Archivo

Archive for octubre 23, 2008

BRAVO LOZANO, J.; Las minorías sociorreligiosas en la Europa Moderna; síntesis; 1999

octubre 23, 2008 Deja un comentario

 

     Os recomiendo leáis este resumen, no os llevará mucho tiempo. En cada capítulo se ofrece un recorrido histórico, cultural y político de las diferentes minorías: judíos, moriscos, pobres, esclavos, gitanos y la mujer. Con ello adquirireis una nueva visión del prisma poliédrico de la Europa Moderna. Un saludo!!

 

1.INTRODUCCIÓN

-Lo que en consecuencia separa la época actual de la Edad Moderna no es el menor o mayor número de pobres, por emplear el parámetro con más presencia en ambas etapas, sino la posibilidad de distinguir entre la sociedad y los  pobres como dos entidades diferentes, externas la una a la otra. De manera que una minoría marginada termina siendo excluida.

-Minoría comporta la idea de subordinación y carencia de proyecto propio. La minoría es incapaz de poner en pie un plan articulado de acción, aun en el caso de tener conciencia de sus relaciones de todo tipo con la mayoría. En la Edad Moderna, las minorías étnicas, religiosas o culturales se encuentran siempre subordinadas a las mayorías que dictan las pautas de comportamiento. La minoría no es, por tanto, cuestión de números.

2. LOS JUDÍOS

Ser judío no es una cuestión de raza y de religión simultáneamente. El “Judíos” es el descendiente de Abrahám y Sara, que forma parte del pueblo elegido de Dios, unido a Él por una Alianza sagrada, manifestada en la Ley que Dios entregó a Moisés en el Sinaí, Dios el Innombrable. Es un pueblo único, una raza, el semen de Abraham. Sus cinco libros sagrados conforman la Torah. Un pueblo no siempre fiel a su Alianza con Yahvé (que no es el nombre de Dios, sino las cuatro letras con que los judíos se refieren a Dios porque nadie puede pronunciar su nombre). Además, aún tiene la esperanza en la venida del Mesías.

-El judío se diferenciaba por lo que se ha dicho, pero lo decisivo era su práctica religiosa homogénea en toda Europa, bien diferenciada tanto del cristianismo como del islam. La “raza” revestía menos importancia

Las fiestas más conocidas entre ellos es el “Ros Hasaná (Año nuevo), el “Yom Kippur (o día del perdón) y la fiesta del Sukot (o de los tabernáculos), así como la Pascua o el Shavuot.

-Desde la diáspora de Babilonia o la provocada desde el 70 d.c., con la toma de Jerusalén por Tito, los judíos se repartieron por toda Europa. El caso es que el pueblo fragmentado, fragmentado en sus comunidades y culturas distintas sigue siendo el pueblo elegido. Que esta argumentación tenga una base apologética no invalida la realidad histórica: entre griegos, romanos, bárbaros y cristianos siempre hubo judíos.

-No sabemos el número exacto de ellos. Se repartían por Polonia, Provenza, Norte de Italia y la Península Ibérica. Desde 1391 se aceleró el número de conversiones. En 1492 más de 100.000 fueron expulsados de la península debido a no querer convertirse; dato que ayuda a comprender el gran aumento de juderías en toda Europa. La mayoría emigraron a Portugal, convirtiéndose por obligación real (lo que dio pie a un mayor número de criptojudíos, conocidos en el siglo XVIII como marranos). En época de la Revolución francesa Europa contaba con más de 750.000 judíos, de los cuales la mitad estaba en Polonia. Su natalidad era mayor en general, pues la edad media de su matrimonio era inferior a la de los cristianos.

La relación entre Cristianos y Judíos. La tentación de contar una historia victimista siempre ha estado presente, aunque tampoco faltan los argumentos: las leyes antijudías de los visigodos, la matanza de los cruzados en el Rhin, la expulsión de los distintos territorios ingleses, los progromos de Castilla y la acusación apriorística del asesinato de niños. Además, corrían muchas acusaciones de usura por ser cobradores de impuestos.

-Sefardíes, propios de Hispania y Balcanos, que hablan ladino, y Askenazis, propios de Alemania que hablan yidish.

Los términos con que se definía al judío converso son muy variados: marrano, criptojudíos, cristiano nuevo. Son derivados de la realidad española del siglo XIV. Muchos de éstos seguían practicando ritos judaicos. La Inquisición (desde 1480 en España desde 1580 en Portugal) actuó contra ellos, muchas veces acusándolos sin pruebas algunas. En general las condiciones para la conversión fueron favorables, aunque en Portugal, Manuel I los obligó desde 1497.

-Los asaltos a las juderías y matanzas de 1391 y la ferviente predicación e San Vicente Ferrer en los primeros años del siglo XV, trasladaron el problema judío al judaizante. Hay casos en los que encontramos algunos cristianos, fieles al judaísmo que reclaman una especie de “doble nacionalidad religiosa”, argumentando que son las religiones y no las personas quienes tienen problemas de exclusión.

Cardoso, un judío nuevo que judaizaba en el Madrid del S.XVII, escribió Las excelencia de los hebreos. Afirma que los judíos siempre han sido respetuosos con los cristianos, mientras ellos han sido atacados por calvinistas, cristianos y mahometanos. Dice que los judíos, aunque hayan sido conquistados, no son siervos de nadie, al contrario, los judíos son esa “república aparte”, por lo que tienen pleno derecho a morar entre las naciones sin ser oprimidos, sino libres.

-En el concilio de Letrán se establece, como en el Concilio de Toledo, que los judíos vivan en guetos aparte, para que así  no tengan contacto con los cristianos. Escuelas y sinagogas se desarrollan en éstos. Ahí la vida será difícil y estará gobernada por los rabinos que seguirán la Toráh y el Talmud.

Las grandes etapas del judaísmo europeo:

*desde el 70 d.c. no habían sufrido un momento tan amargo como en 1492. En España y Portugal se habían encontrado con gran opresión que les incitaba a convertirse. Fuera de aquí encontraron el inicial apoyo de Lutero (aunque pronto vieron esta opción inviable) y el Papa, los calvinistas y los sicilianos. Carlos V, contra los luteranos, encuentra el apoyo de los judíos a través de su rabino máximo. El papado los acogerá en Roma hasta el momento de la Contrarreforma, cuando, volviendo a los principios del IV Concilio de Letrán, los agrupará en guetos hasta 1870.

*desde 1600 hay un cambio de paradigma: los judíos son reinsertados en la sociedad y se crear juderías en Praga, Amsterdan, Amberes y Metz, incluso. Esto propicia el aumento de la población y la consolidación de ciertas rutas comerciales, pues realizaban grandes tareas de financiación.

* la guerra de los Treinta Años tuvo una influencia muy positiva en el fortalecimien-to de las juderías del Imperio. El factor de acreedor y prestamista les ayudó a recibir numerosos favores de reinos y repúblicas, que comenzaban a ofrecerles protección particular frente al enemigo externo. Financiaron buques a la armada holandesa, fueron favorecidos por la política de Olivares, quien expulsó a los genoveses para contratar cristianos nuevos portugueses, también fueron “apadrinados” por Richelieu, quien los veía como un pilar básico en el potencial económico y mercader. En Polonia, excepto por la revuelta cosaca de Chmielnicky, en 1648, se estabilizaron como grandes propietarios nobles.

*pero desde 1700 los judíos sufren un revés determinante pues en España y Portugal la Inquisición da un nuevo envite contra los últimos judaizantes que puedan quedar. Esto da lugar a nuevas emigraciones, reagrupación de los guetos en Centroeuropa  y un mayor número de conversiones “no forzadas” implícitamente pero sí por el contexto socio-religioso que se estaba viviendo. Esta época se caracteriza por la paulatina pérdida de las costumbres e identidad judías.

La cultura judía es compleja, acumulativa y de frontera, porque en ocasiones es una cultura judía entre cristianos; a veces es cultura cristiana producida por judíos conscientes o no de su origen. Suele nacer en el gueto y dirigirse al gueto; eso sí, configurada siempre por los principios religiosos contenidos en la Torá y el Talmud. En esta cultura esencialmente religiosa, La Cábala ocupa un lugar de primer orden desde el siglo XIII, llegando a su cenit en el siglo XVI: se confiere un valor numérico a cada una de las 22 letras del alefato de manera que combinándolos adecuadamente es posible obtener los nombres de Dios y las obras que realiza a través de su nombre.

En Holanda proliferaban a su aire toda clase de confesiones religiosas, sin contar judíos, turcos y persas. En esa libertad encontró acomodo la “Nación”, los mercaderes serfardíes que dominaron la vida cultural judía a cuya sombra fueron estableciéndose algunos askenazis, excluidos del norte de Alemania, donde, sin embargo, sí se admitía y prosperaban los sefardíes como en Hamburgo.

El mesianismo, la espera del Mesías, es básico en el judaísmo y tomará especial relevancia en la 2/2 del siglo XVII de mano de Sabbatai Zevi y su profeta Nathan de Gaza. Pero también el mundo cristiano vive esa esperanza, como herencia del propi judaísmo, aunque para los cristianos el Mesías y ya ha venido en la figura histórica de Jesucristo, si bien falta la segunda y definitiva venida para completar la salvación del mundo. Esta segunda venida irá precedida de grandes señales cósmicas y de otro tipo, la principal de todas ellas será la conversión de los judíos al cristianismo.

La ilustración y la apertura también llega al pueblo judío frente a la férrea defensa que hasta entonces se había hecho de la “nación judía”. En Amsterdam se comienza a aceptar el matrimonio entre judíos y cristianos, muchos jóvenes judíos se marchan a América, donde no puedan estar presionados, otros aceptan las ideas ilustradas de Francia (en este caso conocido como Haskalá), algunos se integran en las cortes alemanas, se reduce el judaísmo a una formalidad de hábitos dietéticos rituales y se abandona la cultura de la Torá y el Talmud y, además, de deja de lado el idioma minoritario (ya fuera ladino o yidish). Estos nuevos movimientos rompen la concepción cardosiana de “república aparte”. Únicamente los rabinos se oponen al cambio. El judío será un individuo, no una nación.

 

 

3. LOS MORISCOS

-Frente a la expulsión de los judíos, la de los moriscos no alcanzó la repercusión de aquella.  

Los musulmanes granadinos eran una mezcla de árabes, sirios, beréberes, elementos indígenas y judíos antiguos, con algunas dosis variables de persas, hindúes y turcos. No se debe ignorar la presencia de numerosos esclavos sudaneses, que dejaron alguna huella genética.

Las etapas por las que pasaron los mudéjares se pueden dividir en varias. En un principio los mudéjares castellanos habrían terminado por integrarse en la mayoría cristiana teniendo en cuenta su aislamiento de las fuentes religiosas y culturales del islam:

Después del Albaicín y Alpujarras, nuevos contingentes emigraron a África mientras que a los que permanecieron se les consideró ya oficialmente cristianos después de los bautismos en masa de 1500.

Tras las Germanías, una junta de teólogos reconoció la validez del bautismo recibido por los moriscos en aquellas difíciles condiciones.

Desde 1526 encontramos tanto una asimilación cultural como una represión; de hecho los dirigentes granadinos habían optado por la dureza con la creación de un tribunal de la Inquisición en la ciudad.

Desde 1560 a situación se agrava más en todas partes. Las autoridades respondieron con un nuevo intento de desarme de la población morisca, aumentando la presión fiscal y permitiendo que fuesen despojados de sus tierras manipulando las disposiciones legales.

Desde 1568, con la sublevación de las Alpujarras se llevó a la expulsión, en 1570 de 50.000 moriscos. A finales de 1570 la situación militar estaba ya totalmente decidida a favor de los cristianos. En cambio, la sublevación triunfó donde no había cristianos o donde estuvo liberada por un descendiente de los antiguos linajes. Tampoco se levantaron todos los antiguos linajes. La operación de deportación fue masiva, pero no siempre se expulsaron de España, sino que se redistribuyeron por otras partes del territorio, por ejemplo, de Córdoba a Segovia.

Después de 1570 están suficientemente confirmados los contactos entre moriscos aragoneses y hugonotes del sur de Francia contra Felipe II, así como el continuo ir y venir de mensajeros y espías hacia el norte de África. Los moriscos se mantenían unidos e informados. De ahí la necesidad de desarmarlos. Se pensó repetir la antigua experiencia de aislarlos concentrándolos en guetos y en la de ir reduciendo gradualmente su número. Esto llevó en 1582 a convocar el Consejo de Estado, el cual adoptó la medida de expulsar a los moriscos, para conseguir con ello la paz y unidad interiores.

La expulsión. Etapas y cifras

            -En Valencia, el 22-IX de 1609 se hace público el decreto de expulsión para Valencia aprobado por el Consejo de Estado de ese mismo año. Fueron expulsados 130.000 moriscos. Hubo resistencias más fuertes que las de 1525 en las zonas montañosas del interior limítrofes con Castila: primero, porque ellos se sentían tan naturales del reino como los cristianos, y segundo, porque las noticias que estaban llegando de Berbería eran muy preocupantes para emigrar allí.

            -En Castilla fue más sencillo y menos cruel. El 10-I-1610 se hace público el decreto de expulsión para Castilla y Murcia. Después de las deportaciones de 1570 en Andalucía, pocos moriscos quedaban allí, unos 19.000 tan solo en Sevilla, no más del 6%. En Extremadura fueron 50.000. Muchos de ellos fueron a Francia para, desde allí, iniciar el regreso a España.

           

            -En Aragón había unos 70.000 moriscos, concentrados en las vegas del Ebro. En 1608 el Consejos de Estado, influido por le duque de Lerma, vota por unanimidad la expulsión de los moriscos valencianos; orden que tardó más de un año en aplicarse. Tras el decreto, muchos pudieron permanecer gracias a los buenos oficios del obispo de Tortosa y el arzobispo de Valencia, quien desarrolló una gran labor evangelizadora, hasta que se convenció de su inutilidad. Pedro de Valencia reconoce que los moriscos son igual de españoles que el resto, aunque tengan religión distinta.  

 

-La religión de los moriscos se basaba en las fiestas y ritos musulmanes: circuncidaban a los niños, visitaban las mezquitas los viernes, hacían baños rituales, practicaban el Ramadán (a pesar del esfuerzo que suponían las tareas agrícolas); pero nunca pudieron viajar a La Meca y regresar luego a España. Practicaban la taqqiya, concepto que permite al musulmán ocultar su fe al exterior mientras la mantenga íntegra en su corazón.

-Después de la conquista de Granada comienzan a proliferar libros apologéticos que pretenden demostrar irrefutablemente la superioridad del Evangelio sobre el Corán, burlan a Mahoma y están llenos de reprobaciones generales. Debido a la rapacidad, absentismo y licencia sexual que muchos párrocos se tomaban, los intentos de conversión fueron en balde (aunque sólo, en principio, se les pedía saber las cuatro oraciones básicas).

-Se pasó, entonces, a hacer uso de la Inquisición, acudiendo al miedo, en especial a partir de 1570, cuando se dedicó a vigilar muy de cerca a cuantos practicaban externamente ritos considerados islámicos. Se ordenó la destrucción de los libros árabes a excepción de los que trataban de medicina, filosofía o de crónicas. Pero no lograron poner fin a ciertas fiestas, al uso de ciertos nombres islámicos, ni erradicar los cementerios islámicos. En el siglo XVI, según Antonio Domínguez Ortiz, tan sólo 1500 (de 150.000) fueron condenados a muerte.

 

La expulsión de los moriscos se pensó que no fue muy relevante, pero el hecho de que la mayoría de su población estuviese compuesta por miembros activos y productivos llevó al crecimiento de los tipos de interés. No se puede dudar de la incidencia de la expulsión, El único motivo de polémica sería, según A.D. Ortiz, “si se le debe calificar simplemente de grave o catastrófica”.

-En Marruecos los expulsados no encontraron buena acogida, pues la afinidad religiosa no funcionó en ningún momento. Más de 250.000 moriscos llegaron a aquella zona. Allí había una dura lucha civil entre dos bandos, el filoespañol y la oposición. Ésta, favorecido por las ansias de venganza, logró integrar entre sus filas hasta 40.000 moriscos. Después, la mayoría se asentó en Tetuán, donde dieron malos tratos a los muchos cristianos allí asentados.

-En Túnez los moriscos tuvieron mucha mejor suerte. Allí los musulmanes habían estado emigrando desde la conquista de Sevilla en 1248. Entre todos los miembros que se fueron en 1609 se contaba un componente de hombres cultos inmersos en el mundo cristiano del que procedían, y en sus expresiones literarias. Gracias a ello Túnez fue una capital cultural.

-De los que permanecieron en España prácticamente perdemos el rastro, pues trataron de ocultar su verdadera identidad, hasta que sus descendientes perdieron el verdadero lugar de sus orígenes.

 

4. POBRES Y VAGABUNDOS

 

La pobreza actual se escribe y analiza en términos económicos de salarios, vivienda, electrodomésticos, posibilidades de educación y ocio… En la Europa moderna la pobreza se conocía en su forma más directa por la acción de pedir limosna. El capitalismo, dice Lis y Soly, es el causante principal de la pobreza. No obstante antes, en plena crisis del siglo XIV y por el surgimiento de campesinos ricos capaces de explotar más tierras con más ganado, sumado a la subida inflacionaria de beneficios, ya comenzaron a polarizarse las riquezas. La peste negra implantó unas prácticas y unas pautas en las relaciones laborales que fueron decisivas en los siglos siguientes.

En resumen, la disminución del área cultivada por los campesinos, los impuestos, el diezmo y los derechos señoriales y la entrada de la burguesía en el negocio de la tierra, favoreció el traslado de habitantes del medio rural a la ciudad para convertirse allí en asalariados o mendigos.

Se propusieron innumerables medidas para paliar la ola de pobreza que ahogaba Europa. Atender a los pobres, y no darles limosna, lo cual podía incitar a ciertos sectores en situación precaria o vagabundos a practicarla, era el modo más sencillo de erradicar la pobreza. Además, las ciudades trataron de encontrar grano para alimentar a sus ciudadanos y a los inmigrantes, y segundo para impedir por todos los medios la llegada de bandas de miserables.

En París, en 1516 se había decretado la expulsión de todos los pobres. Desde 1525 la ciudad alaba la limosna como medida de caridad cristiana, si bien no ve en ello la solución al problema. Entonces, cierran el paso a los forasteros y tratan de encontrar trabajo a los parados.

En Venecia se ha de afrontar una invasión de bandadas de mendigos entre 1527-1529 que provocan una peste; son años de guerra en el centro de Italia (Sacco de Roma por Carlos V). Desde 1528 se deciden poner en marcha albergues u hospicios provisionales. También aborda el problema con sus parroquias, hermandades, escuelas y galeras, donde envía a los mendigos con capacidad física de trabajar.

En general el Estado colabora con las autoridades municipales en materia de política social. La asistencia como obra de caridad cede el paso a la asistencia como represión.

Carlos V, en 1531, con el Edicto de Gantes, trata de regular todo lo concerniente a pobres y mendigos. Prohíbe mendigar por las calles, plazas, iglesias y casas con severas penas para los infractores; se dan normas para que las limosnas semanales lleguen efectivamente a los verdaderamente necesitados y no a los vagos, los borrachos o los sanos. Pero nunca llegó a aplicarse esta ley.

 

Inglaterra, por su parte, elabora las “leyes de pobres”, que han pasado a la historia como prototipo de legislación efectiva sobre el particular. Con la desamortización de conventos y monasterios que realizó Enrique VIII se secó la fuente tradicional de limosna para los pobres. En 1563 se elaboró el “Statute of Artificers”, por el que cualquier persona sin trabajo podía ser obligada a trabajar en cualquiera de las 30 profesiones contenidas en un listado. Todos los pobres aptos físicamente fueron obligados a trabajar.

-En España la corona creó grandes hospitales reales ya en la época de los Reyes Católicos, pensados todavía con criterios medievales. También se fundaron en todas las grandes ciudades americanas en la segunda mitas del siglo XVI. Los años finales del siglo XVI la pobreza aumenta inusitadamente; pero ahora importan más los pícaros y los vagos. La medida que prohibía prender a los labradores por deudas o embargarles sus animales y aperos atajó de raíz el abandono del campo y la proliferación de mendigos a la ciudad.

Estas medidas solo tenían un inconveniente: no tenían continuidad. La limosna y la caridad como elementos individuales van cediendo ante la asistencia organizada y controlada; en suma, un proceso lento de laicización.

Los teóricos de la caridad fueron Lutero, Erasmo y Tomas Moro, pero sobre todo Juan Luis Vives, quien denunció la malicia, la avaricia humana, el hambre y la carestía entre la abundancia de la naturaleza y ponen pobreza en las riquezas de Dios. Propone, además, una serie de reformas plausibles de ser llevadas a cabo con una correcta administración de las rentas de hospitales y hospicios. Otros, como Domingo Soto, pensaban que negar la limosna de los pobres a los ricos era pecado, pues éstos se gastaban sus fortunas en vanidades. Otros autores, como Villavicencio, criticaron la obra de Vives y el papel injerente de las instituciones en la obra contra la pobreza.

-Algunos autores propusieron las “Casas de la misericordia” en cada pueblo, con el fin de laicizar los órganos asistentes de mendigos y pobres. Otros propusieron una vertiente religiosa, tanto para el bien propio como el de la sociedad: la evangelización de los pobres

Pérez de Herrera escribió unos “Discursos” en los que trataba de diferenciar a unos pobres de otros, a los de Cristo de los falsos. Él quería reunir a todos los pobres en un mismo centro y darles oportunidad de trabajar y ganarse la vida al abrigo de la interperie. Por ejemplo, el refugio madrileño se levantó en la zona del actual Reina Sofía, a las afueras. El Consejo de Castilla será nombrado protector general de todos los refugios.

 

-El siglo XVII. Siglo de los pobres. Contra los pobres.

-En general, fracasado el proyecto de Pérez de Herrera, unos nuevos movimientos apoyados por la Junta de Reformación redujeron con el ejército a los pobres y vagabundos, prostitutas y mendigos en masa que vivían “indecentemente” cerca de la corte, el palacio o la plaza mayor.

En Inglaterra continuaron apoyándose las “Work House” en paralelo al envío de pobres a las colonias para trabajar como esclavos. Sin embargo, la “Corporación de los pobres” defendió los derechos de asistirlos y darles empleo en la ciudad.

En Holanda, sobre todo en Amsterdan, se crearon la “Rasphuis” y la “Spinhuis”, instituciones, a primera vista, de carácter penitenciario que buscaban educar y ayudar a los encerrados a cumplir con sus deberes religiosos.

En Francia se trató, en un principio, de controlarlos mediante censos o llamadas públicas a la plaza para luego llevarlos a grandes albergues  (como el Gran Hospital General); pero luego la represión fue en aumento. El Hospital General tenía totalmente controlados a los pobres, con un número en su ropa gris. Posteriormente los fue separando en mujeres, hombres, niños, prostitutas y otros colectivos. Llegó a tener entre 6000 y 10000 recluidos. Eran obligados a ciertos deberes religiosos.

-En España el poder político se inmiscuirá más en las labores sociales en pro de los pobres. Ya no se habla de casas de la misericordia, solo de asilos, instituciones religiosas cada vez más subordinadas al poder civil.

5. ESCLAVOS

 

Aristóteles, en su Política, ya aceptaba la existencia del esclavo, pues esa era su naturaleza de nacimiento; pero nunca habló del maltrato o abuso hacia su persona física o moral. También negaba que la guerra legitimara la esclavitud porque un poder superior no siempre equivale a una superioridad moral humana, aparte de que la guerra no siempre es justa.

San Agustín y Santo Tomás no condenaron la esclavitud porque siguieron a Pablo, que la defendía. La esclavitud, para ellos en sí, para ellos, no era mala, pero hay que tratar cristianamente a los esclavos.

Bartolomé de las Casas condenó la esclavitud de los indios americanos, pero a cambio defendía la de los negros.

-En la Europa Moderna se introdujeron una serie de medidas para que el señor, haciendo uso de su potestad, no matara a su esclavo, y de hacerlo sólo fuera bajo sentencia judicial.

Desde canarias, genoveses y catalanes traían a Europa, de caravanas “comerciales” que los surtían, esclavos negros y oro de la costa del África Occidental. Como ni la Biblia, ni el Corán prohibían la esclavitud, los intereses económicos comunes se veían colmados. En el siglo XVIII prácticamente no quedan esclavos en Europa.

La compraventa del esclavo se hace con todo tipo de detalles y descripciones, con las pautas usadas para cualquier contrato sobre bienes particulares. El comprador inspecciona le inspecciona los dientes, la musculatura y los genitales (para adquirir también buenos reproductores.

La trata de negros

Estaba muy vinculada a la plantación del azúcar. A partir de 1550 la mayor receptora de esclavos de África no fue Europa, sino América. El número de esclavos es controvertido. Hugh Thomas habla de once millones de esclavos (“quinientos mil más o menos”), especialmente de Congo y Angola. Desde 1680 el motivo de la trata no será el azúcar, sino el oro y los diamantes (el trabajo en las minas requería mucha mano de obra).

Desde 1700 la iniciativa particular creó “compañías de negreros”. En el comercio de la trata, el sistema triangular entre los grandes puertos de Europa, de donde los barcos salen cargados de telas, armas y artículos metálicos, para intercambiarlo en los puertos africanos por esclavos que envían a los puertos americanos, que los abastecerán de tabaco, melazas y ron. Numéricamente los esclavos no son minoría, y al mismo tiempo están marginados y protegidos. Esto es necesario para comprender la trata.

-Entre 1685 y 1780 se elaboraron una serie de códigos a favor de unos mínimos derechos para los negros: Côde noir de Luis XIV o el Código negro, de Carlos III.

-En lo referente a África, para los europeos estaba justificada la compra de todos los esclavos que les ofrecían los poderes locales, incluso los procedentes de secuestros. Nunca faltó “materia prima” por las muchas guerras que allí se daba y la necesidad de muchos padres que vendían a sus hijos.

El viaje de África a América era realmente inhumano. Agrupados en las bodegas de los barcos, todos atados con cadenas, con poco más de un litro al día, sin aire fresco que los alentara a seguir viviendo. Un 9% de ellos moría, de media, en cada viaje por motivos de disentería, cólicos… Las revueltas en el barco fueron muchas, más coléricas que efectivas, pues fueron rápidamente aplacadas. Normalmente se transportaron entre 200 y 700 en cada porte.

 

La prohibición

En 1767, en la Cámara de Massachussets se hizo una propuesta contra la trata. No fue aprobada, pero abrió el camino para las siguientes.

La ilustración no sólo estuvo contra la trata, sino también contra la esclavitud. Discutieron esta actividad desde su sentido práctico y teórico.

Inglaterra trató de abolir la trata por distintos procesos: en 1787 fundó un Comité para conseguir la abolición de la trata; en 1792 la Cámara de los Comunes votó la abolición gradual de la trata; poco a poco se fueron devolviendo “esclavos” a sus tierras, donde se fundaron colonias libres, de Gran Bretaña. Adam Smith también criticó la continuidad de la trata.

Napoleón, sin embargo, la reintrodujo en los territorios franceses, por intereses hacendados y transportistas, en 1802, contra las rebeliones en Haití.

Lo extraño es que en Europa se ignorase voluntariamente las denuncias que algunas voces privilegiadas fueron dando, cada vez con mayor conocimiento de causa.

 

 

6. GITANOS

 

-Es controvertido hablar sobre el origen de los gitanos. La lingüística nos dice que provienen de un tronco de poblaciones indoeuropeas de la India, se cree que provienen de los “drávidas”, clases bajas emigradas, del cual  heredaron el baile, la danza, el ritmo, los misterios y los cultos. Algunos han querido identificar al “gitano” con el “egipciano” (por su tez y sus facciones).

-Su idioma, el romaní está disperso y fragmentado, poco uniforme, sin germanismo y con muchos términos balcánicos y griegos, lo cual nos habla de su escasa estancia en el norte de Europa antes de llegar a España, por ejemplo. Junto a este, Gales es el país donde más se han asentado.

-Está constatada la presencia de gitanos en Bizancio, en 855; en Creta en 1322; desde 1348 en Valaquia y el Peloponeso; en 1414 en Basilea y en 1417 en Transilvania; 1422 en Bolonia y Roma; en 1427 París; en 1447 en Barcelona; en 1500 Rusia y en 1512 en Estocolmo. Generalmente se movían en grupos de menos de 100 individuos, patrocinados y defendidos por un conde o duque, a quien agasajaban y hacían labores.

En todas partes se describe su cultura como imbuida en la adivinación, la brujería y las razones demoniacas. Lo que sí parece cierto es que carecían de un corpus dogmático de para la religión, de ahí su capacidad de relacionarse y adaptarse a la lengua y cultura de los distintos países por los que atravesaron.

-A lo largo de la Edad Moderna encontraron numerosos detractores, especialmente entre los nobles de Alemania; pero Luis XIV, Carlos V, Francisco I de Francia, José I, en 1710, el propio Pío V, Enrique VIII, Catalina de Rusia,  o la ciudad de Berna en 1646 también impusieron leyes en su contra. Desde mediados del S.XVIII se pretende expulsarlos o agruparlos, dentro de la política contra la pobreza, con el fin de proporcionarles trabajo.

El caso español es similar al resto de territorios.

-Hasta 1499 cuando se firma una pragmática antigitana. Antes habían colaborado en la caída de Granada. La Santa Hermandad los persiguió como asaltantes de los caminos y ladrones; contribuyeron al estado de inseguridad. Con ello, la peregrinación como forma de vida se terminó.

-Entre 1499 y 1633, su expulsión fue el objetivo principal. La condena más común fue el envío a galeras. Se los tenía por improductivos y zánganos, peores que los moriscos. Un memorial de 1607-1611 recuerda las profusas acusaciones contra judíos y pide su expulsión o la pena de muerte para aquellos que se queden y no acepten las condiciones.

Las cortes de 1619 piden la dispersión de los gitanos por villas de más de 1000 vecinos.

-Entre 1633-1783 hubo una difícil asimilación de los gitanos, pues la Corte se sentía presionada, ya que el país estaba bastante despoblado y desconcertado con la guerra. Pero ahora se les permitirá justificar “sus tratos” y actividades, de tal modo que no se juzguen apriorísticamente, dando una oportunidad de igualdad a todos los súbditos de Castilla y Aragón. En 1694 una pragmática condenará a “los gitanos vagabundos”, no a los buenos vecinos.

La “Gran Redada”, preparada por el obispo de Tablada, seguida de expulsión o destinación penitenciaria. En 1717 se contaban 800 familias gitanas en 75 poblaciones. Las muchas condenas llevaron a millares de ellos a la cárcel, con la consecuente confiscación de sus bienes. En 1763 aún quedaban bastantes gitanos en los arsenales a la espera de que se hicieses efectiva la orden de libertad como “gitanos buenos”. Aunque en 1772 la situación parecía llegar a la normalidad, lo cierto es que no se les permitió acceder a ciertos oficios administrativos. Los recuentos  en 1788 arrojan cifras de 9886 gitanos en Castilla, menos de 1000 en Aragón, más de 1000 en Cataluña y ninguno en Navarra: 12000 gitanos, más o menos.

Tras 1783 destaca sobre todo la pragmática de ayuda a niños y ancianos, y sobre todo el reconocimiento de que existe “un problema gitano”, pues hay muchos bandidos y bandoleros que nada tienen que ver con este “pueblo”. George Borrow tradujo la biblia al vascuence y al romaní.

 

7. LA MUJER COMO MINORÍA

 

-La superioridad del hombre sobre la mujer se comprendía desde la perspectiva bíblica donde se nos cuenta que la mujer nace de la costilla de Adán. Desde que se realiza la historia de género encontramos más referencias a la mujer, generalmente vista como prostituta, bruja, viuda, sirvienta, monja y un largo etc.

-En las tareas domésticas y la cría de los hijos no había un esfuerzo físico visual, como el del labrador. Desde el campo las familias envían a sus hijas a servir a la ciudad con un contrato de aprendizaje hasta casarse, si lo logran. Las relaciones amos-criadas a la fuerza tenían que ser conflictivas debido a las diferencias de educación y cultura, punto de vista de la novela picaresca.

-La prostitución era una profesión legalizada y reconocida. Las cifras han sido exageradas para Roma por la reforma luterana y para Inglaterra por los informes de Cromwell contra Carlos II. Ya Solón vio conveniente legalizar esta profesión (con un tributo por delante, claro). En la Florencia del siglo XVI fue un oficio muy demandado. Los Papa no se atrevieron a denunciarlo del todo, sólo confinarlo a ciertas zonas. En Francia había hasta 60.000 prostitutas en época de la Revolución Francesa (Napoleón trajo muchas “negras” de Egipto).

                        –El caso español es más radical. Aquí hay una contradicción de base: la prostitución, las prostitutas, los fornicadores son pecadores, pero como favorecen el bien de la república solo puede regularse, no prohibirse (pues, por lo menos, evitan la zoofilia, la sodomía o el adulterio).Si Roma no había prohibido la prostitución, España, por no impedirla no caída en el pecado. Una cosa era permitirla otra legitimarla, y en esto no cayeron los reyes hispánicos. La prostitución se ejercía en “mancebías” (recinto más o menos cerrado apoyado por el concejo y con intereses de instituciones piadosas…) o “cantoneras” (en la calle). Desde el concilio de Trento, en 1563, se va fraguando una posición contra la permisividad reinante. El Padre Mariana y Magdalena de San Jerónimo propusieron medidas positivas como enseñar, educar y ayudar a las mujeres a salir de su mala vida. Entre el reinado de Felipe IV y 1859 hubo una lucha candente entre la permisividad y la prohibición de las mancerías. Finalmente se aceptaron.

 

-La brujería (cuyo mayor conocedor es Levack) llevó a la muerte entre 1450 y 1750 en Europa a unas 100.000 brujas. Fueron juzgadas por varones seleccionados por su ciencia jurídica y su posición. Ellas eran mujeres juzgadas, condenadas y ajusticiadas.

-El proceso comienza a darse entre 1435 y 1500. Recobra su fuerza en 1580 y su culmen lo alcanzará entre 1620-1630, para disminuir notablemente desde 1675. La mitad de las brujas ajusticiadas lo hicieron en suelo imperial.

-La existencia de la brujería está muy relacionada con el continuum de dioses paganos que han existido desde Grecia, con las particularidades propias de cada región. A ello le sumamos el total desconocimiento que la población tenía de su entorno, como los deseos de amor y venganza. Las brujas no tienen por qué ser malas. De hecho las meigas gallegas y xanas asturianas se las consideran con poderes blancos.

Los fenómenos de brujería son una creación de los tribunales europeos apoyados por los nacientes Estados modernos para eliminar toda disidencia y reforzar la unidad religiosa y social de los súbditos. Tanto fue así que se consideró herético no creer en la existencia de brujas, siguiendo tradiciones tomistas.

En el Malleus Malificarum se relaciona a la bruja con Satán, y por tanto con el oponente a Cristo: esto las llevaba, por otro camino, hacia la herejía imperdonable. Sabat y aquelarres eran acciones que, decían, practicaban las brujas. Orgía, profanación transgresión, sexualidad desbordada e incluso canibalismo eran motivos de acusación.

-Con las brujas, al contrario que con otros procesos inquisitoriales o civiles, se usó la tortura más habitualmente que con el resto. En los casos que no era usada las condenas finales eran de rango menor. El oficio de comadrona (por la alta mortandad infantil de la época) estaba muy mal visto (además de estar relacionado con la sangre) por la relación con los “sacrificios rituales para el diablo”.

-La guerra de los Treinta Años fue un momento culminante. Atropellos en distintos lugares del Imperio (como Suiza y, luego, la parte Sudeste) marcaron las diferencias. Desde que el inquisidor Salazar y Frías, en su expedición a vascongadas escribiera que “no hubo brujas” ni embrujadas hasta que no se empezó a hablar de ellas, el escepticismo hacia ellas en España se hizo mayor. La brujería se mostraba, como en otras partes, como un concepto intelectual de los cultos hacia las clases incultas.

-La certeza de haber matado a muchos inocentes hizo que a fines del siglo XVIII se fuese más cauto a la hora de condenar a ciertas personas: había que probar irrefutablemente la existencia del “maleficio” y el pacto con el diablo. Se restringieron los procesos de tortura: sin tortura no hay pruebas y sin pruebas no hay condena. Luis XIV ya vio la brujería como una simple superstición, sin existencia real. La última ejecución fue en Suiza en 1782.

 

El mapa de Vinland, ¿fraude o realidad?

octubre 23, 2008 1 comentario

-La controversia por la probable farsa sobre el mapa de Vinland y la posible llegada de los vikingos a norteamérica, después de descubrir a su paso Islandia y Groenlandia, queda resuelta, al menos documentalmente hablando. El famoso mapa que la universidad americana de Yale defendió como el primer testimonio de presencia europea en América no se retrotrae al siglo X, sino que es la manufactura de un ingenioso tunante que en 1923 realizó una falsificación para “mitificar” el continente americano. La intriga del mapa parece desvelada; pero entonces… ¿por qué las sagas escandinavas hablan de la llegada de Eiriksson y Herjolfsson a una tierra conocida como “Península del Labrador”, la actual Península de Terranova?. Los documentos aún no han dicho su última palabra. http://www.el-esceptico.org/ver.php?idarticulo=155

Un poquito de ocio constructivo… II

octubre 23, 2008 Deja un comentario

.En esta página podéis visualizar en su completa entereza el facsímil de la obra magna de nuestra literatura: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Tiene varias aplicaciones muy curiosas. A mí me ha llamado especialmente la atención la lupa que te permite ampliar la imagen y ver con mayor detalle el papel escrito. Espero que los disfrutéis.

http://193.146.129.47/digi_quijote/index.html

-Simplemente os pido que entréis en esta página y “ratoneéis” unos cuantos minutos, vuestra curiosidad irá a más… como recomendación, para empezar, mirad el “Patriótico de Cádiz”, quizá os sea familiar lo que los periódicos cuentan.

http://hemerotecadigital.bne.es/inicio.htm

Categorías:General, Historiadores Etiquetas: