Archivo

Archive for diciembre 26, 2008

Estudiar por Navidad

diciembre 26, 2008 Deja un comentario

Oh Navidad, que bonita fecha, entrañable sin duda. Salvo si tienes exámenes…

Cuando era pequeño me gustaba la Navidad, o eso creo. Te traían regalos unos señores de lo más variopinto que aparecían en los centros comerciales en estas fechas. Te daban las vacaciones en el cole, y solías ir a algún teatro o acontecimiento navideño, e incluso eras parte de ellos.

Conforme vas creciendo y los mitos de tu infancia se quiebran, Navidad aparece como una época consumista; pero bueno, una ocasión para estar con la familia o para estar en casita con el frio que hace fuera.

Pero ahora tenemos que ver cómo nuestros amigos salen por ahí, y el típico, “¿tú no te vienes? Ah no, que tienes que estudiar”. Y cuando sales, estás pensando en la hora en que te vas a acostar, y cuando te vas a levantar para estudiar Moderna, y un sin fin de cosas que tienes que hacer…

Y al final qué queda, sino sucumbir a los placeres de la Navidad, y salir hasta que el sol despunte por detrás de los edificios, aunque tan solo sea dos días…. y si no siempre queda decir que la Navidad es una gran mentira.

Categorías:Historiadores Etiquetas: , ,

Imperio Napoleónico

diciembre 26, 2008 4 comentarios

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–>

El Imperio Napoleónico, 1799 – 1821

 

En el año 1799 llega a su fin la República Francesa, institucionalmente hablando, sin embargo, hasta diciembre de 1802 el régimen seguirá llamándose República. A partir de 1804 y hasta 1814 se desarrolla propiamente el Imperio.

 

Entre 1799 y 1804 se desarrolla la llamada República Consular cuyo momento cumbre es el 24 de abril de 1802 con la firma de la Paz de Amiens, único momento en que la nueva Francia de Napoleón se encuentra en paz con Gran Bretaña. Decimos que esta paz constituye un momento clave puesto que es un punto de inflexión entre dos etapas:

<!–[if !supportLists]–>· <!–[endif]–>1799 – 1802: República Triunviral: Tres cónsules detentan el poder ejecutivo, respetando las cámaras del legislativo y la estructura del judicial. No obstante, Napoleón es el cónsul más importante de los tres.

<!–[if !supportLists]–>· <!–[endif]–>1802 – 1804: La Paz de Amiens logra dejar sola a Gran Bretaña y Napoleón propone en plebiscito (por sufragio universal masculino) al pueblo de Francia la posibilidad de ser Cónsul Vitalicio (único), es decir, jefe del ejecutivo y del ejercito pero respetando las cámaras. Francia apoya la propuesta a pesar de los enemigos que éste ostentaba entre los monárquicos (Duque de Enghien) y los Jacobinos.

 

Entre 1804 y 1814 se desarrolla el primer Imperio Napoleónico. Desde Londres, Gran Bretaña tiene intención de asesinar a Napoleón ya que utiliza la guerra sucia, sin embargo, están en una situación de paz. Ambos desean la guerra puesto que Gran Bretaña no desea el avance económico de Francia y Napoleón necesita la guerra para ostentar el poder que él desea. Otro problema lo constituyen la situación en Malta (Gran Bretaña debe irse de allí pero no quiere) e Italia (Francia debe abandonarla pero no lo hace).

De esta manera, los ingleses contactan con los militares más descontentos dentro del ejército: General Pichegru. Se le pondrá una bomba pero él saldrá ileso. Napoleón se da cuenta en este momento que, acabando con su vida y sin herencia de poder, se puede acabar con todo lo hecho hasta ahora: empieza a madurar la idea de que Estado y jefe de Estado deben unirse (pero sin mezclarse) así como la necesidad de un heredero a través de una fórmula dinástica pero se odia la institución monárquica y nos Francia es ya un Estado burgués: lo único factible es proclamar un Imperio “aconfesional” siguiendo la fórmula romana. La Iglesia quedará apartada del poder a pesar del apoyo que el Papa le presta a Napoleón. El día de la “autocoronación” el derecho divino cae y el poder civil y la revolución se colocan por encima de la Historia: el Estado de la revolución es independiente de la Iglesia.

 

Pero volviendo un poco atrás en el tiempo, entre el atentado y el momento de la coronación, Napoleón realizará una purga que le servirá para realizar una limpieza política y colocar las bases de su nuevo imperio: detendrá a la oposición monárquica del ejército, los torturará y fusilará; y purgará a los jacobinos en todas las provincias (los encerrará).

Las élites francesas no apoyarían estos actos. El Duque de Enghien (vive en Baviera) será arrestado, secuestrado, encarcelado, enjuiciado y fusilado; lo que alimentará la guerra entre Francia y Europa (recordemos que este duque era familiar del rey Luis XVI).

En mayo de 1803 nos encontramos con la vuelta al enfrentamiento entre Francia y Gran Bretaña.

 

En 1807 se firma el Tratado de Trlsit entre Alejandro de Prusia y Napoleón que cierra el frente oriental, lo que lleva a éste a abrir el frente occidental. En 1808 se plantea la campaña de la Península Ibérica.

 

El proyecto imperial de Napoleón (Rusia-Portugal) sería una idea fraguada por éste en el año de 1805 con el motivo de la Batalla de Trafalgar que dará un giro a la talasocracia en la Historia puesto que desde 1801, España es aliada de Francia por el Tratado de San Ildefonso; Gran Bretaña inicia la guerra contra Napoleón en mayo de 1803; Napoleón presionará a España para que le reporte más recursos.

En enero de 1804, la flota británica intenta “fastidiar” a franceses y españoles presionando a España para que también entre en guerra: en 1804, España declara la guerra a Gran Bretaña como aliada de Francia.

De este modo, entre la coronación y la batalla de Trafalgar, Napoleón inicia los preparativos para invadir Inglaterra: crea el Grande Armée (Gran Ejército) con 500.000 hombres permanentemente en movimiento divididos en 7 cuerpos, cada uno de ellos con autonomía de mando: un mariscal y cuatro generales por cuerpo.

Napoleón desea desembarcar en Londres por el sur y aplastar la resistencia inglesa. Los ingleses necesitan una batalla de aniquilamiento de las flotas francesa y española: Trafalgar detuvo la invasión de Napoleón puesto que éste no era marino y cometió grandes errores de estrategia. La Royal Navy se consolida como líder en el mar así como se fortalece el imperio burgués capitalista inglés.

En abril de 1805 hay planes de Gran Bretaña, Austria y Rusia de invadir Francia por el este. Por su parte, como no puede tomar Londres, Napoleón decide tomar Viena y el 2 de diciembre de 1805 consigue el éxito militar y político más importante de su carrera en la Batalla de Austerlitz. Con esta victoria, Napoleón acaba con la Tercera Coalición (1803-1805). La Cuarta Coalición (1806-1807): Batalla de Jena, caída de Prusia y Tratado de Trlsit con Rusia. La Quinta Coalición es de 1809 y dará a su fin con la Batalla de Wagram.

Este año de 1809 y, salvo por un pequeño pueblo (España) que continúa resistiendo, constituye el momento cenital del Imperio Napoleónico puesto que no hay ni enemigos ni coaliciones: Europa está bajo su control.

 

En 1812 se desarrolla la campaña de Rusia: el zar no respeta los tratados ya que pasa hambre y contrabandea con Gran Bretaña. En junio, un millón de soldados franceses se dirigen hacia Moscú, solo regresan vivos 10.000. Gran error y gran derrota.

En 1813, defiende Centroeuropa, Alemania, donde también pierde. Se produce la Batalla de Leipzig.

1814 se identifica con la Campaña de Francia donde entre enero y abril, los aliados entran por el norte y el sur y toman París.

 

Napoleón es exiliado y confinado en Elba donde montará otro comando y se escapará: 100 días: vuelve a desencadenar un nuevo intento de toma del poder en Europa. Es derrotado en la Batalla de Waterloo el 16 de junio de 1815.

Finalmente será exiliado a la isla de Santa Elena donde morirá en 1821 y sus cenizas no volverán a Francia hasta 1840 donde se le dará sepultura en el Panteón de los Inválidos (París).