Inicio > Hª relaciones de género, Historiadores > Contra la Lex Oppia ¿manifestación femenina?

Contra la Lex Oppia ¿manifestación femenina?


003_vestimenta_004cEscenas cotidianas de Pompeya

  

     Bajo la República Romana la mujer debía ceñirse a un canon estilístico. Concretamente, durante las Guerras Púnicas se publicó la Lex Oppia que les impedía  lucir riquezas por un valor de oro excesivo o vestir ropajes de colores. Tito Livio nos transmite que, allá por el año 195 a.C.,  las mujeres se manifestaron en Roma y su zona periférica para que se revocara, pues no concebían el desarrollo de la República “sin que se tuviera en cuenta su belleza”, en palabras de Maria del Carmen Lázaro Guillamón.

 

Marco Porcio Catón “el viejo”

 

     Marco Porcio Catón el Viejo, apodado “el censor”,  férreo defensor de la austeridad y la disciplina, dio una serie de discursos en los que se palpa la misoginia reinante entre los grupos más conservadores:

“Ciudadanos de Roma, si cada uno de nosotros hubiera empezado por conservar los derechos y la dignidad de un esposo sobre su propia esposa, hubiéramos tenido menos problemas con las mujeres como sexo. Tal como están las cosas, nuestra libertad, derrocada en casa por la indisciplina femenina, es ahora aplastada, pisoteada y arrastrada por los suelos tambie´n aquí, en el foro. Y como no las hemos mantenido bajo control individualmente, ahora nos atemorizan colectivamente…

     Nuestros antepasados se negaron a permitir que ninguna mujer llevara ni siquiera negocios privados sin un cuestor que la representara; las mujeres tenían que permanecer bajo la potestad de los padres, hermanos o esposos. Pero nosotros (el cielo nos guarde) ahora les permitimos incluso tomar parte dn la política y en realidad presentarse en el foro y ¡estar presentes en nuestras reuniones y asambleas!”.

 

Senatus[1]

 

     A pesar de la oposición, las propuestas realizadas por los Tribunos de la Plebe, Marco Fundanio y Lucio Valerio, fueron atendidas y, finalmente, se deregó la Lex Oppia. Las mujeres en Roma padecían otra serie variada de incapacidades (representación, intercesión, postulación en nombre ajeno, acusación pública…), pero todas ellas tenían algo en común: y es que la mujer tenía reducido su ámbito de “actuación jurídica” a su propia persona. Y, en ese sentido, cualquier actuación que sobrepasase ese estrecho marco era un oficio civil, viril y, por tanto, vedado al sexo femenino.

     Las referencias a la Lex Oppia en la literatura son múltiples, por ejemplo en en los versos plautinos Aulularia, Epidicus y Poenulus, cuyo contenido trasmite distintas visiones del movimiento femenino a través de la crítica misógina y el protagonismo de meretrices y matronas en la “revuelta”. Para más información al respecto entrad en este enlace.

246077[1]Indumentaria femenina romana

 

       Podemos extraer dos conclusiones claras.

          -en primer lugar, la mujer se veía imposibilitada, como individuo, para actuar frente a los grandes órganos de gobierno, como el censor y el tribunado, no digamos el Senado.

          -en segundo lugar, la República hizo honor a su nombre. No pudo ir contra las peticiones que realizaron las mujeres medias como colectivo en favor de sus derechos. Es importante tener en cuenta que algunas pertenecían a familias patricias, mayoría en los órganos representativos.

 

 

  1. memorant
    septiembre 14, 2009 de 5:45 pm

    Vaya, he aquí una muestra de feminismo clásico. No sé que factores exactamente pueden ser determinantes para la mejora de la situación social de las mujeres, pero supongo que la cultura y la prosperidad habrán sido vitales en su camino a la igualdad.

    ¿Este ejemplo le distéis en Historia de la mujer con Ángela? Yo tenía total ignorancia de este fenómeno…

  2. memorant
    septiembre 14, 2009 de 5:48 pm

    Eso sí, si hubieran puesto el mismo empeño las patricias romanas para conseguir cierta igualdad política y no por ostentar “sus mejores galas”, otra historia se contaría. xD

  3. blademanu
    septiembre 14, 2009 de 5:55 pm

    Es cosecha propia. Jonatan. No lo hemos visto con Ángela, pero, de todos modos, ya le he pedido información sobre el tema.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: