Inicio > Biografías, Hª Contemp. España, Historia de la literatura, Textos originales > Miguel Hernández, el poeta de la Guerra Civil: “Vientos del pueblo me llevan”.

Miguel Hernández, el poeta de la Guerra Civil: “Vientos del pueblo me llevan”.


Miguel Hernández, qué decir, fue uno de los poetas que más me llamaron la atención desde un principio. Uno de nuestros autores que más estuvo implicado en nuestra peor guerra, tanto es así que no solo puso su fusil y su pluma al bando republicano, tal era su poder moralizador que fue llamado más de una vez por los mandos de la república para levantar la moral de la tropa. Por este compromiso con el bando perdedor fue entregado en su huida en Portugal por la dictadura Salazar al régimen franquista, encarcelado (y esta anécdota no la conocía) compartiría celda con Buero Vallejo, morirá poco después de escribir las nanas de la cebolla aún preso. El siguiente poema es representativo de su poesía en la guerra, su lectura representa un tributo a su persona y los valores de libertad que defendió.

VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra:
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

Miguel_hernandez_guerra

El poeta en el frente.

Anuncios
  1. Den
    agosto 1, 2009 en 9:18 am

    Vuero Ballejo? :O ¡¡¡ Buero Vallejo !!!

    De hecho… Buero Vallejo era muy buen pintor… y Miguel Hernández temía que, como llevaba mucho tiempo sin ver a su hijo, éste no le reconociese…

    Entonces, unos dias después de ser condenado a muerte, Buero le pinto su famoso retrato…. que podeis ver aquí:

    http://www.thequietman.org/imagenes/Miguel%20Hernandez.bmp

    Miguel Hernández escribiría debajo…

    “No quiero dejar de cumplir en lo que pueda mi palabra y ya que no puedo ir de carne y hueso, iré de lápiz, o sea, dibujado por un compañero de fatigas, como verás bastante bien. Se lo enseñarás al niño todos los días para que vaya conociéndome, y así no me extrañará cuando me vea.”

    Un saludo 🙂

  2. blademanu
    agosto 1, 2009 en 7:16 pm

    Aprovecho para recordar una publicación que hice anteriormente sobre Miguel Hernández, en este caso sobre sus “Crónicas de la guerra civil”. Abrazos, chicos!!!

    https://historiadoreshistericos.wordpress.com/2009/04/24/un-cronista-de-la-guerra-miguel-hernandez/

  3. blademanu
    agosto 1, 2009 en 7:18 pm

    Olvidaba felicitarte, Jonatan. Durante el verano, bien es cierto, deberíamos hablar más abiertamente de poesía, y no solo de novela, como bien estamos haciendo. Mañana mismo comienzo “El corazón de las tinieblas” o “El siglo de las luces”… caminaré con aires exóticos este mes de agosto. Abrazos!!!!

  4. memorant
    agosto 1, 2009 en 8:18 pm

    Me había olvidado de tu reseña de Miguel Hernandez, buen apunte para la entrada. 😉

    Y sí, hay que comentar más poesía! Que se nos va a pasar el verano y a ver como te evades luego con tanta saturación de trabajos y apuntes. xD

    Yo he encargué una antología de Benedetti al acabar el curso, pero no me la traen. :S

    No he leído nada de Conrad y Carpentier, a ver si los pongo en mi lista de pendientes cuando hagas la reseña. ^^

    Y leed poesía!!! XD

    Yo me llevaré a Rosalía y Hernandez para los Montes de Toledo!!! La naturaleza y el pueblo, que jugosa combinación!:D
    Muy acorde con el contexto que me rodeará. ^^

    No conocía el talento en las artes plásticas de Buero, y luego el mensaje que acompaña el dibujo… Es un claro reflejo de lo que intenta transmitir con las nanas de la cebolla. 😦

    Saludos!

  5. agosto 31, 2009 en 1:55 pm

    A mí también me gusta la “Canción del Esposo Soldado”, si bien sus dos primeras estrofas parecen insultantemente machistas en el fondo y en la forma.
    Desde luego, rimas que no tienen desperdicio de Miguel Hernández, aparte de “Vientos del Pueblo”, son “Nanas de la Cebolla”, “18 de Julio de 1936 – 18 de Julio de 1938”, “El Niño Yuntero” y “Los Cobardes”, si bien en esta última dirá la gente (sobre todo los “fisnos” contra quienes va dirigida) que es “soez”… Pero no hay mejor ni más fiel forma de expresar lo que se piensa.
    Además, no se puede pedir que no sea “asesino” quien se defiende de unas hordas de criminales contra la humanidad, de lesa patria y criminales de guerra; que no sea insultante quien se enfrenta a insultadores y ofensores profesionales; que no sea vengativo aquél a quien sólo le queda la venganza más cruel, feroz y sin contemplaciones ni excepciones para poder sobrevivir y evitar que sucumban los suyos…
    Viva la poesía popular y… Viva la República.

  6. yoli
    enero 2, 2014 en 7:31 pm

    Alguien sabría métrica y rima de este poema??? URGENTEEEEEE

  1. marzo 28, 2010 en 2:21 pm
  2. mayo 13, 2013 en 5:00 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: