Inicio > Hª Contemp. España > Los perdedores de la Historia de España

Los perdedores de la Historia de España


Autor: García Cortázar, Fernando.
Título: Los perdedores de la Historia de España.
Editorial: Planeta Historia y Sociedad.
Primera edición: 2004.

He de confesar que compré este libro con la esperanza de encontrar un gran capítulo dedicado al Atlético de Madrid…sin embargo ni si quiera se nos ofrece una mísera línea a quien por seis minutos fue el segundo campeón de Europa español, hasta que aquel defensa alemán de apellido impronunciable, marcó el gol de empate en el minuto 110 del partido. Habría que esperar 18 años, para que un equipo español, en este caso el Barcelona de Cruyff, se alzara con el ansiado trofeo. El Atlético se adelantó a la Historia, y como muchos que lo hicieron fue duramente castigado.

Fusilamiento de Torrijos y sus amigos. Antonio Gisbert Pérez, 1888. Museo del Prado.

Fusilamiento de Torrijos y sus amigos. Antonio Gisbert Pérez, 1888. Museo del Prado.

Y es esta la línea argumental que sigue el autor a lo largo de las casi 600 páginas del libro. Relata las peripecias de quienes actuaron de forma única y diferente cuando el mundo aun un estaba preparado para ello. El libro está bastante bien estructurado desde la edad Antigua hasta nuestros días. Desde Sertorio a las víctimas del terrorismo. Destacable es la gran cantidad de láminas y mapas que ayudan a la mejor comprensión de las historias que relata. Sin embargo a veces el lenguaje se torna demasiado “empalagoso” que hace que el lector acostumbrado a la Historia, le resulte algo incómodo. Y es que este libro pese a lo rico en detalles y datos, se ofrece al público en general y no a los especialistas.

Una de las reflexiones que nos deja el libro es que los españoles, hemos sido un país, donde el castigo por el fracaso sólo puede ser superado por el que obtienen los ganadores,  y es que como decía Javier Clemente, “la envidia siempre ha sido el deporte nacional”. Como de casi todo en España, tenemos muchos tipos de perdedores, desde los militares a los políticos, pasando por científicos, religiosos, civiles. Ya relaté en el anterior post, como como “>Hermenegildo fue el gran perdedor de su época, perdiendo no solo su gobierno, su hijo, su mujer y finalmente su vida, sino lo que fue fue “>seguramente más duro para él, el amor y el favor de su padre. Sin embargo, si bien fue uno de los primeros en sufrir por la intransigencia religiosa, como bien sabemos no sería ni muchísimo menos el último. Como Buero Vallejo a través de Axel en La Fundación, dejaba bien claro que aquellos que un día fueron víctimas al día siguiente pueden convertirse en verdugos. Si los musulmanes que invadieron la península en 711, los moriscos eran expulsados definitivamente en 1604. Y los sefarditas, rezaron sus últimas plegarias en la Sinagoga del Tránsito, hoy más conocida como la ermita del Cristo de la Luz, en la ciudad joya de España, Toledo.

Perdedores fuimos todos en la fratricida Guerra Civil, y antes lo fueron los intelectuales que quisieron establecer un sistema utópico-republicano, que terminó cayendo entre la corruptela de unos y la intransigencia de otros.

Y efectivamente la Historia hubiera sido sido diferente si Sertorio hubiese conseguido sus propósitos, si Hermenegildo hubiera impuesto el catolicismo años antes que su hermano, si los Pinzón hubieran sido los legítimos descubridores de América, si la República no hubiera sucumbido… pero, ¿seguiríamos siendo nosotros mismos?

Quizás si aquel lejano disparo se hubiera perdido rozando el poste, si Luis Aragonés hubiera levantado la Copa de Europa, nunca hubiéramos sido el Pupas, nunca hubiéramos bajado a segunda, nunca preguntaríamos a nuestro padre porqué somos del Atleti,  el Niño continuaría galopando por las bandas, el paseo de los Melancólicos sólo sería una calle y muchas lágrimas nunca habrían llenado el Manzanares…Pero, somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos. Y que lo más importante en esta vida, no es saber ganar, sino saber perder.

Anuncios
Categorías:Hª Contemp. España
  1. historiadorhistrionico
    octubre 18, 2009 en 6:41 pm

    Siempre es un placer leerte witiziano, espero que vaya siendo más a menudo 😉

  2. witizano
    octubre 18, 2009 en 9:32 pm

    Muchas gracias….a mi me gustaría también colaborar más a menudo…pero ya sabes Cronos me devora…

  3. blademanu
    octubre 19, 2009 en 3:06 pm

    Me encanta, witiziano. Tu manera de enganchar en este artículo ha sido extraordinaria. Coincido contigo en que el libro, por desgracia, es un poco empalagoso y, en ocasiones, se extiende demasiado en detalles innecesarios y está más cercano del relato que el libro histórico… aunque si comprendemos cuál es el público al que va destinado podremos llegar a entender por qué usa ese estilo tan literario. Un abrazo, Witi y a seguir leyendo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. memorant
    octubre 19, 2009 en 3:34 pm

    Enhorabuena por esta exposición tan suegerente, buena reflexión. Buscaré alguna entrada antigua por ahí, esperamos no tener que impacientarnos demasiado para la próxima. 😉

    Abrazos!

  5. witizano
    octubre 19, 2009 en 7:36 pm

    Muchas gracias por vuestros halagos…no los merezco…vais hacer que me sonroje…prometo escribir más a menudo.
    Gracias de nuevo y hasta pronto.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: