Inicio > Historiadores, Libros, Literatura > Con Ian Gibson en Puertollano. 22-2-2009.

Con Ian Gibson en Puertollano. 22-2-2009.


     Un cubículo oscuro, el tercer sótano del auditorio de Puertollano. Una fila de focos alumbraba el escenario. Las gradas arrancaban a dos metros de la platea, al modo de un triángulo escaleno. Isidro, el organizador, entra en primer lugar, detrás, dos músicos, algunos profesores y al final Ian Gibson junto al teniente de Alcalde. Música de Manuel de Falla, versos de Antonio Machado y un artículo que el poeta escribiera en La Vanguardia, cuando corría el año 1938. En este texto hacía memoria sobre el Pablo Iglesias de 1889. Recordaba cómo aquel buen hombre hablaba de una realidad que nunca antes había comprendido. El mundo era peor de lo que imaginaba, pues fuera de las bellas paredes del patio de su casa había una grandeza incomprensiblemente desdichada. El poeta perfila con su pluma unas líneas en las que late el laconismo. Su privilegiada posición, hijo de abogado, nieto de biólogo, con una vida solvente, le marcaban el camino que habría de seguir, la lucha por el progreso del país donde vivía. Y así sería en realidad. Machado fue partícipe de las misiones pedagógicas que, con especial relevancia, en la República surtieron efecto. Museos ambulantes, retablos, teatros populares, como El búho, de Max Aub, o La Barraca de Lorca, el cine, la adquisición y reparto de gramófonos, las charlas, las copias que circulaban de los más famosas obras de arte del Prado… Todo ello con el objetivo de culturizar a la gran masa española que, manchada de tierra y de sol, iba por el mundo vestida con prejuicios, desnuda de cultura. Se habló también de aquellas bibliotecas que Cernuda y Moliner administraban y que llegaron a contar, en muchos pueblos de España, con un mínimo de cien volúmenes. A tal nivel llegaba el grado de invalidez mental que en algunas ocasiones, cuando se interpretaba La vida es sueño o Fuenteovejuna, la gente salía tan gustosa de la obra que pedían al autor hiciera acto de presencia y saludara a su público devoto… Era el turno de Ian Gibson. Se coloca las gafas y toma tres papeles. Después se pone en pie y camina hacia el púlpito estratégicamente colocado bajo una luz deshilachada color de sepia. Su voz brota emocionada. Machado murió un miércoles de cenizas… “era una tarde cenicienta y mustia / destartalada como el alma mía“, el 22 de febrero de 1939 en Colliure, Francia, curiosamente el mismo año de su nacimiento. Cuando te hundes tantos años en busca de los más insólitos pasajes de una vida ya pasada, el rigor histórico deja paso al sentimiento. Durante un segundo, mira a la hondura oscura de aquella pequeña estancia. Respira y sitúa el escenario: Sevilla, 1879. Machado ha de partir, y así será en sucesivas ocasiones. Compartirá un apellido con su hermano, pero no una personalidad. Manuel es galán, portentoso, mujeriego, conquistador. Antonio solo es una mente dominada por la soledad y la tristeza. Tras varias disertaciones, Gibson afirma que, sin pruebas sobre la mesa, porque no ha podido encontrarlas, cree que el poeta tuvo muchos amores que nunca, jamás, consolidó. Las niñas de Sevilla, las diferentes sirvientas de sus padres. Cada lugar le dio un nuevo amor y enterró otro ya anciano. El tiempo pasó por su vida sin dejarse notar, pero con lentitud y soledad. Antonio parecía haber nacido para perder; perder a sus muchos amores juveniles, a sus dos esposas, a su amigo Lorca. La partida con su madre al otro lado de la frontera fue el broche final a un transcurrir entre las sombras, con una mirada siempre puesta en la luz de Sevilla y de su infancia. Algunos dicen que don Antonio Machado ha de permanecer bajo la tierra que calienta sus huesos desde hace setenta años, pero no sería ese su deseo, sino más bien el de poder volver a descansar una vez más sobre las tierras de castilla, donde sus años arraigaron, donde brotaron sus versos.

P: Cuando fue hallado muerto, Antonio Machado conservaba un papel arrugado en el bolsillo de su chaqueta: este cielo azul y este sol de la infancia. .
p2230351

El historiador Gibson tuvo la amabilidad de firmarme el libro Vida, pasión y muerte de Federico García Lorca.

  1. historiadorhistrionico
    febrero 23, 2009 de 10:03 pm

    Por qué todos los jugones sonrien igual?

  2. blademanu
    febrero 23, 2009 de 10:19 pm

    Lo dices por mí, no?… XD

  3. albertopan
    marzo 1, 2009 de 6:39 pm

    Joder tío como te sobras, cuanto sabes a pesar de que lo des por la mitad de lo que ignoras jaj

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: