Inicio > General, Historiadores > La particular “Historia de Europa”

La particular “Historia de Europa”


 

          Los continentes no tienen historia propia, son simples nombres que nosotros les asignamos por algún motivo y no debemos confundirlos con los aspectos geográficos o acontecimientos históricos y políticos que sucedieron en su seno. Asia y Europa, estructuralmente pertenecen a la misma placa tectónica. Sus fronteras son un convencionalismo establecido por Tatishchev en los Urales para negar que Moscú y sus herederos eran asiáticos.

   Escuela de Atenas,Rafael Sanzio

             El concepto de Europa ha evolucionado con su entorno político-socio-ideológico. Por ejemplo, para los griegos las fronteras del continente se extendían en función de la lucha que mantenían con los Persas al sur y los escitas al norte, mientras que durante la Guerra Fría la historia de Europa contada en EE.UU. se refería a la mitad occidental. La exclusión de los más orientales en ambos casos viene determinada por la lucha cultural entre la civilización y la barbarie, siempre en una escala subjetiva.

Tomada de la siguiente página: http://www.daniel.prado.name

 Anfiteatro Flavio, Roma

 

                Ahora bien, qué sentido tiene en la actualidad el Imperio Romano sin la Tingitania o sin Capadocia. Ellos no miraban con recelos ninguna zona de sus dominios con tal de acrecentar su territorio y afianzar su apogeo. Por eso creemos que la actual división entre África, Asia y Europa no tiene sentido, en primer lugar por difusa y en segundo porque en esa encrucijada florecieron los pilares de la cultura occidental, como la escritura, la moneda, la filosofía y las matemáticas euclidianas.

carlomagno[1] Busto de Carlomagno

                Las invasiones islámicas provocaron la división permanente de las dos orillas del Mediterráneo después de, prácticamente, seis siglos de estabilidad. La mentalidad de la sociedad cambió. La primera ofensiva contra los sarracenos no fue en nombre de un continente, sino de la fe. La universitas cristiana fue el baluarte que portó Carlomagno, primero como heredero de Roma y segundo como “la cabeza verdadera del Imperio cristiano”, en palabras de Alcuino de York. De igual modo, los Cruzados viajaron a conquistar tierra Santa no en nombre de uno u otro rey, a pesar de los conflictos que franceses e ingleses también mantuvieron en oriente próximo, sino de Cristo y su religión contra el infiel.

mahoma1[1] Mahoma impartiendo El Corán

                Si importante es conocer por qué Europa, de un modo más o menos definido, tiene fronteras externas, no lo es menos conocer las internas. Dependiendo la época, entraron en debate luteranos y católicos, católicos y calvinistas, ortodoxos y católicos, pero también socialistas y demócratas. La política y la religión han sido los principales puntos de fricción. Si reducimos estos enfrentamientos a un nivel más básico, los verdaderos contrastes son los que han existido entre el campo y la ciudad. Desde la Ile de France hacia el este la civilización se escalonaba hasta el punto de considerar a rumanos como africanos y a los rusos como asiáticos, mientras que hacia el sur se ha llegado a ver a los españoles como marroquíes. Incluso dentro de Italia, los habitantes del Po miran con recelo a sus convecinos sicilianos y napolitanos. No obstante, en el pasado no fue así, sino más bien al revés. El mayor nivel intelectual en la Edad Media estaba bajo la bandera del Islam, y no en el occidente cristiano. Los musulmanes transmitieron múltiples tratados de matemática, medicina, álgebra e incluso sobre el ateísmo (Averroes), también otros de agricultura e irrigación, de arquitectura y decoración. El historiador e intelectual Ibn Jaldún bien desconfiaba de la Europa cristiana: “sepa Dios qué sucede allá”.

renacimiento[1] Hombre de Vitrubio, de Leonard da Vinci

                Precisamente ahí reside la particularidad de Europa, en sus interrupciones y cambios de sentido. El Imperio chino, mesopotámico, persa, turco, egipcio encontró una continuidad de la que careció el Imperio Romano. Esos no añoraron un “Renacimiento” de su cultura pasada, pues habían logrado conservar la tradición dentro de sus fronteras. Por eso el mundo fue eurocéntrico desde el siglo XV al siglo XX, amén de las colonias, que en cualquier caso estaban supeditadas y eran explotadas por las potencias del Viejo Continente. El sincretismo, la permeabilidad, la variedad cultural hacen necesaria la confección de una historia específica de Europa, pero no de un espacio geográfico, sino de un proceso.

                Hasta que los turcos no dejaron de asediar el continente en el siglo XVII no es posible definir al conjunto de las “coronas europeas” bajo un denominador común diferente al “cristianismo”. A partir de entonces se articula un sistema  internacional basado en la “razón de Estado”, tomando las palabras de Terenti. Era un continente definido por las relaciones entre las grandes potencias, incluyendo Rusia. En el siglo XIX Europa aparecería como un modelo de educación, cultura e ideología referencial para el resto del planeta. Un mapa mundial de universidades, teatros, bibliotecas y museos de esa época lo confirmaría.

250px-Karl_Marx[1] Karl Marx

                En conclusión, la historia de Europa continúa siendo única. Marx dijo que la “historia de la humanidad es la historia del control creciente ejercido sobre la naturaleza en la cual y de la cual vivimos”. Si dicho proceso histórico de la humanidad fuese plasmado en una curva, hallaríamos dos puntos bisagra: “la revolución neolítica” y la “revolución industrial”. La primera es atribuible, en mayor o menor medida, a todo el planeta de un modo gradual, intercalado o independiente, pero la segunda ocurrió solo en Europa, centro dominador del mundo durante unos cuantos siglos. Es verdad que en el siglo XXI podemos hablar, incluso, de una “revolución tecnológica”. Sin embargo, a la espera de sus últimas consecuencias, creemos necesario volver a hablar de Europa como el motor de la humanidad hasta, por lo menos, el final de la II Guerra Mundial, cuando “el mundo” se desperezó y estiró sus manos hacia Estados Unidos, China y Japón.

erichobsbawm[1]

Eric Hobsbawm, historiador marxista

     p:  reseñamos en este artículo una conferencia ofrecida por el historiador Eric Hobsbawm en 1996.

Anuncios
  1. memorant
    septiembre 3, 2009 en 11:19 am

    Creo que esta entrada ya se veía viendo necesaria, muy acertada Manu. 😉

    Me parece que la frase de “Europa termina en los Pirineos” era de Víctor Hugo….

    Hay un libro bastante interesante en este tema, que lo suele mandar Raquel para Historia Medieval Universal de 1º: ¿Nació Europa en la Edad Media? de Jacques le Goff.

    Un saludo!

  2. blademanu
    septiembre 3, 2009 en 11:46 am

    A propósito de lo que nos dices, Jonatan, dejo aquí el enlace del resumen que Elodie hizo sobre “¿Nació Europa en la Edad Media?”. Un abrazo!

    https://historiadoreshistericos.wordpress.com/2009/05/07/nacio-europa-en-la-edad-media-jacques-le-goff/

  3. historiadorhistrionico
    septiembre 3, 2009 en 12:11 pm

    De todos estos temas, es muy recomendable el libro “Europa ante el Espejo”, que debe andar siendo descatalogado por todos lados, pero habla de mucho de estos aspectos.

  4. historiadorhistrionico
    septiembre 3, 2009 en 12:18 pm

    http://www.publico.es/internacional/248486/gadafi/suiza/disolucion
    Por cierto, hablando de Europa, Gadafi dice que Suiza debe ser repartida entre Alemania, Francia e Italia…
    No comments

    • memorant
      septiembre 4, 2009 en 3:27 pm

      Sí, no merece la pena comentar nada.

      Y por cierto Edu ¿Qué tiene de especial ese libro?

      • blademanu
        septiembre 4, 2009 en 5:44 pm

        Es algo similar a lo que hace Jacques Le Goff en “¿Nació Europa en la Edad Media?”, pero ampliando la visión a toda la historia… Ya he pedido el libro para la biblio de Ciudad Real y Puertollano, que no estaba!!! Abrazos!

  5. historiadorhistrionico
    septiembre 6, 2009 en 3:09 am

    Algo asi Manu, lo que pasa es que este libro es muy interesante por abordar problemas de Europa en sentido tematico, y no estrictamente cronologico. Por ejemplo, qué es Europa, desde cuando es Europa… todas esas preguntas

  6. diciembre 7, 2011 en 8:39 am

    Buenos días,

    He visto que en la siguiente página:

    https://historiadoreshistericos.wordpress.com/2009/09/02/la-particular-historia-de-europa/

    Tiene una foto del Coliseo Romano que he realizado y que tengo publicada en mi web.

    En el artículo:
    http://www.daniel.prado.name/Varios-Viajes.asp?art=152#coliseo_roma_anfiteatro_flavio

    Podrían poner un enlace a mi web y citándome como el autor de esta foto?

    Gracias

  7. blademanu
    diciembre 7, 2011 en 12:42 pm

    Muchas gracias por avisarnos, querido Daniel Prado. Ya hemos puesto el enlace a la página en la fotografía que nos pidió. Un cordial saludo. Lamentamos las posibles molestias.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: