Inicio > General, Historia de América, Libros > Las venas abiertas de América Latina

Las venas abiertas de América Latina


america-latina-revolucion-venasabiertas

Esta obra publicada por el uruguayo Eduardo Galeano en 1971 supone una crítica histórica a la colonización de América Latina. Tanto la española y portuguesa del s. XV, como la político-económica de la Europa Occidental desde entonces hasta ahora.


Cuanta denuncia, y tantas cosas sin denunciar desde 1971. El golpe de Estado de Pinochet, la dictadura de Videla, tantos golpes de Estado… como el de hace unos días en Honduras. América Latina lleva pagando siglos su propia riqueza. Ha sido objeto de codicia para los países desarrollados, que han estrangulado su crecimiento es su propio provecho. Esto da situaciones realmente increíbles, como que los trabajadores de Guatemala que trabajan por menos de un dólar al día cultivando bananos para la United Fruit Company, no hayan probado un plátano en su vida, pues su producción va integra a Estados Unidos, mientras Guatemala tiene que importar alimentos del Tio Sam, debido al que el monocultivo del banano, el café… deja a sus tierras sin lugar para cultivar el alimento de los guatemaltecos. Casos así se suceden en todo el libro y se suceden todavía hoy en día en América Latina.
Muchos son los males de esta situación. Podríamos hablar de la propiedad de la tierra, donde menos de un 5% de propietarios controlan la mitad de tierras al sur del Rio Bravo. Y como los campesinos son arrinconados con los llamados salarios de hambre, mientras que las sucesivas reformas agrarias quedan en agua de borrajas con golpes de Estado y sucesos violentos, muchas veces con la CIA o los marines por detrás.
En la industria el panorama no es menos desolador. Las materias primas están en manos de multinacionales que las esquilman, con destino a otros lugares donde serán manufacturados y enviados a América Latina con un jugoso sobrecargo. Con lo cual se corta la potencia industrial de estos países, y lo poco que hay son filiales de empresas extranjeras que buscan mano de obra barata, y no llevan riqueza al país, salvo a las clases altas, podríamos decir que los países pobres exportan su pobreza…
La política se subordina a esto, y los golpes de estado y cambios de gobierno son precedidos de acuerdos sobre el petróleo, el gas o minerales, mientras los campesinos se ven más y más esquilmados en la posesión de tierras, y no digamos ya los indígenas.

Hay que decir que este libro se escribió en 1970, y que Galeano realizó un apéndice 7 años después, pero podemos decir que hoy en día este libro sigue muy vigente, y todos los años vemos acontecimientos que podemos ver reflejados en este libro. Por ejemplo, el golpe de Estado en Honduras hace unas fechas…
Esto nos lleva a varias reflexiones. A como permitimos que Estados Unidos campe a sus anchas por América Latina… si es que se puede hacer algo, o realmente somos sus mayores cómplices.
Que ahora mismo solo dos países parecen desafiar a Estados Unidos. Cuba, aunque abriéndose progresivamente, y con la intuición de que cuando muera Fidel, esto va a cambiar aún más… El otro ejemplo es Venezuela, con un discurso muy agresivo y pretensiones sobre el petróleo, que han animado a otros presidentes como Evo Morales a nacionalizar recursos energéticos. Opinen ustedes.

Anuncios
  1. witizano
    julio 8, 2009 en 6:46 pm

    Este libro que cayó en mis manos hace unos años, es fiel reflejo del grave complejo de victimismo del que no solo padece América Latina, sino como es el caso, alardea de ello. No vamos a excusar nuestra parte de culpa como españoles, ni negar la explotación de otros países europeos o de los propios EEUU. No obstante calificar a Cuba de abanderado de la libertad (vamos que si piensas diferente te tienes que jugar la vida cruzando el mar en una rueda de camión, y eso es así lo mires como lo mires) y del caso de la dictadura encubierta de Venezuela…me inclinaría más por el modelo brasileño, basado en el trabajo duro y el aprovechamiento de sus recursos más que en la demagogia barata para atraerse “amigos” europeos de signo progre…y no quiero señalar…

  2. historiadorhistrionico
    julio 9, 2009 en 12:17 pm

    No estoy poniendo de abanderados de la libertad a Cuba y Venezuela, simplemente los he puesto como unicos ejemplos de resistencia a Estados Unidos. Cuba con un bloqueo brutal, que puede ser parte de su problema, y que surgio cuando un grupo de guerrilleros o como los quieras denominar, quisieron tener en sus manos un país, que era el patio de recreo de Estados Unidos.
    Venezuela y Chaves tienen un doble discurso algo desconcertante, pero bueno.

    En cuanto al victimismo, si, es verdad, que muchas veces se le echa la culpa al de fuera y que muchos americanos de la elite han contribuido a esa pobreza, como ocurre en Africa tambien por ejemplo, pero no hay que negar el papel de Estados Unidos frenando a los países que intentaban politicas reformistas, como Allende. Yo soy de los que consideran que Estados Unidos es un imperio, aunque no sea un termino historicamente muy aceptable, y como tal depreda como cualquier otro imperio. Mi hermana estuvo hace poco en Guatemala, y alli la situación es de chiste, grandisimos centros comerciales, una clase muy muy rica, y gente viviendo en la calle a un par de millas, y esa es la triste realidad de America Latina en muchos países. Ahora, la cosa ha mejorado mucho, pero todavia siguen ocurriendo cosas como las de Argentina.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: