Inicio > Historia Antigua, Historia de las religiones > El Culto a Diana en la Península Ibérica

El Culto a Diana en la Península Ibérica


En Hispania debió haber un culto a Ártemis entre la población griega. Tras este culto, la Península Ibérica conoció a Diana, adorada por los latino-romanos establecidos en suelo peninsular. También es probable que hubiese una diosa prerromana de la caza y la luna.

Cabe destacar que entre la diosa griega, Ártemis, y la diosa romana, Diana, hubiera más puntos de unión que de desunión con una divinidad indígena de la vida salvaje.

DIANA, diosa de Segóbriga, sería la divinidad femenina del Panteón hispanorromano más venerada, incluso más que sus más directas rivales, Juno y Minerva, que junto a Júpiter formaban la Triada Capitolina.

Diana:

Diana, diosa itálica identificada con la Ártemis griega. Pero no hay que confundirlas cronológicamente. Su figura y culto debieron ser muy importantes en la Península Ibérica durante la época hispano-romana, tanto que era la primera divinidad femenina del Panteón Hispanorromano.

Los atributos que caracterizan tanto a la Ártemis griega como a la Diana latina son los mismos: el arco, las flechas, el vestido de amazona que corresponde a una cazadora, un perro o una cierva como animales favoritos. También se encuentran las antorchas, el creciente lunar y el carro de caballos.

Como diosa de los bosques, le estaban dedicados todos los árboles.

El primer santuario de Roma dedicado a Diana estaba situado en el monte Aventino, según se dice, fundado por Servio Tulio. Era un templo con asilo ieron  asulon. En el año 456 a. C. fue promulgada la “Lex Icilia de Aventino Publicando”, por la que la colina del Aventino fue asignada a los ciudadanos más pobres, con lo que se acentuó más el carácter plebeyo del Aventino. Este templo ha sido citado en diferentes fuentes, como la de Dionisio de Halicarnaso o la fuente de Tito Livio.

Además del santuario del Aventino, había más templos dedicados a Diana en Roma, citados por las fuentes literarias también. Éstos son el del monte Celio (citado por Cicerón), o el del barrio Ciprius (citado por Tito Livio) y otro se sitúa en el “vicus patricius” (según Plutarco).

Diana era también una diosa de la virginidad y la castidad, como la Ártemis griega. Velaba sobre las uniones legítimas y los niños. Era la protectora de la caza en todas sus facetas y manifestaciones. Velaba también sobre los animales, tanto domésticos como salvajes.  A menudo la acompañaban un perro o una cierva como sus animales preferidos. Al mismo tiempo, vela sobre las aguas, ya que la acción de la Luna se ejerce preferentemente sobre las aguas en general. Según Horacio o Catulo, ella es la “señora de los ríos”, por eso se prefería situar sus templos y santuarios cerca de ríos, lagos y fuentes, tal vez porque el agua atraía la caza.

En Italia, antes de que los pueblos del Lacio adoptasen a las griegas Selene y Ártemis, bautizadas ambas diosas por el nombre latino de Diana, se adoraba a una diosa de la luna. Más tarde la luna se confundió con Diana. Según S. Lunais, se trataría de una absorción en lugar de una identificación.

Pero en la época en la que se sabía que la personalidad de Diana englobaba la de la Luna, en Roma se seguía honrando a una diosa Luna.

Se puede pensar que Diana, adorada al principio de la Historia romana por los latinos, era en su origen una divinidad de los montes, los bosques y la naturaleza, que se fue acercando progresivamente a la diosa Luna astral porque, en la noche, la luna recorre los bosques y selvas.

Para S. Lunais, Diana fue en su origen una diosa luminosa, puramente latina, que aunque asimilada a la Ártemis griega, no debía nada a Grecia.

Diana es una divinidad compleja. En ámbito romano, la religión oficial identificaba a Diana con Ártemis y la literatura aceptaba esa confusión. Ya en época de Augusto no las diferenciaban ni sacerdotes ni poetas.

Protectora de las mujeres en el parto, invocada por las mujeres estériles, diosa de las jóvenes, era diosa de las montañas y protectora del mar y las islas, al igual que la Ártemis griega.

Durante el último siglo de la REPÚBLICA romana, se produjo una aproximación entre Diana y Apolo por influencia del culto de Delos. Es con Augusto cuando este proceso se sistematiza, representando un elemento imprescindible en la política religiosa y dinástica del “Princeps”.

En Italia, los cultos a Diana entre los Latinos se celebraban en los Idus de Agosto (13 de Agosto), “dies natalis” de la diosa, conmemorando la fundación en ese día del templo por el rey Servio Tulio. Estas fiestas son celebradas sobre todo por las mujeres y los esclavos (eran los prisioneros de guerra latinos). Este día, según Festo, era denominado “dies servorum”.

Diana aparece más tarde en Roma como protectora del Imperio y, en época de los Severos, Julia Domna se representa con la cabeza adornada con el creciente lunar. Este aspecto lunar de Diana también aparecerá en las monedas de Severo Alejandro.

La República también emitió monedas con le efigie de Diana, emisiones que continuaron bajo el Imperio, entre ellas, las bellas monedas de Augusto. Las monedas de Augusto representan a Diana con una larga vestidura, además de portar una lanza en una mano.

Diana aparece también asociada a Hércules. En Época de Septimo Severo se hacen dedicaciones a Hércules (en Öhringen), Diana y Minerva. Durante el gobierno de Trajano el culto a Hércules conoció un nuevo auge, con la valoración del templo de Hércules gaditano. Hércules, también potenció el culto a Diana.

En Época de Augusto, la absorción de Diana por Ártemis era casi completa.

M. J. Pena estudió el problema de la Ártemis ampuritana y el hecho evidente de que los focenses contribuyeron a la difusión del culto de Ártemis por el Mediterráneo Occidental, adorándose en Massalia y también, según Estrabón, en las ciudades íberas de Emporion, Rhode y Hemeroscopeion.

Otra divinidad importante es Hécate, divinidad lunar. El esquema habitual coloca la Luna en el cielo, a Diana sobre la Tierra y a Hécate en los infiernos.

Entre las diferentes facetas de Ártemis, destaca su carácter funerario. Coincidiendo con Ártemis, encontramos también este carácter en la Diana romana, que fue a veces la diosa de los muertos.

La diosa Diana es, históricamente hablando, el resultado de una serie de cultos que, también históricamente hablando, se pierden en el tiempo. En los cultos mediterráneos, existen una serie de diosas cuyas características están muy próximas a la diosa Diana. Con lo cual se aprecia la proximidad de estas diosas con diferentes divinidades del Panteón romano. Todas estas divinidades tienen características que las asocian a la Ártemis griega, de la que es deudora la Diana romana.

Los dioses de la Antigüedad pervivieron durante la Edad Media y el Renacimiento. Diana, diosa de las brujas, que presidía sus asambleas nocturnas, como recuerda el Canon del Concilio de Ancyra del año 314, pasó en el Renacimiento a ser considerada protectora de la castidad, y comparada en muchas ocasiones con la Virgen María por los prelados romanos.

La “Diana Hispánica”:

La diosa Diana no es una diosa originaria de Roma, sino prestada por sus vecinos del Lacio.

En el ámbito romano, la religión oficial identificaba a Diana con Ártemis.

En la Península Ibérica, mientras que para unos Diana era una divinidad terrestre, para otros era una divinidad infernal, para otros tenía un carácter astral. Otros tantos unían su culto a prácticas de fecundidad y magia. Diana, fue también diosa protectora de los muertos. Era diosa de la virginidad y la castidad, velando sobre las uniones legítimas y los niños. Protectora de la caza, velaba sobre los animales domésticos y salvajes, siendo acompañada en ocasiones por un perro o una cierva, sus animales preferidos. Vela por las aguas y por las cosechas.

No se debe olvidar el sustrato político-cultural que existe en la Península Ibérica en los siglos anteriores a la llegada de Roma y sobre el que los cultos romanos van a incidir.

El pueblo romano aceptó todos los cultos de sus vecinos y visitantes con enorme respeto, y se limitaban a interpretarlos según fuesen más o menos parecidos a sus propias divinidades.

La religión romana significaba romanización, pero los indígenas siguieron con sus costumbres y no abandonaron a sus dioses. Los cultos indígenas subsistieron, aunque bajo la religión romana y el Culto Imperial, durante los años de más intensa romanización, los que se corresponden con la etapa del Alto Imperio. En la Época del Alto Imperio encontramos los cultos romanos más extendidos.

Las zonas más romanizadas eran la Bética y la zona oriental de la Tarraconense.

A la llegada de los romanos tenían ya unas divinidades muy importantes. Es por eso, por lo que tal vez hubo alguna forma de resistencia en cuanto a la implantación de nuevos cultos. En estas zonas se da un menos sincretismo y se conservan los dioses y cultos propios hasta bien avanzado el siglo IV d. C.

About these ads
  1. historiadoramatyt
    noviembre 19, 2009 en 11:53 pm | #1

    Chicos, como se hacia para que no ocupara tanto en la principal??? bueno hacedlo vosotros si podeis, pero decidme también como se hace…besos

  2. historiadorhistrionico
    noviembre 20, 2009 en 2:32 pm | #2

    Ya está hecho. Es uno de los simbolitos que te aparecen arriba a la hora de escribir, luego si no te enseño un dia cual es xD

  3. historiadoramatyt
    noviembre 20, 2009 en 3:27 pm | #3

    Muchas gracias edu!!!

  4. witizano
    noviembre 20, 2009 en 4:04 pm | #4

    Me ha gustado mucho Historiadoreamatyt. Enhorabuena!

  5. blademanu
    noviembre 20, 2009 en 4:44 pm | #5

    Felicidades, Mari, por que hayas regresado a estos lares y por una entrada tan triunfal y apabullante… vaya, vaya, si hacía ya que no publicábamos sobre Roma. Besos!

  6. historiadoramatyt
    noviembre 20, 2009 en 5:05 pm | #6

    Es que estaba recordando viejos momentos y dolores de cabeza que nos trajo el trabajo del estimado profesor don Gregorio Carrasco. Decidí subir la parte que hice sobre el culto a Diana.
    Me alegro de que os haya gustado.
    Saludos a todos los histéricos!!!

  7. memorant
    noviembre 20, 2009 en 6:12 pm | #7

    Ay Mari te me has adelantado este finde con tema clásico! xD

    Pero buena entrada sí. ;)

    Abrazos!

    PD: si echas de menos a Carrasco, cualquier día te puedes pasar por una de sus clases. :P

  8. noviembre 20, 2009 en 8:56 pm | #8

    Hola, estoy haciendo una tesis sobre la Diosa en España y me interesan mucho todos los materiales al respecto. ¿Podrías facilitarme la bibliografía de este artículo tan interesante?
    Gracias por adelantado…

  9. historiadorhistrionico
    noviembre 21, 2009 en 12:13 am | #9

    Pues si, si mi compañera no la tiene por ahí, si te pasas por este post dentro de un par de días podré haber consultado la bibliografía, ya que este texto es un apartado dentro de un trabajo general sobre Religion en Hispania Romana. Si quieres más información o intercambiar opiniones escribenos al correo historiadoreshistericos@hotmail.com

  10. historiadoramatyt
    noviembre 22, 2009 en 9:16 pm | #10

    Hola Angiean, aquí te dejo la bibliografía que utilicé para hacer este artículo sobre el culto de Diana, espero que sea de tu ayuda.

    - VÁZQUEZ HOYS, Ana Mª; Diana en la religiosidad hispanorromana I Fuentes. Las diferentes diosas. UNED; Madrid, 1995.

    Otra bibliografía relacionada con la religiosidad es esta:

    - VÁZQUEZ HOYS, A. M.; La religiosidad romana en Hispania y su investigación; Ilu, 1995.

    - VV.AA.; “La Religión Romana en Hispania. Dirección general de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas”, en Symposio organizado por el Instituto de Arqueología “Rodrigo Caro” del C.S.I.C. del 17 al 19 de diciembre de 1979). Subdirección General de Arqueología del Ministerio de Cultura. Madrid, 1981.

    - BAYET, J., La Religión Romana. Historia política y Psicología, Ed. Cristiandad, Madrid, 1984

    - MENÉNDEZ PIDAL, R.; Historia de España; Vol. 2, II: “España romana: Sociedad, Derecho y Cultura”; Madrid, Espasa Calpe, 1935 – 2007.

    - RODRÍGUEZ CORTÉS, J.; Sociedad y religión clásica en la Bética romana, Ed. Universidad de Salamanca, Salamanca, 1991.

  11. sofiiii la gatita miauuuuu
    diciembre 15, 2010 en 7:37 am | #11

    esta muy bien os kieroo animo !!! vnga loco

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 633 seguidores

%d personas les gusta esto: