del campo a la ciudad, la cual se verá desbordada ante esta explosión de los barriadas obreras en torno a las fábricas, el hacinamiento estaba generalizado.

-Aumento de los de productos manufacturados por la producción en serie: industria textil y bienes de equipo (edificiosà fábricas, ferrocarriles, puertos, barcos). Y más tarde otros enseres menores como muebles, enseres de cocina, calzado, etc.

-Mejora de la salud pública pese al deterioro del bienestar por la rápida expansión urbana. Se producen avances importantes en medicina, habrá más jabón disponible, ropa blanca. Según el autor lo más trascendente será la eliminación de las aguas negras. Todo ello lo permitirá el avance de la industria.

Este fenómeno se dio de manera más precoz en la Inglaterra de finales del XVIII, sumándose en unas pocas décadas también potencias como Francia, Países Bajos y Holanda. Los países mediterráneos como España e Italia comenzarían su tejido industrial más tardíamente alrededor de finales del XIX, mientras que las regiones de la Europa del Este  seguirían con un modelo preindustrial hasta el afianzamiento de la Unión Soviética.

Puede considerarse que a mediados del s. XIX, la Europa industrializada empezó a pagar su deuda con Oriente Próximo y a suministrar al resto del globo con su tecnología más avanzada.

Bibliografía:

Este artículo se basa en el apartado del “Crecimiento Acelerado” del libro: Pounds, Norman J.G.: La Vida Cotidiana, Historia de la cultura material, Barcelona, 1999.

Anuncios
  1. Memorant
    mayo 3, 2010 en 8:45 pm

    Para ver el resto de las épocas anteriores del libro de la Historia de la cultura material, pinchar al enlace que os lleva a la reseña realizada por Blademanu:

    https://historiadoreshistericos.wordpress.com/2009/03/31/pounds-norman-j-g-la-vida-cotidiana-historia-de-la-cultura-material-1999-critica/

  2. blademanu
    mayo 3, 2010 en 9:31 pm

    Autobombo a tope :-D. Genial, Jon!, has venido a completar aquel imperfecto artículo. Es que como el trabajo era de la época preindustrial pensé en dejarlo cortado justo donde tú lo has retomado.

    Sin embargo, una recomendación: sería bueno que concretaras este texto a Inglaterra y su aceleración en el siglo XVIII. En España Jordi Nadal dice que la revolución industrial no llegó hasta muuuuy finales del XIX y en algunos puntos concretos (ya sabes, cataluña y p.vasco). Además, el mundo europeo, en el XIX, más que exportar tecnología como acción benéfica lo hizo también a modo de imperialismo: yo exporto materia elaborada, tú me compras porque para eso eres colonia (recuerda la lucha no violenta de Gandhi)… y así algunas precisiones más. En otro momento las amplio.

    De todas fromas, gracias por la publicación. Saludos!!!

  3. Memorant
    mayo 4, 2010 en 7:56 am

    En realidad Manu, el artículo es extensible a otros países como Francia, Alemania y Países Bajos porque él libro también hace bastante mención a ellos y su desarrollo en el s. XIX. Pero se podría matizar algo, sí. 😉

    Abrazos históricos!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: